¿Por qué la población de Gaza tiene una edad promedio de 17 años?

  • 9 agosto 2014
Niños refugiados en Gaza
Alrededor de un quinto de los muertos durante la ofensiva israelí en Gaza son niños

Las imágenes de los niños muertos durante el conflicto en Gaza han sido uno de los aspectos más impactantes de la ofensiva israelí. Según Naciones Unidas, unos 400 menores murieron durante los más recientes ataques.

Los medios también mostraron numerosas escenas de familias con gran cantidad de hijos, muchas de las cuales quedaron desplazadas.

Y es que Gaza tiene una de las poblaciones más jovenes del mundo y una densidad de las más altas.

De acuerdo a Index Mundi, una base de datos que recoge información demográfica por países, un 44% de la población tiene 14 años o menos y la edad promedio es de 17 años, una de las más bajas del mundo.

"La razón inmediata es que la tasa de fertilidad es muy alta en Gaza, y ese ha sido el caso por mucho tiempo, entonces la pregunta real es ¿por qué las familias en Gaza tienen tantos hijos?", señaló a BBC Mundo Jon Pedersen, investigador del Instituto de Estudios Demográficos de Noruega, conocido como Fafo.

Lea también: Cae tregua y se reanudan ataques en Gaza

La tasa promedio de hijos por familia en Gaza es de 5,5, que es bastante alta incluso comparada con la de países vecinos: 3,3 en Jordania, 2,5 en Siria y 2,8 en Líbano.

Y esa tendencia se mantiene aún en el caso de mujeres con altos niveles de educación, lo cual es contrario a lo que sucede en todo el mundo.

Las mujeres en la casa

Un factor que contribuye a este alto número de hijos es que Gaza es también el lugar del mundo donde menos mujeres trabajan.

Apenas un 5% de las mujeres está incorporada en el mercado de trabajo, según Pedersen.

Hombre carga a sus hijos en Gaza
Las familias de Gaza tienen, por lo general, más de cinco hijos

"Es cierto que en los países árabes hay tradicionalmente una baja participación de la mujer en la fuerza laboral. Jordania, por ejemplo, tiene 16%, pero esto es más común. Gaza es realmente un caso extremo".

Pese al conflicto con Israel, las familias logran sobrevivir con un salario y las mujeres no tienen que luchar con la doble jornada.

Con menos aspiraciones profesionales, la familia se convierte en el aspecto central de sus vidas.

Un estudio de la Universidad de Roma titulado "Intifada, fertilidad y educación de las mujeres palestinas", señala que "pese a los relativamente altos niveles educativos de las mujeres en Gaza, pocas optan por tener una carrera profesional".

Tampoco se trata de que no tengan acceso a anticonceptivos. "Cuando deciden parar de tener hijos, comienzan a usar anticonceptivos, pero cuando llegan a ese punto es porque ya tienen varios", dice el investigador noruego.

Más hijos durante la intifada

La investigación de la Universidad de Roma también resalta que durante los años de la intifada, en los 90, hubo más matrimonios y más nacimientos que nunca.

El estudio explica que, durante el levantamiento, muchas mujeres estaban incluso preparadas a casarse con hombres con niveles educativos mucho más bajos.

La tasa de nacimientos se disparó a ocho hijos por familia y, aunque ha bajado desde esa época, aún se mantiene entre las más altas del mundo.

Y por otra parte, las familias tenen hijos consecutivamente, o sea, con poco tiempo entre uno y otro.

Una de las hipotesis es que tienen muchos hijos porque en el fondo saben que hay probabilidad de que alguno muera en el marco del conflicto con Israel.

Niños desplazados
Miles de niños quedaron desplazados durante los últimos ataques

"Tener más hijos cuando se sabe que hay una gran posibilidad de que algunos mueran, puede ser sin duda una respuesta instintiva de sobrevivencia", dice Pedersen.

Pero ¿hasta qué punto es la decisión de tener hijos una respuesta a la ocupación israelí como tal?

Pedersen señala que ésta es otra de las hipotesis que se manejan. "Aunque los datos no permiten admitir eso con certeza absoluta, es posible que la gente quiera tener más hijos para superar a los israelíes en términos poblacionales".

El estudio de 2006 sobre la fertilidad durante la intifada también plantea esta posibilidad.

"Si los niveles de fertilidad fenomenalmente altos que registró Gaza durante los años de la intifada es una respuesta a la opresión política, no puede inferirse de los datos, pero es una hipótesis bastante probable", dice.

Y apunta, además, que la reproducción es una de las pocas libertades que le quedan a los palestinos.

Los niños muertos y desplazados por el conflicto en Gaza muestran, sin duda, uno de los aspectos más desgarradores del conflicto en Gaza. Pero, según estos expertos, podría también ser un indicativo de su instinto de sobrevivencia como pueblo.

"En una situación en la que el desempoderamiento, el bajo nivel de empleo y la marginalización dejan pocas oportunidades para expresar la identidad, la reproducción es una de las pocas libertades que tienen y además contribuye al objetivo de aumentar la población palestina", concluye el estudio de la Universidad de Roma.