¿Pro Israel? ¿Pro palestinos? La BBC habla de las críticas a su cobertura de Gaza

  • 6 agosto 2014
Lyse Doucet
Lyse Doucet en Gaza.

Cómo es cubrir el conflicto en Gaza y cómo hacerlo profesionalmente

Constantemente la BBC recibe quejas acerca de su cobertura del conflicto en Gaza. La principal acusación es que toma partido por uno u otro bando.

Eso es así para BBC Mundo como para todas las otras áreas de noticias y actualidad, incluida la cobertura en inglés que se distribuye en Reino Unido.

Para responder a estas inquietudes, el programa de radio Feedback, que aborda comentarios y quejas de la audiencia de la BBC en Reino Unido, invitó a la jefa de corresponsales de la BBC, Lyse Doucet.

Fue entrevistada por Roger Bolton el viernes pasado, tras regresar de Gaza y antes de volver a ese territorio a seguir cubriendo el conflicto.

Cuando está intentando determinar qué ocurrió, que es su principal tarea, ¿se encuentra con intentos constantes de engañarla?

En una guerra la verdad es la primera víctima. Todo periodista que hoy está trabajando de uno u otro lado (de la frontera) depende de dos fuentes de información para obtener datos estadísticos.

El Ministerio de Salud de Gaza, que creo que está haciendo un bastante buen trabajo, dadas las circunstancias. Nos dan los números de muertos y heridos, en base a cuántos cuerpos entran a la morgue, cuánta gente es recibida en los hospitales.

Y de la misma manera, las Fuerzas de Defensa de Israel, te dicen cuántos ataques llevó a cabo Israel, cuántos cohetes fueron disparados desde Gaza, cuántos fueron interceptados por su muy efectivo sistema Domo de Hierro, financiado por Estados Unidos.

Ellos te dan toda (esa información). Y creo que los dos tienen una alta legitimidad.

Nos suelen cuestionar diciéndonos "por qué toman cifras de un Ministerio de Salud controlado por Hamas".

Pero creo que en general ofrecen lo más cercano posible a un reflejo preciso (de la realidad).

Lo que alegan los israelíes y quienes la perciben como parcial es que usted no señala o no se está esforzando lo suficiente para descubrir si Hamas está de hecho disparando cohetes desde escuelas, desde hospitales, si están en esas áreas que están siendo atacadas (por Israel). ¿Ha podido descubrir si esta es una política explícita de Hamas?

En toda guerra es muy difícil, por motivos de seguridad, por la propaganda, acceder a la verdad absoluta. Yo intento enfocarme en lo que veo. Y si uno mira con suficiente esfuerzo, puede ver mucho.

Por ejemplo, un día, en una calle, pasamos junto a un callejón que accedía a un edificio y un hombre salió e hizo unos gestos a unos jóvenes que caminaban por la calle para que se fueran.

Y nosotros pasamos caminando, sin entender por qué decía eso, y de inmediato fue disparado un mortero.

Así que supimos que él estaba disparando fuego de mortero desde el interior de ese edificio.

No hay dudas de que Hamas y la Yihad Islámica (otro grupo armado que opera en Gaza) están disparando desde dentro de áreas residenciales, disparando desde espacios abiertos.

Niegan estar usando a los palestinos como escudos humanos, pero eso depende de la definición de escudo humano que uno use.

Cuando uno les dice a los gazatíes "¿no culpas a Hamas por tu suerte, están usando tu casa?", ellos responden que no tienen a dónde ir.

No tienen a dónde ir, (Gaza) es un área tan densamente poblada, que no les queda más opción que disparar desde ahí dentro.

Pero para grupos internacionales de derechos humanos estas son violaciones del derecho internacional humanitario. Y ambos bandos han sido acusados de violarlo en esta guerra.

¿A veces dice "no puedo hacer nada, me tengo que ir, tengo que alejarme o mi enojo, mis emociones, me sobrepasarán"?

Creo que como periodista de la BBC mi trabajo es ser profesional, del mismo modo que el trabajo de un médico es ser profesional.

Pero usted es un ser humano.

Siendo un ser humano, siempre digo que nuestro periodismo se define por las preguntas que hacemos.

Así que preguntamos por qué tantos niños han sido alcanzados (por ataques), cuál era el objetivo.

Lyse Doucet
Para Doucet es admisible "estar del lado de la gente, estar del lado de los niños".

Por qué, en el caso de Hamas, están disparando cohetes desde áreas residenciales.

Mi trabajo es relatar, contar historias a otras personas, y necesito mantener la compostura para hacer eso.

Me he enfrentado mucho a la cuestión acerca de tomar partido, sobre cuán lejos se puede ir, porque en mi carrera a menudo he reportado desde áreas donde hay dos bandos, tres bandos.

Creo que es admisible, dentro de mi mandato como periodista de servicio público, estar del lado de la gente, estar del lado de los niños.

Está mal atacar civiles. Estamos hablando de derecho internacional humanitario. Hay leyes, hay reglas, incluso en la guerra.

¿Cuán difícil es enfrentar la acusación de parcialidad, con ambos bandos acusándola de ello?

La gente se apasiona ante estas historias.

Ciertamente están los grupos de cabildeo, cuyo trabajo es presionarnos, desde ambos lados.

Pero también hay gente muy preocupada sobre esta historia.

Si ellos ven algo en TV o escuchan algo en la radio o ven algo en internet descargan su ira sobre nosotros. De algún modo consideran que no estamos contando la verdadera historia.

La mayoría de esta gente... En mi experiencia personal, cuando por ejemplo me contactan a través de Twitter y me dicen "usted es aquello, usted es lo otro", y les respondo "muchas gracias, lamento que tenga esa impresión, estamos esforzándonos", nueve de cada diez veces me responden diciendo "gracias".

Alguna gente simplemente quiere ser reconocida, quiere que nosotros sepamos que ellos creen que lo estamos haciendo mal.

Y a veces hacen observaciones legítimas y dijo "de hecho, tienen razón". Y digo "gracias, deberé mirar con más detenimiento, tiene razón". Es muy útil también.

Todo lo que le diría a la audiencia, y tal vez no me crean, pero sé que hablo por mí y todos mis colegas, es que nos estamos esforzando.

Y seguiremos esforzándonos para contar una historia muy difícil.

El del conflicto israelí-palestino es uno de los espacios más fáciles para trabajar en el mundo, porque hay tantos portavoces y tanta información.

Pero también es el espacio más difícil para trabajar en el mundo, porque a la gente le preocupa enormemente.