¿Justifica el uso de "escudos humanos" la muerte de civiles en Gaza?

  • 22 julio 2014
Palestino en Gaza
Palestino muestra su casa destruida por un bombardeo israelí.

Tras el bombardeo israelí de este domingo contra el barrio Shejaiya de Gaza, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, le dijo a la BBC que Hamas estaba utilizando a los civiles como "escudos humanos". Pero si bien la ley humanitaria internacional prohíbe la utilización de civiles como escudos, también proscribe el ataque de objetivos civiles.

"Le pedimos a la gente que salga, una y otra vez. Los llamamos, les enviamos textos, lanzamos panfletos para que se vayan. Algunos se van. Pero Hamas les dice que no salgan, que está prohibido salir", dijo Netanyahu al Servicio Árabe de la BBC.

"Hamas responde que están rodeados por tierra, aire y mar y que la población no puede huir del asalto de una de las fuerzas militares más avanzadas" explica el editor del Servicio Árabe de la BBC, Mohamed Yehia.

¿Pero sirve la hipótesis de los escudos humanos para justificar que, según las Naciones Unidas, la mayoría de los 500 palestinos muertos en Gaza hasta el momento sean civiles?

Tipos de escudos

El Protocolo Adicional a la Convención de Ginebra para la Protección de las Víctimas de Conflictos Armados, indica en el punto siete de su artículo 51 que "las partes en conflicto no deben dirigir el movimiento de la población civil o de individuos civiles para proteger objetivos militares de ataques o para evitar operaciones militares".

Para Abner Gidron, asesor político de Amnistía Internacional en Londres, no existe aún suficiente evidencia sobre el uso de escudos humanos por parte de Hamas, aunque hay en su opinión suficiente información como para preocuparse al respecto.

Pero Gidron le dijo a BBC Mundo que Israel no puede, ni moral ni legalmente, ignorar que hay civiles en el área y atacar: "Una seria violación a la ley humanitaria internacional no libera a la otra parte de cometer otra seria violación a dicha ley".

La acusación de Netanyahu es ratificada por las Fuerzas de Seguridad Israelíes (IDF por sus siglas en inglés), que denuncian en su página de internet "la extensa historia" de esta práctica por parte del grupo radical islámico palestino.

Para los militares israelíes, "Hamas busca dos objetivos utilizando escudos humanos: impedir los ataques de las IDF contra objetivos militares legítimos y aprovecharse de cualquier daño colateral causado por los operativos militares".

Las acciones de Hamas, según Israel, "representan una clara violación a la ley internacional y constituyen crímenes de guerra", además de hacer más difíciles los esfuerzos de los militares israelíes por reducir el número de víctimas civiles.

Ejército israelí
Las Fuerzas de Seguridad Israelíes sostienen que cumplen en su totalidad las leyes humanitarias internacionales.

El profesor Hans-Joachim Heintze, del Instituto para la Ley Internacional en la Paz y en Conflictos Armados de la universidad alemana Ruhr-University Bochum, añade que en los conflictos bélicos existen dos tipos de escudos humanos: civiles que lo hacen por propia voluntad y aquellos que son forzados a hacerlo.

"Los civiles no están autorizados a participar de las hostilidades y si actúan como escudos pierden la protección que les da su estatus de civiles. Pero los que son forzados a hacerlo siguen siendo civiles y no se los puede atacar", señaló a BBC Mundo el profesor Heintze.

En ambos casos, la ley internacional obliga a la fuerza atacante a actuar con precaución. Ante la eventualidad de enfrentarse a escudos humanos voluntarios, el líder militar deber hacer una "demostración de fuerza" o utilizar armamento no letal para persuadir a los civiles.

Pero si en el escenario bélico hay civiles forzados a ser escudos, "su derecho a la vida debe ser respetado ya que, en términos legales, ellos son rehenes".

Perfidia

Militantes de Hamas
Hamas rechazó la única propuesta de cese al fuego sobre la mesa hasta el momento, planteada por Egipto.

La ley humanitaria internacional está basada en dos series de documentos: la "ley de Ginebra" que protege al personal militar que ya no tiene participación en los combates y a la gente que no está activamente involucrada en las hostilidades; y la "ley de La Haya", que establece derechos y obligaciones de las partes beligerantes.

En la misma línea que sus antecesores, los protocolos adicionales aprobados el 8 de junio de 1977 llaman a las facciones enfrentadas a distinguir todo el tiempo entre civiles y combatientes, y entre objetivos civiles y blancos militares, para evitar el sufrimiento de la población civil. Los beligerantes solo están autorizados a atacar blancos militares.

En sus declaraciones a la BBC, Netanyahu describió el barrio de Shejaiya como "una fortaleza terrorista" donde se producían, se almacenaban y se lanzaban cohetes contra Israel; incluso se construyeron túneles debajo de las casas para penetrar en territorio israelí y matar civiles".

En un tuit, las Fuerzas de Seguridad Israelíes informaron que desde el 8 de julio, Hamas ha lanzado más de 140 cohetes contra Israel desde Shejaiya.

Primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (der.)
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (der.), calificó el distrito de Shejaiya como una "fortaleza terrorista".

¿Justifica entonces la presencia de estos militantes o de sus cohetes el ataque israelí contra el distrito palestino? En el punto 3 del artículo 50 del primer protocolo adicional se estable que "la presencia en un área civil de individuos que no son comprendidos por la definición de civiles no le priva a esa población de su carácter civil".

El profesor Heintze aclara que "el uso de lugares civiles con fines militares o para esconder armamento es una perfidia y un crimen de guerra. Por lo tanto es castigable por un tribunal". El 16 de julio, por ejemplo, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA por sus siglas en inglés) denunció el hallazgo de 20 cohetes en una de sus escuelas en Gaza.

"Sin embargo -opina Heintze- cometer crímenes de guerra no le autoriza a la otra parte a cometer otros crímenes de guerra. Todavía están bajo la ley humanitaria internacional que solo los autoriza a atacar objetivos militares".

El profesor del Instituto para la Ley Internacional en la Paz y en Conflictos Armados añadió que Israel puede atacar a aquellos que cometieron el acto de perfidia, "pero el ataque tiene que ser proporcional y el daño colateral lo más pequeño posible".

En su blog, las Fuerzas de Seguridad Israelíes sostienen que sus operaciones se realizan en total cumplimiento de la ley internacional, incluyendo el ataque de solo objetivos militares legítimos y el esfuerzo por reducir al mínimo el daño a víctimas civiles.

Gaza y sus particularidades

Hospital en Gaza
Tanto hospitales como personal médico han sido atacados durante la ofensiva israelí.

Las características de la Franja de Gaza contribuyen además a complicar aún más la aplicación de la ley internacional humanitaria.

El asesor político de Amnistía Internacional indica que no ayuda en absoluto que ese territorio palestino sea una de las áreas más densamente pobladas del mundo.

En respuesta a una consulta de BBC Mundo, el Comité Internacional de la Cruz Roja indicó que "debido a la alta probabilidad de efectos indiscriminados, los ataques con armas explosivas que tengan un área de impacto amplio deben ser evitados" ya que exponen a la población y a la infraestructura civil a riesgos extremos de muerte y destrucción.

Pero la existencia de casi 1.800.000 personas en unos 365 kilómetros cuadrados no es el único problema que agrava la crisis humanitaria.

"(En la Franja) no hay un lugar a donde ir, ya que a diferencia de otras regiones donde los desplazados pueden cruzar fronteras para buscar refugio, los pasos fronterizos de Gaza están cerrados", le dice Abner Gidron a BBC Mundo y añade que este territorio sufre además de una "casi total ausencia de instalaciones para protegerse como refugios antibombas, exceptuando algunas de las escuelas de la ONU".

Incluso los hospitales donde muchas de las víctimas de los bombardeos han buscado ayuda han sido bombardeados. Israel ha acusado a Hamas de utilizar estas dependencias para sus operaciones militares.

Tras el bombardeo israelí contra el hospital de Al Aqsa en la ciudad de Gaza, Mahmoud Daher, representante de la Organización Mundial de la Salud, le dijo a la periodista de la BBC Lyse Doucet que se ha llamado a ambas partes a dejar fuera del conflicto hospitales y clínicas, un aspecto básico de la ley internacional humanitaria estipulada por el artículo 23 de la Convención de Ginebra de 1949.

"Si no lo hacen, la gente no encontrará ningún lugar para hallar cualquier clase de asistencia médica", recalcó Daher.

Médicos Sin Fronteras denunció en las últimas horas que vio morir dos paramédicos que intentaban trasladar víctimas del ataque contra el distrito de Shejaiya y llamó a Israel "a detener los bombardeos contra los civiles atrapados en una Gaza bloqueada y a respetar la seguridad de los trabajadores de la Salud y las dependencias médicas".