Los alemanes que se avergüenzan de la canción de su selección a Argentina

  • 17 julio 2014
Celebración alemana
Los jugadores alemanes realizaron el cántico que fue criticado por la prensa local y calificado como "irrespetuoso".

La celebración de los jugadores de la selección alemana este lunes en Berlín, donde se hace una alusión al conjunto argentino, continúa causando más dolores de cabeza.

Después de que se conociera el video donde Gotze, Schurle, Kroos, alentados por el goleador histórico de los mundiales, Miroslav Klose, caminan agachados cantando "así caminan los gauchos", durante la celebración en la puerta de Brandemburgo, las reacciones no se hicieron esperar.

Primero fueron los argentinos. En las redes sociales, miles de fanáticos criticaron la danza, que muchos calificaron como "racista" y algunos afirmaron que simulaba el andar de un primate.

De hecho, periodistas destacados como Víctor Hugo Morales –quien cubrió el Mundial junto a Maradona en el programa De Zurda- fue más allá en su calificación:

"En su modo de pensar, son unos nazis asquerosos. Pensando así como esos jugadores, mataron a seis millones. Con el mismo recorrido mental, de creencia de superioridad", dijo el periodista.

Lea: Lo que Alemania le dejó a Brasil, además de siete goles

La reacción alemana

Sin embargo, más allá de las reacciones sentidas de los hinchas argentinos, lo que sorprendió este miércoles fueron los editoriales de los propios medios alemanes al festejo.

La editor jefe del diario alemán Die Tageszeitung, Inés Pohl, afirmó en su cuenta de Twitter: "Ahora están mostrando su verdadero rostro: 'así como los gauchos caminan' es una verdadera vergüenza".

Por su parte, el diario regional Der Tagesspiegel calificó al baile como de "de mal gusto" que deja atrás la imagen que había sembrado el Die Mannschaft (como se le llama al equipo) como de un seleccionado modesto y humilde.

"Ahora, esta puede ser la imagen que quede en el exterior, amplificada por los frenéticos aplausos del público presente", se leyó.

Ante la avalancha de críticas recibidas a nivel local e internacional, el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Wolfgang Niersbach, se disculpó por los hechos.

"Lamentamos que haya sido malinterpretado por algunos. Sé por Oliver Bierhoff -manager de la selección- que la idea surgió espontáneamente en medio de la emoción y la alegría", explicó Niersbach.

"Le voy a enviar una carta a Julio Grondona (presidente de la Asociación del Fútbol Argentino) para explicarle que el acto no tenía ningún significado irrespetuoso", añadió.

El estigma que castiga

Sin embargo, ¿por qué tanta sensibilidad no solo en Argentina, sino en la propia Alemania sobre el tema?

Para el editor de BBC Mundo Max Seitz, que vivió un tiempo en Alemania, la reacción interna se debe al estigma del nazismo, el Holocausto y el mito de la raza superior.

"El sistema educativo dedica mucho esfuerzo a recordar los horrores de Adolfo Hitler, que siguen muy presentes en la sociedad, incluso entre los más jóvenes", explica Seitz.

En el país, de hecho, exhibir en público cualquier símbolo del nazismo está prohibido por ley, y cualquier acto -o palabra- que pueda interpretarse como una vanagloria de la "superioridad alemana" de la que se jactaba el Tercer Reich es fustigado y castigado de plano.

celebración alemana
Los alemanes dijeron que no tenían ninguna intención de ofender al equipo argentino.

"El sentimiento de culpa continúa siendo muy fuerte. Incluso los jóvenes cuyos abuelos vivieron la era nazi siguen dudando de la conducta de sus antepasados", dice Seitz.

"Recuerdo que un amigo alemán me contaba: 'Una vez le pregunté a mi abuelo si él había apoyado el nazismo o había participado en alguna de sus atrocidades. Él me decía que no sabía nada sobre lo que estaba pasando. Pero yo nunca le creí. Seguramente mi abuelo fue partícipe de ese horror'", añade.

No es para tanto

Mientras tanto, en Argentina algunos jugadores de la selección pedían prudencia frente al reclamo. Uno de ellos era Martin Demichelis, defensa central que jugó en el Bayern Munich desde 2003 hasta 2010.

alemanes celebrando
Los alemanes cargan con el estigma heredado del horror nazi que originó la II Guerra Mundial.

"El tema salió de un grupo musical. De hecho, el Bayern Munich fue el primero en utilizarlo para celebrar los campeonatos. Yo fui participe en esos festejos", dijo el jugador en un programa del canal argentino TyC Sports.

Demichelis, que jugó de titular los últimos cuatro partidos del Mundial, pidió que no se tomara tan en serio una celebración.

"En este caso nos tocó a nosotros. Y hay que bancársela (aguantarlo) porque no utilizaron una mala palabra. Yo no lo tomo como una ofensa".

El origen del cántico es una canción infantil llamada Ich kenne einen Cowboy ("Yo conozco un vaquero"), que es muy popular en los fiestas infantiles y que en una de sus estrofas se escucha: "Und so reit’ der Cowboy, der Cowboy, der reit' so, so reit’ der Cowboy, der Cowboy der reit' so" (Y así cabalga el vaquero, el vaquero cabalga así, así cabalga el vaquero, el vaquero cabalga así).