¿Qué gana Argentina aliándose con Rusia?

  • 12 julio 2014
Vladimir Putin y Cristina Fernández de Kirchner (foto: AP)
Vladimir Putin y Cristina Fernández de Kirchner se reunirán en Buenos Aires el sábado. (Foto: AP)

Este sábado el presidente de Rusia, Vladimir Putin, realiza su primera visita oficial a Argentina, un acto que busca afianzar los crecientes vínculos entre ambos países.

En los últimos tiempos se multiplicaron los gestos de acercamiento entre el gobierno ruso y el de Cristina Fernández de Kirchner, quien recibirá al mandatario en la Casa Rosada.

En mayo pasado, el gobierno argentino informó que Moscú había invitado al país a sumarse a la cumbre del grupo de los BRICS, las mayores economías emergentes del mundo, que se realizará la semana próxima en Brasil.

El anuncio lo realizó el canciller ruso, Sergei Lavrov, a través de su cuenta en Twitter, tras un encuentro con su par argentino, Héctor Timerman, en la capital rusa.

Los líderes del G8 expulsaron a Rusia en marzo.

Timerman no fue el único político argentino que visitó recientemente la tierra de Putin.

En junio, una delegación de legisladores argentinos liderados por el presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Julián Domínguez, llegó a Moscú para buscar apoyo en la batalla judicial contra los llamados "fondos buitre", que ganaron un juicio contra Argentina por el pago de bonos de la deuda en default.

"Apoyamos a la Argentina en el objetivo de saldar su deuda", aseguró Lavrov, brindando el respaldo solicitado.

Ya antes, Rusia había reiterado su apoyo histórico al reclamo del país sudamericano por la soberanía de las Islas Malvinas/Falklands.

Los gestos fueron de ida y vuelta: "Rusia agradece el apoyo de la Argentina en el caso de Crimea", declaró el embajador ruso en Buenos Aires, Víctor Koronelli, en abril, luego de que el gobierno argentino se abstuviera de condenar la anexión de la península ucraniana en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Ucrania
Putin padece el aislamiento de Occidente desde que estalló la crisis en Ucrania.

Llamado

Argentina no solo se abstuvo (al igual que Brasil y otros países de la región). Fernández fue más allá y criticó el "doble estándar" de las grandes potencias por rechazar el referendo en Crimea que aprobó la anexión a Rusia cuando antes habían aceptado un referendo similar realizado entre los habitantes de las Malvinas/Falklands y que confirmó que éstos quieren seguir siendo parte de Reino Unido.

La postura de la mandataria fue agradecida personalmente por Putin a través de un llamado telefónico, según contó la propia Fernández en su cuenta de Twitter.

Lea también: Putin agradece a Kirchner su postura sobre Crimea

Muchos analistas coinciden en que los gestos de Putin hacia Argentina y otros países latinoamericanos buscan fortalecer alianzas en un momento en que Rusia está muy aislada internacionalmente tras su expulsión del G8 por la crisis en Ucrania.

Sin embargo, no hay tantas coincidencias a la hora de explicar en qué se beneficia Argentina al profundizar sus lazos con un líder cuestionado.

Y es que Putin no solo enfrenta críticas por lo que ocurre en Ucrania. También se le reprocha su política de derechos humanos, en particular su persecución de los homosexuales.

¿Por qué una mandataria que hace gala de su defensa de los derechos humanos y que convirtió a su país en uno de los primeros en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo buscaría afianzar los vínculos con Vladimir Putin?

Según el analista político del diario La Nación Carlos Pagni, los motivos son puramente económicos.

Pagni afirma que el gobierno argentino necesita resolver su principal fuente de salida de divisas: la importación de energía. Y para desarrollar su industria de petróleo y gas "apostaría al vínculo con grandes potencias Estado-céntricas, como China y Rusia", en vez de tratar de "seducir a las grandes empresas, que toman sus decisiones de inversión guiadas por el afán de lucro".

Otros sostienen que Argentina está en busca de "fuentes alternativas" de financiamiento debido a que tiene vedado el acceso al mercado de capitales como consecuencia de su enfrentamiento con los llamados holdouts.

Inversiones

Lo cierto es que por el momento no hubo anuncios de grandes inversiones rusas en la industria petrolera argentina, más allá de una posible asociación entre la estatal rusa Gazprom y la filial argentina de la química alemana BASF, que explota 15 proyectos de petróleo y gas en el país.

Sin embargo, algunos apuestan a que el encuentro entre Putin y Fernández podría llevar a la firma de un importante acuerdo por la explotación del mayor yacimiento de hidrocarburos no convencionales de Argentina (y uno de los mayores del mundo), Vaca Muerta.

Fuentes de la industria petrolera confirmaron a BBC Mundo que Gazprom y la estatal argentina YPF están en negociaciones hace casi dos años para llegar a algún acuerdo.

Los medios argentinos también especularon con la posibilidad de que los mandatarios firmen algún acuerdo relacionado con el desarrollo de energía nuclear para fines pacíficos.

Vaca Muerta
Argentina busca atraer inversiones para explotar su yacimiento de Vaca Muerta. (Foto: YPF)

Sin cambios políticos

Pero, para el analista político Gabriel Puricelli, vicepresidente del Laboratorio de Políticas Públicas de Argentina, estas negociaciones y la visita de Putin no significan un cambio en la política argentina hacia Rusia.

"Argentina tuvo una relación comercial estratégica con la Unión Soviética hasta su desmembramiento y desde entonces los sucesivos gobiernos argentinos han buscado recuperar el vínculo con Rusia", dijo a BBC Mundo.

El propio Putin hizo referencia a los lazos históricos entre ambos países en una entrevista que concedió el jueves a las agencias Prensa Latina e Itar-Tass.

"Dicen que hay algo de sangre rusa en uno de cada seis argentinos. Muchos rusos encontraron su segundo hogar en Argentina. En 2015, cumpliremos el 130 aniversario de las relaciones diplomáticas entre nuestras naciones", destacó.

El mandatario ruso también dijo que el flujo comercial se multiplicó por seis en la última década, alcanzando unos US$1.800 millones anuales en la actualidad.

Asuntos polémicos

Para Puricelli, Putin sobredimensionó el apoyo argentino sobre el tema de Crimea.

"Argentina se abstuvo en la Asamblea General, como la mayoría de sus socios regionales, pero votó en contra del traspaso de Crimea a Rusia en el Consejo de Seguridad, que es en realidad lo que más importa", sostuvo.

En tanto, el experto no consideró contradictorio el acercamiento de Fernández a un líder cuestionado por su política de derechos humanos.

"Los derechos humanos no rigen la política exterior en ningún país del mundo", aseguró, afirmando que los asuntos comerciales y militares siempre son prioritarios entre países.

La Cancillería argentina anunció que los presidentes de Bolivia, Uruguay y Venezuela asistirán a la cena que Fernández ofrecerá este sábado para Putin.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.