El río sagrado donde nadar es peligroso para la salud

  • 2 julio 2014
  • comentarios
Niño bañándose en el Ganges, Varanasi, India

El monzón está a punto de llegar a Varanasi, la ciudad ancestral india del río Ganges, lo que significa que para muchos niños escolares se terminan las clases de natación. Los estudiantes extrañarán sus frescas aguas, pero algunos expertos consideran que esas clases nunca deberían permitirse en un río tan contaminado.

Cada verano, cientos de niños toman clases de natación, desde abril hasta que empieza la temporada de lluvia. Ellos se suman a las miles de personas que se bañan en el río sagrado a toda hora del día.

Pero todo el que se se sumerja en estas aguas se expone a una buena variedad de contaminación, incluyendo cloaca, residuo industrial y restos de cuerpos parcialmente cremados en los funerales que se celebran a orillas del Ganges.

El hecho que el río tenga un estatus de sagrado hace que los padres hagan la vista gorda a estos problemas.

Cuando hablas con las madres que observan a sus niños saltando y dando brazadas, uno se acostumbra a escuchar comentarios como "Madre Ganges no puede estar contaminada".

Hombre bañándose en el Ganges, Varanasi, India
Miles de personas se bañan cada día en el Ganges por razones religiosas.

"Somos el pueblo de una ciudad sagrada. Nada nos pasa cuando nos metemos al agua", comenta Namita Tiwari, madre de uno de los nadadores de 13 años.

Incluso, un entrenador de la Asociación de Natación de Saraswati -uno de los dos clubes que ofrecen las clases- le reza al agua las veces que sus jóvenes pupilos la tragan.

"El agua es única", señala Pramod Sahni. "Una vez que la tomas, quieres volverlo a hacer". Incluso él bebe un poco durante las clases.

En la religión hindú, el río Ganges es una diosa cuyas aguas sirven para purificar. Pero la ciencia sugiere lo contrario.

Cada día se vierte a lo largo de este río unos 300 millones de litros de aguas residuales sin tratar. En Varanasi, una ciudad de un millón de personas, 35 desagües y alcantarillas terminan en sus aguas. Dos de ellas a unos pocos kilómetros de donde suceden las clases de natación.

Esto quizás explique en parte por qué en uno de los análisis hechos por la Fundación Sankat Mochan (SMF, por sus siglas en inglés) -que hace activismo para que se limpie el río- se descubrieron niveles de bacteria coliforme fecal 35 veces por encima del máximo permitido por las autoridades ambientales del país, y más de 440 veces por encima del nivel máximo recomendado para nadar en Estados Unidos.

Ofrenda

Joven nadando en el Ganges

Una de las causas son las cremaciones. Según la fe hindú, cualquiera que sea cremado en Varanasi queda libre de Moksha, el ciclo de la vida y la muerte, si parte del cuerpo incinerado se deposita en el río como una ofrenda.

Se estima que cada año unos 32.000 cuerpos se queman en dos lugares de Varanasi, Manikarnina y HarishChandra, esta última está aguas arriba de las clases de los clubes.

Los cuerpos de los pobres y los sin techo, que por razones financieras no se pueden cremar, se echan al río directamente.

Todo esto aumenta el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua.

Clases de natación en el Ganges

Por otra parte, los efluentes industriales del creciente número de fábricas que hay en la ciudad, incluyen metales pesados dañinos como cadmio y cromo.

Una de las niñas que esperan a que empiece su clase comenta que nadar el en Ganges "es una de las mejores cosas del verano", y que el río ofrece alivio del calor abrasador.

Aunque algunos de los niños están conscientes de que el agua no es perfecta.

"Se ve verde y oscura", dice Rishi Mukherjee de cinco años y quien confiesa terminar tragando agua un par de veces durante uno de sus ejercicios, el cual consiste en aguantar la respiración bajo el agua tanto como sea posible.

Deep Ganguly, de 10 años, comenta que el agua "huele a pescado".

No se puede "lavar"

Aguas negras
Las aguas negras van directo al Ganges.

El año pasado le dio una fiebre que el doctor achacó al río. Otros padres hablan sobre la diarrea que afecta a sus hijos o de la irritación en los ojos que tienen los pequeños.

Pero muchos no parecen comprender que el río sagrado puede suponer un riesgo para la salud de sus hijos.

Durante el verano y el monzón, las salas de los hospitales se llenan de niños que necesitan tratamiento para enfermedades que se transmiten con el agua. Aunque según el doctor SC Singh, un pediatra del hospital Shiv Prasad Gupta de Varanasi, rara vez sus padres mencionan que han estado nadando en el río.

Hace casi 30 años el gobierno indio lanzó una campaña para limpiar las aguas del Ganges, pero los resultados fueron limitados.

Uno de los problemas es que, por varias razones, aguas arribas se ha desviado grandes cantidades de agua, lo que ha reducido el caudal en Varanasi.

Orilla del río Ganges
La orilla del río Ganges es de las zonas más contaminadas.

Un miembro de la Autoridad Nacional de la Base del Río Ganga, BD Tripathi, explica que ya no se puede "lavar" la contaminación.

Tampoco ayuda que el lugar más seguro para nadar, a unos 15 m de la orilla del río, y lejos de las peligrosas corrientes de aguas más profundas, sea el más contaminado del río.

Una vez que empieza el monzón, no hay una parte del río que sea segura para las clases de natación.

El doctor Biswhambat Mishra, del grupo SMF, quiere dar un consejo a los padres que están pensando en apuntar a sus hijos para las clases del año que viene:

"No es que sea inseguro. Es peligroso bañarse en estas aguas".

Síganos en Twitter @bbc_ciencia