En fotos: en el frente de batalla contra el virus Ébola

4 julio 2014 Última actualización: 20:38 GMT

En el mayor brote del virus que se haya registrado, la OMS hizo un llamado a tomar medidas drásticas que permitan derrotar una enfermedad que ya se ha cobrado más de 460 muertos en tres países de África occidental.
Equipo sanitario se prepara para mostrar el cuerpo a la familia. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
La Organización Mundial de la Salud hizo un llamado para que se tomaran "acciones drásticas" para contener el brote actual de Ébola en África occidental, que ha cobrado casi 500 muertes. Es el más grande que se haya registrado en el mundo en términos de casos, muertes y extensión geográfica.
Guéckédou. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Sólo en Guinea se han registrado más de 600 casos. Allí se originó el brote hace cuatro meses en Guéckédou, que solía ser un lugar de comercio regional, donde convergían compradores y vendedores de países vecinos.
Pacientes tratados. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
La organizacion Médicos Sin Fronteras (MSF) ya ha advertido que el brote está fuera de control. Ya hay unos 300 profesionales internacionales y nacionales trabajando en Guinea, Sierra Leona y Libera, donde está el virus. Otros países están en alerta en caso de que la enfermedad se propague aún más.
En la zona de tratamiento. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
El Ébola es una enfermedad viral cuyos primeros síntomas incluyen fiebre repentina, debilidad intensa, dolor muscular, y dolor de garganta. Esto es sólo el principio. Lo siguiente es diarrea, vómito y -en algunos casos- hemorragia interna y externa.
Foto de Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
El virus es altamente contagioso y no se le conoce una cura. Esta es la razón por la que el personal sanitario utiliza esta protección para evitar ser infectado. Dependiendo de la cepa, hasta el 90% de las personas contagiadas muere. Este higienista se acerca a los pacientes que esperan los resultados del análisis de sangre.
Muestras de sangre de casos sospechosos. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Las pruebas de laboratorio determinan en cuestión de horas si las muestras tienen el virus de Ébola.
Guantes y botas. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Tras la exposición del virus en la zona de aislamiento, todo el equipo debe ser desinfectado con cloro.
Distribución de colchones. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Además de llevar las clínicas, los equipos de ayuda hacen campañas de concientización. Aquí, en Touloubengo, se distribuyen los colchones a cinco familias cuyas casas han sido desinfectadas varios días antes, tras la muerte de un familiar.
Sia Bintou en la frontera entre la sala de aislamiento y el resto del recinto. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Sia Bintou lleva más de diez días en este centro de tratamiento donde muchas veces el equipo pensó que no sobreviviría, pero al final le ganó a la enfermedad. Si bien no hay un tratamiento específico para el Ébola, a los pacientes se le tratan los síntomas.
Familia de Finda Marie Kamano. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
Pero no todos se salvan. En esta foto, la familia de Finda Marie Kamano, incluyendo su hermana (en el centro), lloran en su funeral junto a otros miembros de la comunidad.
Tumba de Finda Marie Kamano. Sylvain Cherkaoui/Cosmos/MSF
La tumba se marca con un retoño solitario.