BBC navigation

Los brasileños que no tienen interés por el Mundial

Última actualización: Miércoles, 25 de junio de 2014
Mural in Brazil

Algunos brasileños no cambian sus rutinas de cada día aunque juegue la selección.

Se perdieron el llanto de Neymar, la estrella de la selección de Brasil, cuando sonaba el himno nacional antes del segundo partido contra México. Tampoco vieron la controvertida decisión del árbitro que pitó penalti en el primer partido de Brasil en el torneo.

No salen a la calle junto con los manifestantes contra el Mundial, aunque algunos apoyan la causa.

Son los brasileños que no están interesados en la Copa del Mundo. En lugar de pasar 90 minutos frente al televisor o dentro de uno de los 12 estadios del torneo, prefieren hacer tartas, surfear, pasear el perro, ver sus películas favoritas o, incluso, dormir.

BBC habló con cinco brasileños que contradicen el estereotipo según el cual todo el mundo en este país adora el fútbol. A continuación nos dan sus visiones de primera mano.

Victor Pavan, estudiante, 18, Ribeirao Preto, Estado de São Paulo

No es una cuestión política. Simplemente, no me gusta el fútbol. Cuando era pequeño intenté jugar, pero nunca fui bueno. Ahora le digo a la gente que no me gusta y punto.

Victor Pavan

No es fácil que no te guste el fútbol cuando eres brasileño. Solo porque soy un hombre, todo el mundo piensa que debería gustarme el fútbol. No me importa. Ni siquiera soy seguidor de ninguno de los equipos locales.

A mi novia, seguidora del Corinthians de São Paulo, le encanta el fútbol.

Ve todos los partidos del Mundial en su casa. Yo me quedo estudiando o viendo películas. En el último partido de Brasil (el que terminó 0-0 contra México), decidí hacer un maratón de películas de Martin Scorsese y Robert DeNiro. Empecé con "Casino" y luego vi "Toro Salvaje".

En el próximo partido de Brasil (contra Camerún), haré lo mismo, pero esta vez miraré "El Cabo del miedo", y luego "Analízame", para relajarme.

Cuando juega Brasil no miro ni mi cuenta de Facebook, porque todo el mundo está hablando del partido.

A mí todo este entusiasmo con el Mundial me parece un poco ridículo. Todo este fanatismo sobre el fútbol…Me enfada que la gente hable de fútbol durante horas.

Pero intento no decir nada, ni juzgarles, porque yo hago lo mismo cuando hablo de una película, de un director o de un actor que me gusta".

Lucas Kanyo, arquitecto , 39, vive en São Paulo

Lucas Kanyo

No he visto ni un partido de este Mundial ni pienso ver ninguno de los que quedan.

Cuando vuelva a jugar Brasil el lunes, yo estaré trabajando, como hago normalmente.

Cuando Brasil jugó contra México el martes, me encontraba un poco mal, así que me fui a dormir. Dormí durante todo el partido.

Me sorprendió, al despertarme, que no había fuegos artificiales. Luego me enteré de que era porque el partido acabó en empate a 0. Para mí fue perfecto porque dormí bien gracias al silencio que había.

No es fácil evitar el Mundial en Brasil. Cuando subo a un taxi, el conductor siempre está escuchando los partidos en la radio. Cualquier partido, aunque no sea de Brasil. Si voy a un café o a un restaurante, siempre hay una televisión con un partido del Mundial.

Pero me gusta la acción y la locura de las calles antes de los partidos. No me molesta el tráfico porque no tengo auto. Voy a todos lados en bicicleta.

En realidad, a mí me gustaba el Mundial, pero dejó de gustarme en la final de 1998 (cuando Brasil perdió 3-0 contra Francia). Perdí interés.

Empecé a pensar en todo el dinero que se mueve, toda la (supuesta) corrupción. Y ahora apoyo las protestas contra la Fifa y este Mundial.

Roberta Milazzo, directiva, 42, Rio de Janeiro

Roberta Milazzo

Cuando juega Brasil, me voy a la playa a hacer surf. Lo mismo hice en el último Mundial.

La playa está casi vacía y no hay casi nadie en el mar. ¡Es genial!

En Brasil se presta mucha atención al fútbol, mientras que otros deportes no tienen casi apoyo. Esto me enfada mucho.

Sí que me enojé con toda esta fiebre del Mundial. Creo que es una exageración.

Brasil tiene que mejorar muchas cosas y el fútbol no es una de ellas.

Elisa Nazarian, escritora, 65, Estado de São Paulo

Elisa Nazarian

Me gusta ver a los jugadores entrando en la cancha, dando la mano a las mascotas, cantando el himno, incluso llorando a veces.

Me gusta esta parte emocional del Mundial. Pero en cuanto empieza el partido, apago la televisión. No me gusta el fútbol para nada.

Me acuerdo de escuchar el Mundial de 1958 en la radio, incluso vi algunos partidos. Pero el Mundial de 1970 fue mi último. A partir de ahí dejó de interesarme. Los jugadores de hoy en día no tienen ya ese carisma. Lo único que importa es el dinero.

El último partido fue genial. Como empataron a 0 no hubo fuegos artificiales y los perros no se pusieron nerviosos.

En los dos primeros partidos salí a pasear con el perro.

Me acuerdo que en el Mundial de 1998 aproveché que la ciudad estaba totalmente vacía.

Salía con mi bicicleta durante los partidos. Aún así me enteraba de los resultados porque oía los vítores y abucheos desde las casas.

Fue una experiencia tan increíble que incluso escribí una historia corta sobre ello.

Lissa Galvao, Sao Jose dos Campos , Estado de São Paulo

Mientras mi familia veía el ultimo partido de Brasil, yo cociné una tarta y un pastel. Fue genial tener tiempo para hacerlo.

Tuve que explicar a mi hijo de siete años por qué no estaba animando a la selección nacional.

En primer lugar, hay una razón política. Estoy segura de que si Brasil gana el Mundial el partido en el gobierno, el PT, intentará beneficiarse de ello en un año electoral.

Tampoco me gusta ver la diferencia entre el fútbol y el resto de deportes en Brasil. Hay muchos atletas con talento que no reciben ningún apoyo.

Otra razón para no ver el Mundial es que me molesta que muchos brasileños solo visten de verde y amarillo durante los partidos.

¿Qué pasa con los otros momentos en que se necesita el patriotismo?

Reportería adicional de Stephen Fottrell.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.