La increíble historia del carnet permanente de conducir en México

  • 25 junio 2014
Carnet permanente de conducir en Ciudad de México. Foto: BBC
Existen unos cuatro millones de licencias permanentes de conducir como ésta en la capital mexicana.

Es verde con letras y otros símbolos en color azul. En la parte superior aparece el nombre oficial del país, Estados Unidos Mexicanos, el escudo nacional y un poco más abajo el verdadero tesoro de este gastado carnet de conducir: su vigencia, dice con letras rojas, es permanente.

Hay unos cuatro millones de estos documentos sólo en Ciudad de México, que tiene un parque vehicular mayor a cinco millones de automóviles. Quienes cuentan con este carnet no necesitan acreditar ante las autoridades que aún son capaces de conducir, o que están pendientes de las modificaciones al reglamento de vialidad.

El problema, sin embargo, es que muchos de quienes cuentan con esta licencia la obtuvieron… sin haber conducido jamás un automóvil. En la capital de México sólo es necesario pagar los derechos por el trámite de expedición del carnet para estar autorizado a conducir un vehículo.

A diferencia de otras ciudades del país en el Distrito Federal no se realiza ninguna prueba a los solicitantes de licencia, y en algunas ocasiones ni siquiera se acredita su capacidad física para obtenerla.

Hace unos años, por ejemplo, el diario Reforma hizo el trámite para conseguir uno de estos documentos a nombre de una persona invidente. El escándalo obligó a la alcaldía a una mayor supervisión del trámite, pero mantuvo su política de entregar licencias sin exámenes previos. Organizaciones civiles aseguran que esta práctica es causa de accidentes viales.

Una estrategia que puede cambiar pronto: el año pasado anunció que a partir de este 2014 aplicaría exámenes de manejo y conocimiento del reglamento vial para renovar o entregar licencias nuevas. Pero este programa aún no es aplicado.

Ventajas y desventajas

La ventaja de contar con un carnet permanente de conducir es que pueden obviarse los trámites burocráticos para su renovación, además que sólo se paga una vez por el documento.

Pero también tiene sus desventajas, sobre todo cuando se pretende rentar un automóvil fuera de México. La vigencia del permiso despierta suspicacias, y en más de una ocasión es imposible arrendar el vehículo por la desconfianza sobre un documento que no se renueva.

Y también por la posibilidad de que el portador no sepa conducir o que no se haya sometido a pruebas para acreditar su manejo adecuado de un vehículo.

España es una de estas posibilidades. En ese país no son válidos los permisos cuyo titular no haya superado los exámenes sobre sus aptitudes psicofísicas, además de conocer el reglamento interno de vialidad.

Los problemas, entonces, pueden ser mayores a los beneficios gracias a que México es de los pocos países que conservan las licencias permanentes de conducir.

En Colombia, por ejemplo, el carnet debe renovarse cada diez años; en Dubai se expide una licencia de tipo permanente pero quienes la poseen deben renovarla una vez cada década.

¿Exámenes?

Automóvil de una escuela de manejo en Ciudad de México. Foto: AFP/Getty
En la capital mexicana no se aplican exámenes de manejo para otorgar una licencia de conducir.

El requisito de realizar exámenes para obtener una licencia de manejo en Ciudad de México se cancelaron como una forma de evitar la corrupción, según reconoció en su momento la alcaldía de la capital.

De hecho el proceso se inició desde 1996, cuando se eliminó la condición de superar pruebas médicas para realizar el trámite, y después en 2003 se establecieron sólo requisitos administrativos para obtener el documento.

El siguiente año se estableció la vigencia permanente que fue eliminada, legalmente, el 31 de diciembre de 2013 cuando volvió el requisito de realizar exámenes de manejo, vista y conocimiento de las leyes de tránsito.

Pero eso no significa que los poseedores del carnet permanente deban cumplir el trámite. Rocío Barrera, directora de regulación de la Secretaría de Transportes y Vialidad de la capital reconoce que no se puede obligar a estos conductores a que se sometan a exámenes de manejo, aunque estudian la posibilidad de ofrecerles un estímulo para que los realicen.

Actualmente el procedimiento para obtener el permiso es aún muy fácil. "Se requiere un comprobante de domicilio, el pago y una identificación oficial. Esto es lo único que se solicita", indica la funcionaria.

Mientras las licencias permanentes seguirán en uso por tiempo indefinido, pues legalmente quienes las tengan ahora y la extravíen tienen derecho a obtener un nuevo carnet con la misma vigencia del anterior.