¿Una inesperada alianza entre EE.UU. e Irán por Irak?

  • 16 junio 2014
Obama, Rouhani

Fueron enemigos desde la Revolución Islámica de 1979, fueron enemigos durante los ocho años que duró la guerra Irán-Irak entre 1980 y 1988, fueron adversarios tras la invasión a Irak liderada por Estados Unidos en 2003 y también se enfrentaron por el programa nuclear iraní, pero ahora Washington y Teherán tienen un enemigo en común y eso los puede llevar a conversar.

Un funcionario estadounidense le dijo a la BBC que el gobierno de Barack Obama consideraba negociaciones directas con su par iraní debido a la inestabilidad en Irak, tras la ofensiva militar sunita lidera por el grupo extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés).

Desde Washington, el corresponsal de la BBC Rajini Vaidyanathan informó que los viejos adversarios comparten el mismo interés por enfrentar la creciente amenaza de ISIS, que ha capturado ciudades iraquíes clave como Mosul y Tikrit, y que ambos analizan un posible apoyo militar al gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, no ha descartado una posible cooperación con la Casa Blanca, pero en las últimas horas la agencia de noticias de Irán, IRNA, publicó una entrevista con el viceministro iraní para asuntos árabes y africanos, Hoesyn Amir-Abdollaian, quien rechazó entonces que haya habido avances en este sentido.

"No tuvimos ninguna discusión con funcionarios estadounidenses sobre una cooperación en este asunto porque creemos que la gente, los militares y las fuerzas armadas iraquíes son más que capaces de manejar la crisis en su país", declaró el Amir-Abdollaian.

Sin embargo, posteriormente trascendió que ambos países discutieron la situación de seguridad en Irak, al margen de una reunión internacional sobre el programa nuclear de Teherán.

La batalla por Irak, en mapas

Encuentro en Austria

Imagen que mostraría ajusticiamientos por parte de ISIS.
Imagen que mostraría ajusticiamientos por parte de ISIS.

Este lunes funcionarios estadounidenses e iraníes se vieron las caras en Viena, en una nueva ronda de negociaciones entre la nación islámica y cinco países de la comunidad internacional (EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia) sobre el programa nuclear iraní.

El viceministro iraní para asuntos árabes y africanos había insistido que la reunión solo se concentraría en el tema nuclear.

Sin embargo, las imágenes de lo que sería un ajusticiamiento masivo de soldados iraquíes por parte de ISIS y el posible recrudecimiento de las tensiones sectarias debido a la crudeza de las fotos, podría haber obligado a los antiguos enemigos a no conversar solo de uranio enriquecido.

Lea también: Fotos de posibles ejecuciones de soldados sacuden a Irak

La revista estadounidense The New Yorker informa en su edición digital que el mismo Obama ha expresado su preocupación de que los extremistas sunitas ataquen sitios sagrados de los chiitas, la rama del Islam a la que pertenece el gobierno iraquí y la gran mayoría de la población de nación islámica de Irán.

El presidente estadounidense había rechazado hasta hace poco la posibilidad de volver a poner tropas en el terreno y se ha limitado a enviar el portaaviones George HW Bush al Golfo junto con otros dos buques de guerra.

Pero este lunes Obama anunció el despliegue de 275 militares en Bagdad para proteger a ciudadanos y bienes de EE.UU. de la ofensiva de los militantes de ISIS.

En una carta a los líderes del Congreso, el mandatario dijo que el contingente está equipado para el combate en caso de que sea necesario.

En Irak, donde EE.UU. ha reforzado la seguridad de su embajada y enviado parte de su personal a zonas más seguras, existen informes que hablan de 130 guardias revolucionarios iraníes -la fuerza de élite de Teherán- entrenando y asesorando a las tropas iraquíes.

Historia de enfrentamientos

Soldados iraníes muertos durante la guerra con Irak
Irán no olvida los miles de soldados muertos durante la guerra de Irak, en la que EE.UU. se alineó con Saddam Hussein.

The New Yorker recuerda en su artículo "El enemigo de mi enemigo" como Irán fue el némesis de Washington durante los ocho años de guerra con Irak, que contaba en ese momento con el apoyo de Occidente.

Pero la revista también hace un repaso de las declaraciones de los funcionarios civiles y militares estadounidenses durante los años de ocupación de Irak tras la Segunda Guerra del Golfo de 2003.

En 2007, el general David Petraeus, por ejemplo, acusaba a los iraníes de ser responsables de proveer "armas, entrenamiento, dinero y, en algunos casos, la dirección de operaciones que sin duda le han costado la vida a soldados estadounidenses".

Tres años después, el embajador estadounidense en Bagdad, James Jeffrey, estimaba que Irán había sido responsable de la muerte de más de mil soldados estadounidenses "y algunos de los incidentes más horrorosos en los que estadounidenses han sido secuestrados".