El dramático rescate en una cueva que tiene en vilo a Alemania

  • 16 junio 2014
Rescate
Grupos de rescate de Alemania, Austria, Suiza e Italia se encuentran en la zona para ayudar con las labores de traer de nuevo a la superficie al espeleólogo alemán accidentado la semana anterior.

Johann Westhauser está atrapado hace una semana en una fosa a 1.000 metros de la superficie, en el fondo de la cueva más profunda de Alemania.

Y sacarlo de allí podría tardar semanas.

Ocho días atrás, Westhauser, un experimentado espeleólogo de 52 años, se encontraba explorando la cueva Riesending (que en alemán significa "enorme objeto") una de las más hondas e intrincadas de Europa, con 19 kilómetros de extensión y 1.100 metros de profundidad, cuando tuvo un accidente que lo dejó gravemente herido y sin posibilidades de poder salir por sus propios medios.

La cueva está ubicada en la frontera con Austria en la zona conocida como Berchtesgaden y hasta allí había llegado Westhauser junto a dos compañeros más para continuar con una exploración iniciada anteriormente.

Después del accidente, uno de los compañeros buscó el camino de regreso y logró llegar a la superficie después de doce horas de ascenso para pedir ayuda.

Lo siguiente para Westhauser fue esperar bajo la tierra y en la oscuridad que alguien viniera por él.

Rescate
Las labores se han dificultado por los estrechos pasajes de la cueva donde ocurrió el accidente.

Cuando se reportó el accidente, se inició una enorme tarea de rescate formada por una fuerza multinacional, pero debido a los estrechos pasajes que comprenden la Riesending, se está convirtiendo en la extracción más costosa y extensa en la historia de Alemania, especulan los medios locales.

Este lunes, después de una semana sin poderse comunicar, Westhauser logró enviar un mensaje a los rescatistas mediante el sistema de comunicación que habían instalado allí.

"Me encuentro bien y le envío saludos a mi familia" fue el texto que se dio a conocer.

Rescate lento

Desde mediados de la semana anterior al menos 30 rescatistas de Alemania, Suiza, Austria e Italia se encuentran diseñando una estrategia para sacar a Westhauser con vida de allí.

La mayor dificultad: cuando el espeleólogo sufrió el accidente, se golpeó fuertemente la cabeza y el pecho. Eso lo inmovilizó en medio de un lugar de difícil acceso.

Según el reporte entregado por los rescatistas en la madrugada de este domingo un grupo de logró acceder al lugar donde se había accidentado Westhauser.

Entre ellos estaban dos médicos que hicieron un diagnóstico de la situación y declararon la gravedad del explorador.

Por esa razón la extracción no ha sido una operación rutinaria. Para sacarlo de allí hay que evitar que el espeleólogo sufra otro golpe que pueda comprometer más su delicado estado de salud.

"Hemos diseñado un sistema de seis bases. La idea es que vamos a ir transportarlo cada día hacia una de las bases", explicó a los medios uno de los rescatistas.

Westhauser había sido uno de los descubridores de esta cueva en 1992 y en el año 2002 también ayudó a elaborar el primer mapa del interior del lugar.

Los rescatistas iniciaron las labores de rescate desde que se conoció la noticia. Han establecido un sistema de seis bases en el interior de la cueva para traer de nuevo a la superficie a Westhauser.
Rescate
Los rescatistas reportaron que dos doctores lograron llegar hasta el lugar donde se encuentra el explorador accidentado, una de las cuevas más profundas y estrechas de Alemania.
Rescate
La cueva Riesending ("Enorme objeto" en alemán) tiene una extensión de 19 kilómetros y unos 1.100 metros de profundidad y está ubicada en la frontera de Alemania y Austria.
Rescate
Después de que los médicos decidan que Westhauser puede ascender a la superficie, se espera que su rescate se haga de forma gradual de una base a la otra.

Contenido relacionado