La papelera vuelve a enfrentar a Argentina y Uruguay

  • 13 junio 2014
UPM (Foto: AFP)

A través de una carta de inusual dureza, el gobierno de Argentina informó a Uruguay este viernes que volverá a recurrir ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) para demandar que su vecino violó el acuerdo dictado por ese Tribunal en el caso de la fábrica de celulosa UPM (exBotnia), ubicada sobre un río que ambos países comparten.

El Canciller argentino Héctor Timerman acusó a Uruguay de incumplir la sentencia del Tribunal al permitir que UPM aumente su producción, a pesar de las objeciones argentinas.

También dijo que su país "procederá a reevaluar todas las políticas de relacionamiento bilateral con Uruguay", como consecuencia de esta decisión.

Ambos países se habían enfrentado ante la CIJ en 2006 por la construcción de la papelera, conflicto que concluyó en 2010 cuando la Corte permitió su construcción, recomendando la creación de una comisión binacional para evaluar su impacto ambiental.

Desde entonces, las tensiones entre los vecinos rioplatenses se redujeron, aunque las autoridades argentinas siguieron manteniendo que UPM contamina las aguas del río Uruguay, algo que siempre negó el gobierno uruguayo.

Lea también: Cronología del conflicto por las papeleras

Vuelta atrás

El conflicto por la papelera se recrudeció en 2013 luego de que trascendiera que el presidente José Mujica había autorizado a la empresa finlandesa a aumentar su producción de 1,1 a 1,2 millones de toneladas por año, algo que objetó Argentina.

Héctor Timerman
La carta de Timerman acusa a Uruguay de haber realizado "un gesto inamistoso".

En la carta que envió al canciller uruguayo Luis Almagro este viernes, Timerman afirmó que "en el día de ayer el Gobierno argentino tomó conocimiento a través de una nota presentada por la Delegación Uruguaya ante la Comisión Administradora del Río Uruguay que su Gobierno ha autorizado hace seis días en forma definitiva el aumento de producción de UPM a 1.365.000 anuales".

Argentina calificó la decisión como "un gesto inamistoso" y dijo que "confirma la ruptura unilateral" por parte de Uruguay del "mecanismo de información y consulta previa establecido" por la CIJ.

Por su parte, Uruguay mantiene que condicionó el aumento de la producción a determinadas mejoras en la protección ambiental, que según las autoridades ya fueron cumplidas.

Según los medios locales, este nuevo conflicto por UPM se produce cuando está a punto de comenzar a funcionar una segunda planta de celulosa en el departamento uruguayo de Colonia, frente a Buenos Aires.

La pelea por UPM llevó a que activistas en la provincia argentina de Entre Ríos, ubicada a pocos kilómetros de la fábrica, cerraran por varios años el principal puente que une a Argentina con Uruguay, en señal de protesta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.