¿Qué revela el libro de Hillary Clinton de sus aspiraciones presidenciales?

  • 11 junio 2014
Hillary Clinton y su libro
El martes salió a la venta el libro de memorias de la ex secretaria de Estado de EE.UU.

Si bien restan más de dos años para la próxima elección presidencial en Estados Unidos, parece que Hillary Clinton no puede escapar a un tema recurrente: ¿se lanzará o no como candidata a la Casa Blanca?

La idea de una posible candidatura presidencial surgió hace dos años, cuando la ex primera dama estadounidense todavía estaba al frente del Departamento de Estado de EE.UU.

Y el lanzamiento de su nuevo libro de memorias, titulado "Hard Choices" (Decisiones difíciles), no ha hecho sino reforzar tales especulaciones.

Para muchos, la publicación del libro, que salió a la venta este martes y se concentra en sus vivencias durante los cuatro años que ejerció como secretaria de Estado, constituye el preámbulo -o más bien una suerte de lanzamiento no oficial- de una potencial candidatura para las elecciones de 2016.

Libro de Hillary Clinton
El libro "Hard Choices" (Decisiones difíciles) salió a la venta el martes en EE.UU.

Lo cierto es que el libro ha sido objeto de una fuerte campaña promocional y hoy el rostro de Hillary Clinton es una presencia obligada en los principales medios de EE.UU.

En 2008, Hillary Clinton compitió por la candidatura del Partido Demócrata y perdió ante el entonces senador y actual presidente, Barack Obama.

Ella sostiene que en aquel entonces debió enfrentar prejuicios sexistas, muchas veces frontales, otras tantas soterrados.

Pero piensa que en 2016 las cosas pueden ser distintas para una candidata presidencial.

En una entrevista publicada el martes por el diario estadounidense USA Today, Clinton dice que en la próxima elección, una mujer -sea ella o cualquier otra- se topará con un escenario político distinto, mucho más amistoso que el que ella confrontó en 2008.

"Se siente diferente", dijo. "Se siente como si nuestro país, nuestra sociedad hubiera pasado por un proceso de aprendizaje".

Campaña sin candidata

En un bar del centro de Chicago, a casa llena, el comité de acción política "Listos para Hillary" (Ready for Hillary) trabaja a toda máquina.

Entre música y tragos, el grupo -integrado por simpatizantes, excolaboradores suyos y hasta seguidores de Obama, algunos de los cuales trabajaron en 2008 en contra de ella- está concentrado activamente en su candidatura presidencial.

Y a lo largo del país, están sentando las bases para que la postulación se haga realidad (Clinton no está afiliada formalmente con el grupo).

Bus de "Listo por Hillary"
El comité de acción política "Listos para Hillary" trabaja para lograr que se lance como candidata.

Además, ya están recolectando fondos: por US$20,16 los partidarios de la ex primera dama pueden mezclarse con políticos y senadores. Para ellos, no existen dudas de que Clinton lanzará su candidatura y muchos están convencidos de que ganará y se convertirá en la primera mujer presidente de Estados Unidos.

Es como una campaña presidencial sin un(a) candidato(a) presidencial.

Y mientras todo esperan que Clinton tome su decisión, ningún otro contendor del Partido Demócrata parece estar trabajando por la nominación partidista, lo que ha generado críticas de que ella ha trancado las decisiones de los demás.

En una entrevista con ABC News para promocionar su libro, Clinton dijo que otros candidatos deberían hacer lo que sientan es correcto. Y añadió que tomaría una decisión "cuando sienta que es correcto para mí".

Pero, en las filas del Partido Demócrata pocos se atreven a apostar que ella no se lanzará.

"No sé si haya un escenario alternativo en el que yo incluso haya pensado", dijo el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, en el evento de Chicago.

"Queremos que ella sepa que es nuestra primera elección. Esperamos que diga que sí, estamos listos para arrancar. Hillary es nuestra mejor abanderada para la carrera", añadió.

Malas decisiones

La gira de promoción del libro, que la está llevando a cruzar el país de un extremo a otro, es visto como un esfuerzo no demasiado sutil para medir la temperatura de las aguas y reconectar con los votantes, luego de haber permanecido durante cuatro años en el Departamento de Estado, alejada de los vaivenes de la política interna.

Por su parte, los republicanos piensan que Hillary Clinton sería una formidable candidata y oponente, por lo que el partido ya está concentrado a tiempo completo en hacer trizas su récord como secretaria de Estado.

También están listos para retroceder en el tiempo, en busca de algo que no haya sido descubierto aún o que pudiera ser visto bajo una luz distinta.

Sean Spicer, director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano, dice que todavía hay una serie de aspectos desconocidos acerca de Clinton.

"Necesitamos hacer todo cuanto podamos para lograr que la gente entienda que hay otro lado, que este libro que ahora presenta no es sólo acerca de decisiones difíciles, sino acerca de malas decisiones", señala Spicer.

"Y queremos asegurarnos de que mientras ella somete a prueba su campaña, nosotros le decimos a la gente que hay otro lado... una serie de fracasos políticos".

Lo cierto es que la ex primera dama nunca ha sido tan popular. El tiempo que estuvo alejada de la política y de las contiendas obró en su beneficio, aunque los índices de popularidad han caído desde que salió del Departamento de Estado.

Pero sus críticos y detractores aún están ahí, tal vez incluso más virulentos que en 2008 debido a que sus posibilidades de ganar -si se lanza- son más elevadas que la vez anterior.

Algunos de los ataques sobre su estado de salud y si sufrió daño cerebral tras una conmoción en 2012, son sólo ejemplos de la virulencia que le espera.

Bill y Hillary Clinton
Para los miembros del grupo "Detengan a Hillary", la ex secretaria de Estado forma parte de la "maquinaria liberal Clinton".

Pocos o ningún otro candidato en la historia estadounidense parecen inspirar tanta ira en algunos sectores de la población.

Maquinaria liberal Clinton

"La realidad es que Hillary Clinton es parte de la maquinaria liberal Clinton. Hay tres palabras allí: liberal, Clinton, maquinaria. Y eso asusta a mucha gente en Estados Unidos", dice Garret Marquis, el portavoz nacional de la campaña "Detengan a Hillary" (Stop Hillary).

"Y esa ha sido una fuerza política divisora durante 20 años en Estados Unidos", añade. "Hillary Clinton es la continuación de Barack Obama, es la continuación de esas políticas liberales que, francamente, están destruyendo a EE.UU. Están destruyendo a EE.UU. adentro y afuera", añade.

A ojos de sus simpatizantes, abundan las razones para apoyar su candidatura: que sea la primera mujer al frente de la presidencia de Estados Unidos, que se enfoque en una serie de temas de la agencia nacional muy queridos por ella, que proponga su visión para el liderazgo global estadounidense.

Pero lo feo de los ataques políticos y el agotador calendario de la campaña tendrá un peso importante en su proceso para tomar la decisión.

Por ahora Clinton prosigue con su campaña suave, hablando en eventos en todo el país, dando entrevistas sobre su libro y esquivando preguntas sobre una carrera presidencial.

Claramente, se deleita con ser el foco de la atención. Y mientras continúe en la gira de promoción del libro, y luego cuando arranquen las actividasdes de las próximas elecciones de mitad de periodo -en noviembre-, la ex primera dama se hará todavía más visible en el escenario nacional.

Su desafío será medir el ritmo de sí misma y mantener el impulso hasta que esté lista para hacer un anuncio definitivo.