Los brasileños que alientan a Argentina en el Mundial

  • 15 junio 2014
  • comentarios

Marcus Guimarães es brasileño, pero con un creciente clima de Mundial de fútbol en su país camina por Río de Janeiro con la camiseta del eterno rival: la albiceleste de Argentina.

Más que un acto de simpatía por el país vecino, lo de Guimarães es una suerte de abjuración del seleccionado brasileño.

"Voy a hinchar por Argentina en este Mundial porque Brasil organizó muy mal la competición", explicó y criticó el precio de las entradas, los gastos en estadios y el fútbol "muy lejos del pueblo" que despliegan Neymar y compañía.

Con 18 años, este estudiante de historia ha dado su apoyo a una página de Facebook donde los cariocas alientan por un triunfo argentino en una eventual final ante Brasil el 13 de julio.

Esta convocatoria en la red social reunía 16.200 respaldos hasta el viernes. No es el talento de Messi que los entusiasma, sino un comentario hecho por el alcalde de Río hace un año.

"Si Argentina le gana a Brasil, en la final, me mato", bromeó Eduardo Paes en declaraciones al diario británico The Guardian. "Ya tienen a Messi y al Papa. No pueden tenerlo todo".

Muchos de sus críticos han decidido responderle también con humor, y así fue como creció toda una hinchada virtual por el Apocalipsis deportivo brasileño.

"Vamos juntos, vamos…", invita la página en internet, símbolo peculiar del amplio descontento en Brasil con el gran costo del Mundial en un país con enormes problemas de servicios públicos.

Página de Facebook de los brasileños que apoyan a Argentina durante el Mundial
La página en Facebook tiene casi 16.000 seguidores.

Fútbol y política

La falta de apoyo de los brasileños a su propia selección supone un reto hasta para el gobierno de Dilma Rousseff, que apela a la pasión nacional por el fútbol y la Verdeamarela.

Rousseff recordó hace unos días cuando estaba presa en 1970 por pertenecer a una guerrilla de izquierda y muchos cuestionaban si alentar por Brasil en el Mundial de ese año favorecería a la dictadura militar que reprimía y torturaba. Pero ella negó haberse planteado tal duda.

La presidenta rechazó las críticas a la Copa que se avecina y sostuvo que buena parte de la inversión pública realizada trascenderá el evento y será un legado para el país.

Marcus Guimarães
"Voy a hinchar por Argentina en este Mundial porque Brasil organizó muy mal la competición", dice Marcus Guimarães.

Sin embargo, tres de cada cinco brasileños creen que el Mundial le quita dinero a servicios públicos como salud y educación, según una encuesta del Centro de Investigaciones Pew.

Otro sondeo de Unicarioca reveló el mes pasado que sólo 55% de los habitantes de Río alentarían a Brasil en el Mundial, mientras 22% no querían que el país gane y al 23% restante no les gusta del fútbol.

Un tercer estudio realizado en 19 países por la empresa de sondeos en internet YouGov, publicado en el blog Upshot del diario The New York Times, encontró que el primer país por el que los brasileños iban a alentar en contra en el Mundial era Argentina (34%) y el segundo… el propio Brasil (6%).

De todos esos críticos, un caso especial son quienes esperan que Argentina alce la Copa en el estadio de Maracaná porque creen que es lo peor que podría pasarle a Brasil: haber gastado más de US$11.000 millones para que gocen sus archirrivales.

Diferentes analistas estiman que si la Seleção fracasa en su objetivo de ganar el Mundial en casa, como ya le ocurrió en 1950 al perder la final con Uruguay, la crispación social podría aumentar.

Allan Modesto, un brasileño profesor de castellano en escuelas municipales y estatales de Río, fue a una reciente protesta callejera de su gremio con la camiseta celeste de Uruguay, el país por el que alentará en el Mundial.

"No queremos que Brasil gane la Copa", señaló. "Si no pasa Uruguay, que pase Argentina porque el alcalde de esta ciudad nos prometió un suicidio si Argentina gana".

Bromas y lealtades

Quien creó la página de Facebook para cariocas hinchas de Argentina es Diedro Barros, un periodista de 30 años que se define como socialista y se declara "muy sorprendido" por el apoyo a su propuesta.

"La creé como una broma. No esperaba que la página tuviese tanta repercusión", dijo, aunque anticipó que el "hincha brasileño de verdad" terminaría alentando a su país.

Barros sostiene que él hará fuerza para que Argentina llegue a la final, pero si el último juego es realmente con Brasil sabe que su corazón se teñirá de amarillo y verde.

En la página de la red social hay desde quienes comentan que por primera vez quieren que Brasil pierda hasta algunos como Jorge Azevedo, que opina que "alentar contra la selección es una cabronada" aunque comparta la rabia con los políticos.

Diedro Barros
Diedro Barros es el creador de la página en Facebook.

También hay argentinos que se ríen de la situación y brasileños que les responden, o uno que anuncia una promoción de cervezas para quienes vayan a su bar de Río con la casaca albiceleste.

Ver brasileños vistiendo la camiseta argentina es bastante frecuente en estos días, aunque muchos lo hacen por mera simpatía por el país vecino, sin otras connotaciones.

Es el caso de Moacir Oliveira, un analista de sistemas de 31 años que siente gratitud por los argentinos desde que la moto en que viajaba por ese país se rompió y lo auxilió gente que le invitó a un asado.

"No tengo nada contra los argentinos", dijo Oliveira, aunque aclaró que la única posibilidad de que aliente por ellos en el Mundial sería si su país quedase eliminado.

Río se ha llenado de camisetas albicelestes en los últimos días, con la llegada de miles de argentinos para el debut mundialista de su país ante Bosnia y Herzegovina en el Maracaná este domingo.

Pero los cariocas que las vestían desde antes avisan que llevar los colores del mayor rival futbolístico de Brasil puede deparar sorpresas en Río.

"No hay ningún problema en relación a violencia", aclaró Guimarães.

"Pero generalmente te hacen bromas, dicen que Argentina está llena de maricones… Eso es normal, ya estoy acostumbrado", sostuvo.

Y aseguró que él evita responder, sólo ríe.

Moacir Oliveira
Moacir Oliveira siente gratitud por los argentinos porque lo ayudaron cuando visitó el país.