Qué aprendieron los empresarios exitosos de sus padres

  • 4 junio 2014

Cuando era niño, Joe Plummeri veía cada noche a su padre preparar cuidadosamente su traje y su camisa para ir al trabajo el día siguiente.

"Cuando te levantes por la mañana debes estar listo para salir", decía su padre, Samuel.

"Mi padre creía que todo era posible así que yo creo que todo es posible", asegura Joe Plummeri.

Cuando Samuel Plummeri tenía más de 80 años y estaba recuperándose de un quíntuple bypass de corazón, su hijo le rogó que descansara.

Pero su padre tenía otras ideas y había decidido que su próximo proyecto sería revitalizar su ciudad natal, Trenton, en Nueva Jersey, comprando un equipo de béisbol.

Temiendo que el proyecto afectara la salud de su padre, Joe intentó disuadirlo.

Pero Samuel siguió con su plan. Convenció a la municipalidad local de construir un estadio de US$16 millones y comenzó a llamar a dueños de equipos de béisbol en EE.UU. hasta que halló uno dispuesto a vender su club.

Joe es ahora copropietario del equipo Trenton Thunder y la presencia del estadio ha atraído otras inversiones como restaurantes y oficinas, tal como soñaba su padre.

"Mi padre creía que todo era posible así que yo creo que todo es posible", afirma Joe.

Ésa es la filosofía que ha inspirado la carrera de Joe, actual vicepresidente de la firma de pagos globales First Data.

Joe era antes presidente y director ejecutivo de la compañía global de seguros Willis y fue uno de los artífices de la venta de la empresa por US$2.100 millones a Hilb Rogal & Hobbs, una de las transacciones más importantes en el sector en la última década.

Joe Plummeri (der.) dice que su padre se volvió cada vez más sabio.

Valores de la niñez

Joe Plummeri no es el único empresario que atribuye buena parte de su éxito a la sabiduría de sus progenitores. Directores ejecutivos de algunas de las mayores compañías del mundo aseguran que el secreto de su carrera está en los valores que absorbieron cuando niños.

Martin Sorrell es el fundador y director ejecutivo de la mayor empresa de publicidad, WPP. Sorrel relata que su padre debió dejar el colegio a los 13 años y tenía grandes ambiciones para su hijo, especialmente luego de la muerte de su progenitor, quien falleció al nacer.

Jugador de béisbol de los Trenton Thunder
Joe compró el equipo de béisbol Trenton Thunder.

Fue su padre quien le aconsejó que comprara una empresa en sus primeras etapas de crecimiento, por lo que invirtió en una compañía británica que inicialmente fabricaba canastos metálicos para supermercados.

Sorrell expandió la compañia a través de nuevas adquisiciones hasta lograr un imperio global cuyo valor se estima en más de US$27.000 millones.

"Mi padre siempre me decía: 'construye una reputación en una industria que disfrutes. Luego, si quieres involucrarte en una empresa que ya está establecida, hazlo como una misión de vida. No saltes de una oportunidad a otra'".

Sorrell, ahora con más de 60 años, dice que su estilo pragmático y su forma de involucrarse en temas del día de la compañía como la contratación de empleados senior, están inspirados en los consejos de su padre, quien siempre le advertía:

"Si dejas de estar al tanto de los detalles, pierdes contacto con la realidad de la compañía".

Martin Sorrell relata que su padre le aconsejó siempre estar al tanto de los detalles.

"Influencia increíble"

El experto en liderazgo Steve Tappin dice que el éxito de quienes ocupan los mayores cargos ejecutivos depende en gran medida de la influencia de sus padres.

"La determinación y los valores que adquirieron en su infancia es lo que marca la diferencia entre un director ejecutivo y otro", dice Tappin.

Walter Robb, uno de los directores ejecutivos de la cadena de tiendas de productos naturales Whole Foods, dice que aún pide consejos laborales a su padre, a quien describe como una "influencia increíble", especialmente en sus relaciones con los empleados.

"Sigue siendo un verdadero mentor y me da consejos sobre cómo me proyecto, cómo me comunico. Básicamente, sus apreciaciones tienen que ver con ética e integridad, con hacer lo que es correcto por otras personas y con valores esenciales".

Walter Robb
Walter Robb dice que su padre tuvo influencia en cómo trata a sus empleados.

"Tratar bien a los empleados"

Guo Guangchang, fundador y presidente de una de las principales empresas chinas, Fosun, asegura que su compañía ni siquiera existiría si no fuera por sus padres.

Cuando decidió crear una empresa en Hong Kong luego de graduarse de la universidad, su motivación era esencialmente ofrecer a sus padres un mejor estándar de vida.

"Mi prioridad era ganar dinero para que mis padres vivieran mejor", afirma.

A pesar de su exito, sus padres lo exhortaron a usar su riqueza no sólo para ayudarlos, sino para contribuir a la sociedad. Gracias a sus padres, asegura, aprendió a enfocarse no sólo en el crecimiento financiero de su empresa sino en su impacto social a largo plazo.

Lo que más le importa a sus padres, afirma, es que trate bien a sus empleados.

Y John Donahoe, ejecutivo del sitio de subastas online eBay, señala que luego de cada informe financiero trimestral, sea bueno o malo, su padre le envía un correo diciendole que ha hecho un buen trabajo y asegurándole que está orgulloso de él.

Donahoe dice que uno de los consejos más importantes para su vida diaria es el que su padre le dio cuando era niño.

"Pregunta, investiga, escucha, aprende". Mi padre me dijo eso hace 50 años y es probablemente el consejo que más aplico cada día".