Venezuela: nuevas medidas para poder seguir volando, pero ¿a qué precio?

  • 28 mayo 2014
Maiquetía
Aún se desconoce qué impacto tendrá la medida en los viajeros venezolanos.

Durante los últimos años Venezuela ha sido, al mismo tiempo, uno de los lugares con los boletos aéreos más caros del mundo, pero también los más baratos: una consecuencia más del estricto sistema de control de cambio que opera en este país suramericano.

Pero para empezar a solucionar el problema de su creciente deuda con las líneas aéreas internacionales –que ya llevó a Alitalia a anunciar su próxima salida del país y a Lufthansa a interrumpir la venta local de pasajes– las autoridades parecen haberse puesto de acuerdo con éstas para intentar devolverle un poco de racionalidad al mercado.

Lea también: ¿Cómo afecta la salida de Alitalia?

La medida, sin embargo, seguramente impactará con fuerza el bolsillo de los viajeros venezolanos. O, por lo menos, el de aquellos que no puedan acceder a dólares baratos.

Porque, a partir del próximo primero de julio, el precio de los pasajes en moneda local se calculará empleando la más alta de las tres tasas de cambio oficiales que existen en el país: el Sicad II, donde un dólar equivale a aproximadamente 50 bolívares.

Y un cálculo aritmético simple ha llevado a algunos a concluir que eso multiplicará por cinco el precio de los boletos, pues actualmente estos emplean la tasa del primer Sistema Cambiario Alternativo de Administración de Divisas (Sicad): es decir 10,90 bolívares por dólar.

Aunque, en realidad, la cosa no es tan sencilla. Y el tamaño del inevitable aumento en el precio de los boletos en moneda local aún está por determinarse.

"Precios sincerados"

Efectivamente, según el ministro para el Transporte Acuático y Aéreo de Venezuela, Hebert García Plaza, antes de utilizar la nueva tasa las autoridades trabajarán con las aerolíneas "para ajustar hacia abajo el precio en dólares de los pasajes".

"De esta forma, en conjunto, trabajaremos para llevar los pasajes aéreos a un precio real. Todo esto antes de ser pasados a Sicad II", dijo García Plaza.

alitalia
Alitalia ya anunció que no volará más a Caracas.

Y el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (ALAV), Humberto Figuera, le confirmó a BBC Mundo que esa es una posibilidad. Aunque también advirtió que dependerá del cumplimiento de ciertas condiciones, entre ellas la cancelación de la deuda de casi US$4.000 millones que el gobierno tiene con las aerolíneas internacionales.

"Hasta la fecha de hoy, y mientras subsista la deuda, el precio de los boletos está presionando los altísimos costos financieros y de oportunidad", explicó Figuera.

"Pero si hay una cancelación de la deuda, y hay una programación de los pagos de las ventas mensuales en 2014, que se cumpla, esos costos se le van a poder restar al precio de los boletos".

"Y eso va a traer como consecuencia que los precios en dólares se sincericen y se pongan al mismo nivel que están en otros países del área", aseguró el presidente de ALAV.

Dos realidades

Para muestra, un botón: si se hacen comparaciones en dólares a la actual tasa del Sicad, los pasajes comprado en Venezuela pueden llegar a costar hasta el doble que aquellos a los mismos destinos comprados, por ejemplo, en Colombia a pesos colombianos.

Pero si el cálculo se hace a precios del mercado negro –que esta semana cotizaba los dólares en más de un 600% por encima del Sicad– los boletos, por el contrario resultan increíblemente baratos.

"Un vuelo a Europa desde Colombia a lo mejor está costando US$1.000, US$1.500 y en Venezuela es posible que esté por los US$2.000", ejemplificó Figuera.

Air Canada
Air Canada suspendió sus vuelos a Venezuela.

Al actual precio del Sicad, US$2.000 son 21.800 bolívares, cantidad que esta semana se podía conseguir en el mercado negro de divisas por US$325.

Mientras que a precios del Sicad II US$2.000 son 100.000 bolívares, equivalentes en el mercado negro a 1.500 dólares estadounidenses. Y la diferencia con Bogotá no será tan grande incluso si los precios en dólares se ajustan a la baja.

Las autoridades seguramente esperan que la reducción del diferencial también ayude a disminuir la demanda de pasajes, uno de los factores que también ha contribuido a mantener los precios elevados.

Mientras que el uso del Sicad II también debería hacer más manejable los pagos en divisas a las aerolíneas por parte del gobierno –que hasta el año pasado se manejaban a la tasa del Cencoex, de 6,3 bolívares por dólar– lo que también debería evitar que se siga incrementando su deuda millonaria.

Lea también: Gobierno de Venezuela anuncia pago de deuda a seis aerolíneas internacionales

Impacto diferenciado

El impacto final sobre los usuarios, por su parte, muy probablemente será diferenciado.

Aquellos que tienen acceso a dólares baratos o los pueden recibir de familiares en el extranjero solamente perderán una ganga.

Pero aquellos que ganan y gastan en bolívares tendrán cada vez más difícil salir de viaje.

Y, para que todo funcione, el gobierno tiene además que solucionar el problema de su deuda con las aerolíneas y garantizar el flujo de los pagos, lo que eventualmente también podría permitirles a éstas aumentar sus frecuencias y la capacidad de sus aeronaves.

Porque de lo contrario, advierte Figuera, los problemas podrían más bien agravarse.

"Si esas circunstancias no se dan, y vamos al Sicad II, lo que se viene es el caos", concluyó el vocero de las líneas aéreas.