BBC navigation

¿Falseó Thomas Piketty los datos sobre la desigualdad?

Piketty

El sorprendente best seller del economista francés Thomas Piketty sobre el aumento de la desigualdad global sigue dando que hablar.

El Financial Times publicó una dura crítica a los datos de su libro "El capital en el siglo XXI" y el semanario The Economist le contestó saliendo en su defensa.

Según Chris Giles, editor económico del Financial Times, Piketty comete errores en las proyecciones que hace para épocas en las que no había información, en el método que usa para distintos países y en un uso tendencioso de las estadísticas para probar su principal tesis, que la riqueza ha aumentado a mayor velocidad que el crecimiento económico en los últimos 300 años con un fuerte incremento de la desigualdad.

En una carta de respuesta al periódico británico, Piketty defendió sus conclusiones.

"Tenemos que trabajar con la información que hay que es muy heterogénea: datos sobre la herencia, la propiedad, escasa información sobre la propiedad y riqueza y las declaraciones impositivas. A estos datos hay que hacerles además ajustes para homogeneizar las comparaciones entre distintos países. De hecho, es posible que mi estimación de la concentración de la riqueza sea conservadora y que la realidad sea peor de lo que he medido", señala Piketty.

Impacto y polémica

Cartel de un meeting de Obama

La tesis de la obra de Piketty es que el capitalismo produce una creciente desigualdad.

El libro fue publicado en inglés el pasado 10 de marzo y trepó al número uno de las obras más leídas de Amazon en abril, hecho más que sorprendente si se tiene en cuenta que es un mamotreto de 650 páginas, lleno de datos y estadísticas.

clic Lea también: La nueva estrella de la economía mundial

Su impacto fue comparado con el que tuvo Adam Smith en el siglo XVIII, Karl Marx en el XIX y John Maynard Keynes en el XX, pero fue el corolario de la tesis fundamental del libro el que más contribuyó a la polémica.

"Es lógico que un libro de casi 700 páginas de ese alcance, escrito por alguien de formación neoclásica, que rechaza las fórmulas matemáticas para recuperar una visión histórica de la economía, sucite esta crítica de los que están interesados en sacar el tema de la agenda global"

Jorge Gaggero, miembro fundador de Tax Justice en América Latina

Si el análisis histórico de Piketty es correcto, el capitalismo tiene una falla sistémica: produce una creciente desigualdad.

Este diagnóstico fue virulentamente criticado por importantes sectores de la prensa de derecha anglosajona, desde The Wall Street Journal del grupo Murdoch hasta el británico Daily Telegraph.

Pero es la crítica del Financial Times, enfocada en la base de datos de Piketty, la que puso en tela de juicio el valor mismo del libro.

En su defensa salió el viernes pasado un medio de indudable filiación capitalista: The Economist.

"La repercusión por la crítica del Financial Times contenía cierta apenas disimulada satisfacción de los detractores de Piketty, muchos de los cuales no han leído el libro. La mayoría de los datos recogidos por Piketty y otros economistas han sido usados para crear el 'World Top Income Database'. Este trabajo no ha sido cuestionado. Hay un par de errores que parecen ser de transcripción o de ajustes hechos a datos que requieren una evaluación del investigador", señala el semanario británico.

En gran medida los ataques a "El capital en el siglo XXI" se deben a que, si las premisas del libro son correctas, las implicaciones a nivel de política económica son claras.

Según Jorge Gaggero, miembro fundador de Tax Justice en América Latina, hay una clara puja de intereses en torno a la polémica.

"Es lógico que un libro de casi 700 páginas de ese alcance, escrito por alguien de formación neoclásica, que rechaza las fórmulas matemáticas para recuperar una visión histórica de la economía, sucite esta crítica de los que están interesados en sacar el tema de la agenda global", indicó a BBC Mundo.

¿Piketty subestima la desigualdad?

Otra crítica que se le ha hecho al libro es que, en realidad, subestima la desigualdad al utilizar un cálculo muy conservador de la riqueza en paraísos o guaridas fiscales.

clic Vea también: La riqueza oculta de los millonarios alimenta la desigualdad

Piketty con su libro

El mismo Piketty reconoce la necesidad de una mejor contabilización de la riqueza oculta.

En su trabajo, Piketty se basa en los datos de otro investigador de la Paris School of Economics, Gabriel Zucman, quien calcula en unos US$8 billones la riqueza oculta en las guaridas fiscales.

El estudio de Zucman se basa en los datos disponibles de estudios macroeconómicos (balanza de pagos, por ejemplo) y solo incluye activos financieros, dejando afuera otro tipo de riqueza (yates, obras de arte, etc).

Según un informe de James Henry, profesor del Centro para la Inversión Internacional Sostenible de la Universidad de Columbia, sobre la riqueza oculta ("The price of offshore revisited"), Piketty incurre en una subestimación que minimiza la desigualdad real planetaria.

"Hay unos US$21 billones ocultos en guaridas fiscales. La mitad de esta suma está en manos de las 91.000 personas más ricas del mundo, un 0,001% de la población mundial, que controla una tercera parte de toda la riqueza mundial. Pero más allá de este error sobre el monto y crecimiento de esta riqueza oculta, que el mismo Piketty ha admitido, los cuestionamientos que se le han hecho son triviales ", indicó Henry a BBC Mundo.

En su carta al Financial Times, el mismo Piketty reconoce la necesidad de una mejor contabilización de esa riqueza oculta.

"En realidad es muy posible que mis propias estimaciones no tomen plenamente en cuenta la riqueza offshore o en paraísos fiscales, algo que profundizaría la desigualdad", señala el economista.

El otro libro de Piketty

En otro trabajo de Piketty, editado con el británico Anthony Barnes Atkinson y publicado por la Universidad de Oxford, "Top Incomes, a Global Perspective", hay dos análisis diferenciados: el de los países desarrollados en el primer tomo y de los países en desarrollo en el segundo.

En este segundo tomo, que abarca a muchas naciones asiáticas (India, China, Japón, Indonesia, Singapur) y fue publicado en 2010, figura una sola de América Latina: Argentina.

"Hay unos US$21 billones ocultos en guaridas fiscales. La mitad de esta suma está en manos de las 91.000 personas más ricas del mundo, un 0,001% de la población mundial, que controla una tercera parte de toda la riqueza mundial"

James Henry, Centro para la Inversión Internacional Sostenible

El autor de este estudio, Facundo Alvaredo, que ha colaborado con Piketty en la Paris School of Economics, señala que durante mucho tiempo Argentina fue identificada como una de las economías con menor desigualdad relativa en América latina, pero que durante los 80 y 90 el aumento de la desigualdad ha superado el promedio de América latina.

Las polémicas consecuencias de este análisis se ven en la valoración que hace del Peronismo como el período en que "el gobierno se embarcó en una fuerte política redistributiva durante tres años (entre 1946 y 1949), estableciendo las bases para el estado del bienestar y el desarrollo de la poderosa clase media que caracterizó al país hasta fines de la década de 1960".

El impacto de una perspectiva político-económica semejante sobre toda la región, calificada como la más desigual del mundo, es evidente.

En medio de la polémica una cosa es indudable: el trabajo de Piketty ha estimulado una nueva camada de investigaciones sobre el tema.

"En los últimos 10 años ha habido un creciente interés sobre la desigualdad, pero ninguno con un aporte tan abarcativo como el de Piketty. Esto está abriendo puertas a nuevas investigaciones que mejorarán los datos y la información", indicó a BBC Mundo Gaggero.

De ahí a un cambio de política global hay un largo trecho.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.