BBC navigation

Por qué los ricos siguen siendo ricos

Última actualización: Domingo, 25 de mayo de 2014
Mujer dorada

Cómo hacerse rico y seguir siéndolo

Cuando muchos de nosotros tenemos un poco de dinero para invertir, lo más probable es que compremos participaciones de un fondo de inversión o acciones, si es que antes no nos lo gastamos en el aparato tecnológico de moda.

Los ricos de verdad no hacen eso.

Ellos suelen invertir su dinero en propiedades, obras de arte, negocios y otras inversiones con las que el resto de nosotros sólo podemos soñar.

La manera en la que este peculiar grupo utiliza su dinero lo diferencia del resto de los mortales, y hace que su balance de cuentas sea siempre positivo.

Tomemos como ejemplo a Joshua Coleman, de 27 años. Cuando su familia vendió su compañía de telecomunicaciones con sede en Chicago por US$400 millones en el año 2004, nadie de la familia salió corriendo a comprar algo extravagante.

En cambio, buscaron asesoramiento sobre cómo conservar su nueva riqueza e incluso ayudarla a crecer. Y esa búsqueda en sí le dio la idea a Coleman para su próximo negocio: en 2011 lanzó Momentum Advanced Planning, una empresa que conecta a las personas con expertos en impuestos, asuntos legales y riqueza.

Si algún día el negocio se vende, él podrá ver un gran retorno de inversión, así como pasó con el primer negocio familiar.

Si usted piensa que empezar un negocio es una manera extraña de invertir su dinero, entonces probablemente no se encuentre entre los ultrarricos.

Las personas que tienen al menos US$30 millones en activos -conocidos como "individuos con patrimonio neto ultra alto"- invierten en acciones y bonos, pero también multiplican su dinero comprando empresas e invirtiendo en valores inusuales, como el arrendamiento financiero o contrato de leasing de una aerolínea.

"Se llama riesgo alfa", dice Coleman. "Este tipo de inversiones puede tener muchos aspectos positivos".

Pero también desventajas: estas inversiones presentan mayores riesgos que las más tradicionales, por lo que hay una mayor probabilidad de perder mucho dinero. Además, son mucho menos líquidas que las acciones y podría llevar meses o incluso años hasta poder ver el dinero de una inversión.

Sin embargo, incluso si usted no tiene millones para invertir, puede aprender bastante acerca de cómo los ricos obtienen altos retornos de inversión y aplicarlo en su propia cartera.

A continuación, en qué invierten los ricos para seguirlo siendo y cómo seguir su ejemplo.

¿Inversiones que son sólo para ricos?

Aviones

Los ricos tienen acceso a una franja de inversiones que la mayoría de la gente ni siquiera sabe que existen.

Uno de ellos son los fondos de inversión de capital fijo, una inversión a largo plazo donde el dinero queda atado por al menos cinco años, ofrecen a los adinerados altos retornos de inversión y rédito.

Otro ejemplo son inversiones en actividades como el arrendamiento de aeronaves, un área floreciente, señala Ian Marsh, CEO de gestión de activos de Fleming Family and Partners de Londres, una firma de gestión de riquezas que fue creada inicialmente para conservar la fortuna de Ian Fleming, el creador de James Bond.

Sus clientes trabajan con una compañía llamada Doric, que usa el dinero de los inversionistas para comprar aeronaves las cuales son arrendadas a las grandes aerolíneas.

Los inversionistas retirarán el dinero del fondo cuando se vendan los aviones pero, mientras tanto, pueden recibir un 9% de rentabilidad anual, por el arrendamiento de los aviones. Compare eso con la rentabilidad promedio, que es de aproximadamente el 3%, según el S&P 500 de Standard and Poor’s, el principal índice bursátil de Estados Unidos.

Algunos fondos de capital fijo requieren cientos de miles de dólares para entrar, pero los fondos de arrendamiento de aerolíneas de Doric tienen una cuota de entrada más accesible, dice Marsh. Su serie de fondos SKY CLOUDS, que compra aeronaves Airbus A380-800 y las arrienda a Emirates Airlines, requiere una inversión mínima de US$14.000 y una cuota única del 5% de la inversión inicial.

Otra opción, por la que están optando varios inversionistas con patrimonio neto ultra alto de Reino Unido y otras partes del mundo, es comprar tierras de cultivo.

A medida que la población mundial crezca, la demanda de alimentos aumentará y quienes tengan tierras agrícolas de alta calidad podrán obtener buenos retornos de inversión, apunta Marsh. La tierra cultivable es un recurso finito, así que cuanto más difícil de conseguir, mejor será el retorno.

Según Marsh, las buenas tierras pueden dejar un rendimiento del 4% anual para el inversionista, y además se valorizan con el tiempo.

Son pocos los inversionistas comunes que pueden afrontar los costos de invertir en fondos de aeronaves o comprar una parcela de tierra fértil, pero hay otros fondos de capital fijo más accesibles que ofrecen una alternativa para invertir en infraestructura a nivel mundial.

Hay empresas que cotizan públicamente y sus acciones se pueden comprar en el mercado de valores. Por ejemplo, Glandstone Land es una compañía que cotiza en Estados Unidos que compra tierras de cultivo.

Compre más negocios

Monopolio

Comprar otras empresas es algo natural para las personas adineradas, muchas de las cuales han hecho su dinero como dueños de compañías.

Coleman invierte en varias compañías diferentes, sobre todo en las áreas de servicios profesionales y tecnología. Tiene participaciones en tantas operaciones que no podría dar un número exacto.

"Son muchísimas", le confiesa a la BBC.

Por lo general, él invierte con un grupo de inversionistas y una firma de capital privado, y gasta más de US$1 millón para adquirir parte de la operación.

Es divertido ver cómo las empresas pasan de no tener nada a tener algo y muchos inversionistas tienen la experiencia y los contactos necesarios para poder empezar un negocio desde cero, dice David Rose, un emprendedor ultrarrico radicado en Nueva York, autor de "Angel Investing: The Gust Guide to Making Money and Having Fun in Startups".

"Imaginate haber podido invertir en Google cuando todavía estaban en su casa rodante", exclama. "Uno habría podido reunirse con los fundadores semanalmente, haber sabido qué estaba sucediendo y haber visto crecer al negocio. ¡Puede ser muy divertido!".

También puede ser lucrativo. A pesar de que los inversionistas arriesgan su dinero (el 50% de las startups quiebran), un inversionista adinerado puede multiplicar entre 20 y 50 veces su inversión inicial con una o dos compañías exitosas.

Por lo general Rose apuesta entre US$50.000 y US$100.000 en una sola compañía y, según le dijo a la BBC, ha hecho millones con algunas de sus inversiones.

Por el momento, es difícil para el inversionista promedio invertir directamente en un negocio, dice Rose.

Sin embargo, una nueva ley de Estados Unidos, sancionada en 2012, le permitirá a cualquier persona invertir en startups. Falta ver cómo va a resultar.

Sáquele provecho a sus pasiones

Autos clásicos

Las inversiones "pasionales", como el arte, los autos, los relojes, el vino e incluso los instrumentos musicales, atraen mucho a los ricos, anota Guy Hudson, director ejecutivo y jefe de desarrollo de negocios en Stonehage Investment Partners de Londres, una compañía global de gestión de patrimonios.

Compran estos activos para que se valoricen, pero también para mirarlos o usarlos.

"Este tipo de inversiones siempre surgen de la pasión del inversionista por ese objeto en particular", le dice Hudson a la BBC.

Quienes hacen esta clase de compras acertadamente, para lo cual es clave encontrar algo exótico, pueden obtener retornos de inversión significativos. Según lo investigado por la compañía, el valor de "las inversiones pasionales" creció cerca de un 15% en 2013.

Hay varias alternativas para los inversionistas comunes que quieran hacer "inversiones pasionales", asegura Hudson.

Un fondo de vino vendido por The Wine Investment Fund requiere una inversión mínima de US$14.000, por ejemplo, y hay otros fondos que se enfocan en las artes y los autos.Tome nota: algunos requieren que el inversionista esté acreditado, por lo que aunque la cuota inicial sea baja, puede que usted no esté habilitado para comprar el fondo.

También se pueden comprar obras de arte a precios accesibles en un remate. "Los nuevos artistas venden sus obras a precios razonables", apunta.

Eche raíces, en muchas partes

Knightsbridge, London

Muchas personas con patrimonio neto ultra alto prefieren estacionar su dinero, que a menudo ronda las siete u ocho cifras, en propiedades, dice Paul Patterson, vicepresidente de RBC Wealth Management de Toronto.

Algunos juntan su dinero con otros para comprar propiedades comerciales; otros prefieren costosos apartamentos en Londres, Nueva York y otros lugares del mundo.

Muchos esperan vender las propiedades a cambio de un beneficio generoso, pero, mientras tanto, pueden utilizar esas moradas cuando viajan.

"Por lo general compran dos o tres residencias en distintas partes del mundo", le explica a la BBC. "Tienen un gran valor a largo plazo, especialmente en los mercados principales".

Mientras que una persona promedio probablemente no esté en condiciones de comprar un apartamento en un área elegante de Nueva York, posiblemente pueda comprar una vivienda en su vecindario, que luego podrá alquilar o vender cuando se valorice.

También hay muchas empresas públicas que compran bienes raíces comerciales y residenciales, llamadas Fondos de Inversión de Bienes Raíces, que cualquier inversionista del mercado de valores puede comprar. Si bien son sensibles a los altibajos del mercado, las acciones generalmente suben de precio cuando los alquileres y los valores de las propiedades aumentan.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.