BBC navigation

Narendra Modi: el exvendedor de té que venció a la dinastía Gandhi en India

Última actualización: Viernes, 16 de mayo de 2014
Narendra Modi

Narendra Modi es el nuevo primer ministro de India, que con un discurso nacionalista y de derecha, logró conquistar al país con una mayoría en el congreso que no se veía desde hace 30 años.

Cuando los gigantes caen, hacen mucho ruido. Y eso parece escucharse desde India: el eco de la derrota de la legendaria familia Gandhi en las elecciones de este viernes a manos de Narendra Modi, un hombre de 63 años, que comenzó su vida vendiendo té en la estación de trenes de Vadnegar.

Modi, líder del partido Barathiya Janata (BJP por sus siglas en inglés), reemplazará en el cargo de primer ministro a Manmohan Singh, del hasta ahora gobernante Partido del Congreso, que contaba como su portaestandarte en estas elecciones al heredero de la dinastía Ghandi, Rahul.

En la democracia más grande del planeta, con 813 millones de potenciales electores -de los cuales 500 millones efectivamente salieron a votar este viernes- este resultado podría ser el principio del fin de los Ghandi, una las familias políticas más famosas del mundo, llamada varias veces como los "Kennedy" de Asia.

Pero ¿cómo ocurrió? Hay muchos aspectos a considerar. Para el corresponsal de la BBC en Nueva Delhi, Soutik Biswas, la primera razón puede ser el surgimiento de una nueva idea política en India de la mano del partido BJP, y su líder Modi, mucho más cercano al nacionalismo indio y la derecha que la mayoría de los otros grupos políticos del país asiático y con una popularidad que no se veía, paradojicamente, desde los tiempos de la primera ministra Indira Gandhi.

"La escala de esta victoria es gigantesca. Hace 30 años no se veía una mayoría absoluta en el congreso del país como la que consiguió Modi", explica Biswas.

"Estos resultados son el resultado de la falta de control sobre temas como la inflación y la corrupción que se ha visto en el país durante años y la falta de crear una nueva generación de políticos que puedan sacar adelante a la India", asegura el analista de la BBC.

El modesto Modi

Lo primero que hizo Modi, después de conocer los resultados de la elección –donde su partido, el BJP, alcanza por ahora unos 300 puestos en el congreso-, fue dirigirse a la casa de su madre, donde se inclinó ante ella con respeto, esperando su bendición.

"India ha ganado. Buenos tiempos nos esperan" tuiteó después.

Ese estilo mesurado, que en medio de un país fracturado políticamente, ha resultado clave en la elección de este viernes. Modi, quien se desempeñaba como jefe del estado de Gujarat desde 2001, aplicó allí la mayoría de sus ideas políticas: defensa de los principios culturales indios y de modernización del estado.

De esta forma, siendo en un líder dinámico y eficiente, logró convertir a Gujarat en uno de los estados más poderosos en la economía del país.

Pero no ha estado exento de críticas. Y la mayoría de ellas se han centrado en un hecho: los disturbios que ocurrieron en su región en 2002 y donde al menos 1.000 personas –muchos de ellos musulmanes- fueron muertos. Sus oponentes lo acusaron de no hacer nada para detener la matanza.

Sin embargo, logró sobreponerse al hecho. Y con una campaña llena de momentos emotivos, que se conoció como una "Modimanía", conquistó a la mayoría de los electores y se convirtió en el Primer Ministro número 15 en la historia de India moderna.

Rahul gandhi

Una de las críticas hacia Rahul Gandhi fue la falta de fervor y retórica durante sus reuniones políticas que no lograron conquistar a los electores.

El otoño de una dinastía

Pero las miradas no dejan de recaer en Rahul Gandhi, el hombre en el que se tenían todas las esperanzas de revivir uno de los apellidos más resonantes de la política en el país.

"Estos resultados son el resultado de la falta de control sobre temas como la inflación y la corrupción que se ha visto en el país durante años y la falta de crear una nueva generación de políticos que puedan sacar adelante a la India"

Soutik Biswas, corresponsal BBC en Nueva Delhi

Hijo de Rajiv y nieto de Indira, este hombre de 43 años se venía desempeñando como vice primer ministro y muchos lo veían como un futuro primer ministro. Pero los votantes decidieron que no era el hombre para afrontar los retos que tiene el país: una inflación creciente, corrupción y el estancamiento de la economía.

Antes de las elecciones, el partido de Gandhi tenía 206 asientos en el parlamento. Ahora es posible que solo rescate 100.

Pero la mayoría de los analistas coinciden que una de las razones para su derrota es la falta de fervor y retórica en Rahul, a diferencia de la legendaria capacidad de oratoria de sus ancestros como Indira y Nehru, el primer gobernante de India luego de la independencia.

Además, Modi en sus discursos apeló al aroma nacionalista que se respira en el país y dirigió sus ataques en contra de la madre de Rahul, Sonia Gandhi, italiana de nacimiento y que es considerada por la revista Forbes como una de las 100 mujeres más poderosas del mundo.

De hecho Modi llamó a Rahul "extranjero" aunque este hubiera nacido en Nueva Delhi.

Además Sonia Gandhi era vista como el poder detrás del actual primer ministro Manhoman Singh.

El anti-Gandhi

Sonia Gandhi

Para Modi, Sonia Gandhi representa a la sociedad privilegiada de India.

Pero en este declive político también tiene que ver mucho la popularidad de Modi, quien con algunos gestos se ha declarado un anti Gandhi de primera línea.

Una de sus primeras estrategias fue contrastar su origen humilde de vendedor de té y político popular con la figura aristocrática y llena de privilegios que ostentan los Gandhi.

"Él sabía que los iba a derrotar políticamente. Ya lo había hecho en su estado, Gujarat, cuando redujo al partido del Congreso a cero", le dijo a la agencia Reuters, Kanchan Gupta, miembro del BJP.

Otra de las medidas que quiere implementar Modi para continuar su lucha contra los Gandhi es la construcción de la estatua del líder Sadal Vallabhbhai Patel, quien fue ministro del Interior de Nehru, pero con quien tenía una distancia ideológica, mucho más cercano a las ideas de derecha de Modi.

"Si Patel hubiera sido primer ministro, el destino del país hubiera sido completamente diferente", dijo el líder del BJP.

Sin embargo, es claro que el final de semejante apellido está lejos de desaparecer de la escena política de la India. Y en eso tendrá que ver mucho el desempeño de Modi y del BJP al frente de una las economías emergentes más poderosas del planeta.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.