¿Por qué hay gente que come barro?

  • 18 mayo 2014
Shailene Woodley
Woodley siguió el consejo de un taxista.

La actriz estadounidense Shailene Woodley generó toda clase de comentarios recientemente cuando reveló en una entrevista que se come una cucharada de arcilla al día. ¿Es eso bueno para la salud?

En una entrada de blog anterior al show televisivo, Woodley -quien interpretó el papel de Alexandra, la hija de George Clooney, en "Los descendientes" y es la estrella de la película "Divergente"- había escrito que la arcilla o barro era una de las cosas más saludables que uno podía meterle al cuerpo.

"He descubierto que el barro es genial porque tu cuerpo no lo absorbe y aparentemente suministra una carga negativa, así que se adhiere a isótopos negativos. Y lo más loco: también ayuda a limpiar el organismo de metales pesados", decía.

Según afirmó, aprendió estas cosas de un taxista africano. También dijo que algunos de sus amigos hacen pasta dental de arcilla que te tragas en vez de escupirla y advirtió que es importante obtenerla de un proveedor confiable.

Deficiencia mineral

Trabajando con arcilla
Mejor trabajarla que comérsela...

Ingerir tierra o sus componentes se conoce como geofagia.

Comer arcilla, a veces en la forma de una pastilla, es común en partes de África y Medio Oriente, afirma Ricky Wilson, director de nutrición y dietética del hospital King's College de Londres.

La razón más común para hacerlo es la deficiencia de zinc. Y el kaolín, que se hace de arcilla blanca, se vende en las farmacias como tratamiento para la diarrea.

Pero la deficiencia de zinc no es recurrente en los países desarrollados. Y la idea de que los "isótopos negativos" deban ser tratados como un problema médico es "pura basura", añade Wilson.

En su opinión, esto se inscribe en una tendencia más amplia de modas pasajeras y sin sentido relacionadas con hábitos alimenticios y emanadas de celebridades.

"Con frecuencia hay un pequeño elemento de verdad en las modas pasajeras. Entonces se exageran y se desata la fiebre".

Ingerir arcilla puede incluso causar daño si no es tratada para el consumo: puede contener arsénico o plomo.

Las mujeres embarazadas a veces tienen antojos de comer tierra, arcilla o carbón si presentan una deficiencia de minerales, dice la doctora Sarah Jarvis. Y podría ser necesario en países africanos con una dieta pobre.

Pero es fácil tener una dieta saludable en lugares como California, sin necesidad de añadir barro.

"Ahí está la diferencia", dice Jarvis. "Esto no es algo que la gente hace por diversión".

Síganos en Twitter @bbc_ciencia