Cómo dejar un trabajo bien pagado

  • 14 mayo 2014
Un ejecutivo lanza su maletín al mar
A veces es mejor vivir con menos, pero vivir mejor.

La codicia es una de las máximas tentaciones de la vida y muchas veces se impone por encima de un sentido más profundo de bienestar personal. Así que quizás no es de extrañar que a veces nos encontremos en un trabajo que aborrecemos porque la remuneración es extraordinariamente buena.

Recurrimos al sitio de preguntas y respuestas Quora con la consulta de qué hacer cuando uno detesta su trabajo, pero gana mucho dinero. Y estos son algunos de los consejos que nos dieron.

Ahorre y goce

Phil Darnowsky ofrece un programa de seis pasos no solo para que se aleje del trabajo de sus tormentos, sino también para que encuentre su próxima pasión. En primer lugar, dice que se debe crear un fondo de financiación o de "guerra". He aquí su receta a la felicidad:

1. "Reduzca sus gastos y comience a ahorrar dinero con constancia. Permanezca en su puesto actual hasta que tenga una cierta cantidad en el banco.

2. "Renuncie a su trabajo, rompa su contrato de arrendamiento, venda o regale todo lo que no le quepa en la maleta.

3. "Vaya a algún lugar con un clima soleado, gente agradable y bajo costo de vida.

4. Quédese allí, solo relájese y no haga muchas cosas, hasta que se aburra.

5. Cuando comience a imaginar continuamente lo que podría estar haciendo además de estar en la playa, vaya y hágalo".

Andy Johns coincide en que los ahorros son fundamentales para dejar su puesto actual.

"Escriba una lista de las cosas que le gustaría hacer si usted no tuviera empleo y tuviera el dinero suficiente para hacerlas (pero sea razonable... comprar un yate no es razonable)", escribe. Una vez que acumule la suma de dinero que necesita para hace realidad su lista, "renuncie al trabajo y vaya a gozar la vida", aconseja.

Mantenga los pies en la tierra

A veces no resulta tan sencillo como elegir entre quedarse o irse de la compañía. ¿Qué sucede si usted tiene una familia en qué pensar? Irse corriendo al siguiente trabajo no siempre es tan fácil.

"Mi esposa y yo hemos debatido esto respecto a su trabajo durante mucho tiempo", dijo uno de los encuestados anónimos, ofreciendo una visión realista.

"Cuando teníamos menos de 30 años, era fácil dejar a un lado el dinero y buscar la felicidad sin pensar en el futuro. Ahora que somos un poco mayores y después de que todos nuestros ahorros se esfumaran por la crisis de hace cuatro años, somos un poco más reacios a apartarnos de la seguridad financiera, incluso si es necesario sacrificar la felicidad en el corto plazo. Resulta aún más difícil si uno está casado o tiene hijos".

"No sé cuál es la respuesta", continúa, "pero no creo que sea una pregunta fácil que se pueda contestar con lemas u ocurrencias".

Rodéese de amigos

Darius Tan se encontraba en una situación un poco diferente

"Yo era un jugador de póquer profesional y jugaba de 80 a 100 horas a la semana. A los 21 años, estaba ganando una suma de seis cifras cada año. Sin embargo, estaba muy insatisfecho. Tras estar harto de ser tan miserable, me puse a averiguar por qué… no era feliz. Después de todo, ¡me llovían los billetes!".

Después de leer un montón de libros y estudios, Tan dice que concluyó que la felicidad la componían tres cosas: encontrar una empresa con una gran cultura en la que uno pueda participar, pasar más tiempo con la familia y los amigos para conseguir el apoyo emocional necesario y darse cuenta de que uno es una persona increíble.

Sea fuerte

Cuando las cosas se ponen difíciles, los fuertes se vuelven más fuertes. Ashton Lee de Shanghái, dice que usted debería apegarse a su trabajo. "Es probable que adquiera habilidades y que desarrolle su ética laboral de una forma que le ayude en el futuro", escribe.

"Tal vez esto le llevará a la escuela de negocios, tal vez a otra forma de posgrado, tal vez inicie o participe en la puesta en marcha de una empresa o tal vez tenga que esforzarse ahora y su trabajo se vuelva mucho más interesante y divertido a medida que vaya ascendiendo", opina.

Siga su pasión

Apilando monedas
Ahorrar es clave si está considerando la posibilidad de dejar un empleo bien pagado.

Amy Robinson tiene una perspectiva completamente distinta.

"Tanto mi trabajo como mi vida son espectaculares, pero mi cuenta bancaria está vacía", escribe.

"Trabajo 80 horas a la semana, pero solo me pagan una pequeña fracción. No es tan importante porque: a) vivo una vida extraordinaria, y b) hacer lo que a uno le gusta da sus frutos al final". Robinson sostiene que su trabajo le trajo oportunidades de viajar y conocer personas fascinantes.

"Cuando uno deja de centrarse en el dinero y comienza a concentrarse en vivir con pasión, empiezan a suceder cosas extraordinariamente sorprendentes y maravillosas. Reevalúe por qué valora las ideas y las cosas que le interesan".

Su consejo más sincero: "No existe ningún sustituto para vivir la vida que quiere. Comience ahora mismo… después será más difícil cambiar".

Contenido relacionado