La triste historia del "peor" equipo de fútbol del mundo

  • 6 mayo 2014

31 a 0. La selección que sufrió esa derrota en 2001, récord mundial de la mayor victoria en un partido de fútbol internacional, es la protagonista de la película "Next Goal Wins" (El próximo gol gana).

Diez años después del territorio que Samoa Americana cayera ante Australia por ese marcador, los documentalistas británicos Kristian Brodie, Mike Brett y Steve Jamison decidieron registrar el avance del equipo de esta pequeña isla del Pacífico sur en su intento de clasificación para el Mundial de Brasil de este año.

La película, recibida con entusiasmo en festivales, fue estrenada a fines de abril en Estados Unidos.

"Hemos estado en una habitación oscura editando la película y hemos sentido una conexión increíble con Samoa Americana y el viaje fue increíblemente emotivo", dice Brett. "Pero empezar a compartir eso con el público es una experiencia increíble".

El productor Brodie señala: "Todos en el mundo del fútbol están familiarizados con Samoa Americana debido a esa derrota y creo que desató algo en todos nosotros que había algo detrás del resultado que decía algo sobre el espíritu del juego".

Lea también: El peor equipo del mundo gana por primera vez

"Si eres un equipo que pierde todo el tiempo –y eso es lo que era Samoa Americana– que todavía sigas jugando dice algo sobre tu espíritu".

"Sabía que éramos uno de los peores equipos del mundo pero todavía quería representar a Samoa Americana", dice el defensa Jaiyah Saelua.

"Llevar a 65.000 personas en tus hombros y jugarte la vida, no importa lo malo que seas o la falta de habilidades. Es un honor representar a tu país".

Thomas Rongen
La esposa del DT Rongen le dijo: "¿Estás loco?".

Para las eliminatorias contrataron al entrenador holandés Thomas Rongen, quien en la década de 1970 jugó en el famoso equipo Ajax y una vez establecido en Estados Unidos jugó junto a Johan Cruyff y George Best en Los Angeles Aztecs.

"La primera reacción de mi esposa fue, '¿Estás loco?'", dice Rongen. "Todo el mundo busca oportunidades y desafíos, me encanta viajar y las nuevas oportunidades y esta era única. Estaban en el último lugar, así que sentí que no podía ser peor".

Al llegar a la pequeña isla, el comportamiento hosco y la actitud obstinada de Rongen inicialmente causaron fricciones con la Federación de Fútbol de Samoa Americana.

"Vi el potencial sin explotar desde el primer día", explica. "Sí, era un estándar bajo, pero también sentí que podríamos hacer algunas diferencias.

Partido en el que Samoa Americana perdió 31 a 0 frente a Australia en 2001
Salapu en el suelo, tras recibir uno de los 31 goles el 11 de abril de 2001.

"Mira a esta hermosa mujer atléticamente muy fuerte, yo sabía que había algunos intangibles con los que yo podía trabajar para transformar a este equipo en un corto espacio de tiempo".

La mujer a la que Rongen refiere es Jaiyah Saelua, quien nació como Johnny, una "fa'afafine", una parte integral de la cultura tradicional de Samoa, alguien que biológicamente nace hombre pero que tiene rasgos de ambos sexos porque es criado como mujer por su familia.

Es la primera futbolista transgénero de una selección nacional. Con la fuerza de su personalidad, Jaiyah se convirtió en una parte intregal del documental.

En el equipo no hubo una batalla explícita por la aceptación de sus compañeros, porque la identidad sexual sencillamente no es un tema para los isleños.

Jaiyah Saelua
Jaiyah Saelua es la primera futbolista transgénero de una selección nacional.

"Es natural en Samoa Americana porque es parte de la cultura. Los "fa'afafine" han estado presente desde antes de que llegaran los misioneros. Está tan profundamente arraigado en los cimientos de nuestra cultura mostrar respeto y eso incluye el respeto a las personas transexuales", dice Jaiyah.

"Muchos de nosotros crecimos sin conocer la discriminación y la adversidad así que es fácil para nosotros vivir nuestras vidas a nuestro máximo potencial".

La aceptación de la identidad sexual de Saelua puede ofrecer esperanza para el futuro pero actualmente, por ejemplo, no hay un solo juego futbolista abiertamente gay en las divisiones superiores en Reino Unido y en otros lugares algunos aficionados todavía piensan que es aceptable lanzar una banana a los pies de un jugador negro, como le ocurrió recientemente a Dani Alves.

Lea también: Dani Alves: "Sí que hay racismo en España"

¿Cree Rongen que las cosas mejorarán?

"Creo que hay algo en movimiento (...) va a ser más inclusivo, más abierto, la gente no está juzgando tanto a otras personas. ¿Esto va a cambiar de la noche a la mañana? No.

"Pero que Jaiyah se haya convertido en el primer jugador transgénero en jugar en un partido de clasificación para un Mundial es obviamente enorme. Obtener este tipo de atención, atención positiva tanto adentro como fuera del campo, en las calles es muy refrescante y espero que la gente vea la luz al final del túnel y acepte otras culturas, religiones y sexualidades".

Jamieson asegura que él y sus cineastas se sienten orgullosos de contribuir al debate.

"Como dijo Thomas, ¿cambiarán las cosas de la noche a la mañana? No, son pasos muy pequeños. Si ves el racismo en el fútbol hace 20 años, había una enorme montaña que escalar y, a pesar del incidente Dani Alves esta semana, se siente como que hemos recorrido un largo camino en ese debate".

"Las personas que expresan racismo en el fútbol ahora están en minoría. En cuanto a la sexualidad y género en el fútbol, todavía tenemos esa montaña que escalar. Esperemos que Robbie Rogers (mediocampista de LA Galaxy) saliendo del clóset sea un pequeño paso hacia adelante y creo que eso se ha traducido a otros deportes, baloncesto, fútbol americano, rugby y ojalá que llevar la historia de Jaiyah al público sea otro pequeño paso".

Las proyecciones de la película en el Festival de Cine de Tribeca en Nueva York y en Los Ángeles y Londres recibieron críticas muy favorables.

Anita Gates escribió en el diario estadounidense The New York Times: "La película es un retrato de una cultura que valora las alegrías de la camaradería sobre otros factores".

De la experiencia, Brett concluye: "Incluso si la película tuviera un éxito enorme, nunca volveremos a hacer una película con la cual podamos conectar con los temas de la manera que lo hicimos".

"La mayoría de los documentales son retrospectivos, esto ocurrió en el momento, estábamos allí y esas experiencias y esos recuerdos estarán con nosotros todo el tiempo que vivamos".

Contenido relacionado