Descartan hallar sobrevivientes del deslave en Afganistán

  • 3 mayo 2014
Deslave en Afganistan
Se teme que el número de víctimas crezca con el paso de las horas.

Rescastistas y pobladores han dejado de buscar supervivientes entre los cientos de enterrados por dos masivos deslaves en la provincia nororiental de Badakhshan.

Un corresponsal de la BBC en el lugar señaló que los funcionarios locales comprendieron que era inútil seguir buscando, luego de dos días en los que la gente utilizó desde palas hasta sus propias manos para cavar en el lodo.

Unos 350 cuerpos han sido recuperados pero decenas de personas continúan desaparecidas.

Aunque el gobernador provincial y representantes de las Naciones Unidas le habían dicho a la BBC que se temía más de 2.000 personas desaparecidas, ahora se cree que el número total de víctimas no superará los 500.

Sin embargo, las cifras no son del todo claras y algunos reportes indican que las víctimas sí podrían ser hasta 2.500 personas.

Aidan O'Leary, jefe de operaciones de la ONU en Kabul, indicó que unas 300 casas quedaron enterradas en 10 metros de lodo: "Debido a la escala y a la velocidad de la tragedia, fue simplemente imposible rescatar gente con vida".

Segundo deslave

La ladera de una colina colapsó el jueves pasado después de un aguacero torrencial sobre un poblado, y cientos de casas quedaron sepultadas bajo lodo y piedras.

De las cerca de 1.000 viviendas afectadas, 300 quedaron completamente sepultadas.

Un segundo deslave enterró luego a cientos de personas que se habían acercado a ayudar.

Las Naciones Unidas han advertido de posibles nuevos desplazamientos de tierra y varios poblados han sido evacuados.

Área remota

El comandante de la policía de Badakhshan, Fazludeen Ayaz, le dijo a la BBC que todo el pueblo de Hargu, el hogar de 215 familias, estaba cubierto por tierra y roca.

La provincia de Badakhshan, cerca de la frontera con Tayikistán, China y Pakistán, es una de las zonas más remotas del país.

Los equipos de rescate llegaron al área para buscar sobrevivientes y aseguraron que no tenían palas suficientes y que necesitaban más maquinaria.

David Loyn, corresponsal de la BBC en Kabul, dice que gran parte del norte y el este del país ha sido duramente golpeado por fuertes lluvias en los últimos días, dejando alrededor de 150 muertos por inundaciones.