¿Bikinis o espátulas? Cómo hacer que nuestras fotos sean populares en Facebook

  • 1 mayo 2014
Mujer en bikini
La bikini nunca falla.

Si está a punto de publicar en Facebook, Instagram o en cualquier otra red social una fotografía de una computadora portátil que acaba de comprar y que lo hace sentir particularmente orgulloso ¡deténgase! No lo haga... A menos que no le importe que ninguno de sus amigos haga clic en el botón de "me gusta".

Quizá el fracaso de una imagen como ésta en la red no lo sorprenda, pero ahora investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, lo confirmaron: es posible determinar la popularidad de una fotografía antes de que sea publicada.

La investigadora Aditya Khola y su equipo analizaron más de dos millones de imágenes subidas a Flickr y establecieron que existe una relación entre el número de clics o aprobaciones que recibe una foto y su contenido, color y textura.

Otros factores de peso para determinar la popularidad de una imagen son el número de seguidores del usuario, la cantidad de etiquetas de la foto y la extensión del título.

Con todos estos elementos, Khola desarrolló un algoritmo que califica la foto de 1 a 10 en términos de popularidad, siendo 10 el índice más alto.

Llamas, medianamente populares

Según el equipo del MIT, los objetos que tienen una influencia altamente positiva en una imagen son: revólveres, bikinis, minifaldas, sostenes, perfumes, y tazas.

Llama
Si le sacó una foto a una llama, publiquela con confianza, dice el estudio.

Los que harán pasar su foto completamente inadvertida -o rechazada en el peor de los casos- son las espátulas, las sopapas, los ordenadores portátiles y los carros de golf.

Esta apreciación puede parecer un tanto obvia, una conclusión a la que se puede llegar sin necesidad de un estudio.

Sin embargo, lo que resulta sorprendente son los términos medios.

De acuerdo al estudio, los guepardos, los pandas, las pelotas de básquet, las llamas, los arados y las mariquitas (chinitas, vaquitas de San Antonio o catarinas, en algunos países), tienen un impacto positivo medio, mientras que los paneles solares, los carros tirados por caballos, el guacamole, los jabalíes y los catamaranes tienen un impacto positivo bajo.

Khola y su equipo confían en que sus hallazgos puedan servir para desarrollar una herramienta que, a partir del análisis de la imagen, pueda sugerirle al fotógrafo cómo modificarla para elevar su índice de popularidad.