Por qué EE.UU. no celebra el Día del Trabajo el 1° de mayo

  • 1 mayo 2014
Marcha por el 1° de mayo en Los Ángeles, 2013
Hay quienes marchan cada 1° de mayo en EE.UU., pero son la excepción a la regla.

En casi todos los países del mundo, el 1° de mayo es el Día del Trabajo o Día Internacional de los Trabajadores, ya que se conmemora el inicio de una huelga de los obreros estadounidenses en 1886, en demanda al respeto a la jornada de ocho horas. Paradójicamente, en Estados Unidos, el Labor Day se celebra en septiembre.

Realmente la fecha fue instaurada en París en 1889 por el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, inspirado en los sucesos de Chicago de tres años antes.

La jornada de ocho horas fue motivo de lucha de los trabajadores desde los inicios de la revolución industrial y, de hecho, ya en 1868 el presidente estadounidense Andrew Johnson la convirtió en ley, pero no todos los estados la adoptaron ni todos los empleadores la observaron, por lo que el movimiento siguió.

Chicago, actualmente la tercera ciudad más grande del país, fue un importante epicentro de la industrialización estadounidense gracias al desarrollo del ferrocarril, por lo que recibió una considerable cantidad de migrantes en busca de empleo.

Eric Arnesen, profesor de Historia en la Universidad George Washington, explicó a BBC Mundo lo que ocurrió en Chicago, que desembocó en lo que ahora recordamos cada 1° de mayo en el resto del mundo.

Ola de huelgas

Grabado de la marcha de los trabajadores en Nueva York en 1882
Ilustración de la marcha de trabajadores en Nueva York el 5 de septiembre de 1882.

"Chicago estaba abrumado por una ola de huelgas por la jornada de ocho horas, miles de trabajadores en las calles, la policía respaldaba a los empleadores, y hasta les dispararon a los trabajadores", relata Arnesen refiriéndose a la huelga iniciada el 1° de mayo de 1886.

"El 3 de mayo los anarquistas, llamados revolucionarios socialistas, realizaron una manifestación al anochecer en Haymarket Square", agrega. "Justo al terminar, la policía rodeó a la multitud y algo ocurrió: alguien arrojó una bomba que mató a varios policías, hubo un tiroteo, los anarquistas se dispersaron, fueron perseguidos por la policía, fueron juzgados y condenados y varios de ellos ejecutados por sus crímenes".

El movimiento obrero reivindicó a los ejecutados como "mártires de Chicago", homenajeados en los países que celebran el Día del Trabajo el 1° de mayo.

Pero la discrepancia en la fecha de celebración del Día del Trabajo antecede a los sucesos de 1886, cuenta Arnesen.

Septiembre, no mayo

Labor Day
En EE.UU. el Día del Trabajo es el primer lunes de septiembre.

"La fecha clave es 1882, cuando el sindicato central de trabajadores de Nueva York declaró una especie de feriado laboral con una gran marcha en la ciudad, de entre 10.000 y 20.000 trabajadores con pancartas, ante un cuarto de millón de personas, según algunos relatos", afirma.

"Se escogió el 5 de septiembre para coincidir con la reunión de los Caballeros del Trabajo, que era la federación laboral más progresista. La federación sindical lo repitió al año siguiente y en 1884 lo fijaron para el primer lunes de septiembre", añade. "Esto es completamente independiente de las huelgas realizadas a fines del Siglo XIX".

No sólo eso, sino que los Caballeros del Trabajo se distanciaron de los sectores involucrados a la violencia de Haymarket, pese a que sufrieron las consecuencias también, siendo objeto de medidas represivas.

En 1887, el presidente estadounidense Grover Cleveland estableció el Día del Trabajo en septiembre como feriado oficial en EE.UU., siguiendo la celebración de los Caballeros del Trabajo y para evitar que el 1° de mayo sirviera como glorificación de los "mártires de Chicago".

"En EE.UU. celebraban el 1° de mayo sindicalistas radicales, miembros del partido socialista de los trabajadores y del partido comunista, identificados como parte de la izquierda internacional", dice Arnesen. "Pero el grueso del movimiento laboral no se identificaba con la izquierda radical, por lo que escogieron otro día".

Marcha por el 1° de mayo en La Habana
En muchos países el 1° de mayo es la oportunidad de reclamar reivindicaciones sociales y laborales. En Cuba se realzan los logros de la revolución.

Trabajadores inmigrantes

¿Qué representa hoy en día el 1° de mayo en EE.UU.? Para Gonzalo Salvador, representante de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO por sus siglas en inglés), la mayor central obrera del país, la fecha ha recobrado su significado.

"Desde las revueltas en Chicago, el 1° de mayo no tenía mucha significación y fue prácticamente ignorado hasta 2006", comentó a BBC Mundo.

"Gracias a los inmigrantes ahora en EE.UU. el 1° de mayo se dedica a los trabajadores inmigrantes, porque en el 2006 hubo protestas y manifestaciones en todo el país donde salieron millones de inmigrantes a exigir sus derechos", agrega.

"Lo que hacemos aquí en la central sindical es organizar eventos para abogar por una reforma migratoria. En inglés le llamamos May Day".

¿Podría celebrarse el 1° de mayo en EE.UU.? "Francamente no", responde Salvador. "Desde 1955 siempre se ha reconocido el primer lunes de septiembre como el Día del Trabajo", señala.

"Es una tradición estadounidense y un consenso con el que generaciones enteras han crecido", concluye. "Estoy seguro de que si le pregunta a la mayoría de estadounidenses por el Día del Trabajo, no van a tener idea sobre el 1° de mayo como lo es en otros lados".

Día del Trabajo en Argentina, 1953
Países latinoamericanos como Argentina tienen una fuerte tradición sindical.

Barbacoa y deportes

Muchos estadounidenses celebran el Día del Trabajo en septiembre con parrilladas y torneos deportivos.

"Eso es parcialmente correcto", dice el profesor Arnesen. "Pero el movimiento laboral estadounidense no está en un buen momento; el porcentaje de trabajadores sindicalizados se ha reducido dramáticamente, es una fuerza que ha sido muy golpeada en las últimas décadas".

"Todavía hay desfiles, todavía hay manifestaciones, todavía hay una dimensión política en el Día del Trabajo, al menos en las mentes de los dirigentes sindicales y miembros de base, que no debería ignorarse", añade. "Pero los estadounidenses en su mayoría no están sindicalizados y para ellos, su dimensión política no es importante, es simplemente un feriado".

"Es parte de un feriado largo de tres días, el final del verano, el inicio de la temporada política y sí, van a ver béisbol, hacer barbacoas, ir a la playa", comenta Arnesen.

"Pero el movimiento laboral existe -debilitado como está- y para los trabajadores sindicalizados sigue siendo una ocasión para destacar los asuntos políticos más grandes sobre lo que algunos dirigentes llaman la 'guerra contra los trabajadores', pese a que el feriado haya perdido parte de su significado entre la ciudadanía".

Barbacoa
Para muchos estadounidenses, el Día del Trabajo es sinónimo de barbacoa y béisbol o fútbol americano.

Contenido relacionado