Matajudíos: el pueblo español que votará para cambiar su nombre

  • 24 abril 2014
  • comentarios
Castrillo Matajudíos
Las alternativas al nombre actual son Castrillo Motajudíos o Mota de Judíos (colina de los judíos).

Castrillo Matajudíos es un pueblo solitario en la meseta castellana española que se ha hecho famoso por su nombre políticamente incorrecto.

Los 56 habitantes censados en la aldea tomarán el próximo 25 de mayo una decisión cuya relevancia traspasó en las últimas semanas los límites de su diminuta localidad, en la provincia de Burgos, en el norte de España.

Decidirán si la población cambia su nombre “antisemita” por otro más amable con el pueblo hebreo, en una votación que coincidirá con las elecciones al Parlamento Europeo.

La aldea comenzó a debatir el cambio en 2009, aunque ésta no es la primera vez que considera deshacerse de su nombre. En los 80 se barajó llamarlo Castrillo de Cabezón en honor al músico renacentista Antonio de Cabezón que nació allí en 1510.

En esta ocasión las alternativas entre las que sus habitantes podrán elegir son Castrillo Mota de Judíos o Castrillo Motajudíos.

El alcalde de la localidad, Lorenzo Rodríguez Pérez, explicó a BBC Mundo los motivos por los que lleva a cabo esta "encuesta", como prefiere llamar a la consulta "al no tener consideración legal de referéndum", matiza.

En primer lugar el ayuntamiento recibió varias cartas instando a rebautizar el pueblo, una petición que comprende Rodríguez Pérez. "Puede ser una ofensa para muchos", dice.

Además, ha jugado malas pasadas a vecinos del pueblo en varias partes del mundo, como Israel. "Quienes han viajado allí evitaron al máximo enseñar su identificación".

escudo castrillo Matajudios
En el escudo del pueblo se ve una estrella de David, símbolo del judaísmo.

También hay muchos paisanos que optan por obviar el ‘apellido’ de su pueblo cuando se les pregunta de dónde son. "Prefieren decir que son de Castrillo, para evitar polémicas", explica el alcalde.

En las últimas semanas la prensa internacional se hizo eco de la votación, desde diarios israelíes hasta el francés Le Monde o el británico The Guardian.

La relevancia inesperada que cobró el asunto provocó que más 300 personas nacidas en la localidad expresaran su interés por votar "pero es una gran complicación burocrática demasiado cercana al día de las elecciones. Por eso sólo votarán los 56 censados”, dice el alcalde.

¿Matajudíos o Mota judíos?

El historiador Rodrigo de Sáez explicó a BBC las distintas versiones que barajan los estudiosos sobre la historia del nombre.

"El originario era Mota Judíos, que significa la colina de los judíos. Entre los historiadores no hay consenso en si el cambio a Matajudíos fue provocado por un conflicto real con los judíos o si, por el contrario, fue una deformación provocada por el antisemitismo que reinaba en España en el tiempo de la inquisición durante los siglos XV y XVI"

Hablamos del tiempo en que los judíos fueron expulsados de España por los reyes católicos en 1492. Por entonces todos los judíos que no aceptaron la conversión al catolicismo fueron declarados proscritos.

Así, la primera vez que la denominación Matajudíos aparece en los papeles data 1627.

Un catel en la carretera indica el nombre de Castrillo Matajudios
El alcalde de Castrillo Matajudíos aseguró que el nombre se cambiará aunque el sí gane sólo por un voto.

El alcalde Rodríguez Pérez asegura que sus antepasados son inocentes de la muerte de judíos. "Fueron los de Castrojeriz, un pueblo cercano, quienes en 1035 destruyeron la judería, mataron a unos 60 judíos y desterraron a los demás a un montículo próximo a Castrillo". Según esta versión, poco después el pueblo empezó a llamarse Castrillo Mota de Judíos porque vivían en esa colina, que era un lugar de paso en el Camino de Santiago.

A la espera del día de la votación, el alcalde asegura que los habitantes de su pequeño pueblo mantienen un intenso debate y hay opiniones para todos los gustos.

No se atreve a aventurar cual será el resultado pero asegura que el nombre se cambiará "aunque el sí gane sólo por un voto".

Para enriquecer esa discusión el pasado fin de semana se organizó una charla informativa en que el arqueólogo Ángel Palomino dio a conocer los resultados de sus estudios sobre el origen del nombre y el pasado de la comunidad judía en la zona.

Dentro del pueblo un yacimiento arqueológico con restos de la época judía espera a encontrar fondos para hacer una excavación.

El historiador Rodrigo de Sáez opina que el "sí" sería el resultado deseable. "De lo contrario el pueblo se convertiría en un símbolo del antisemitismo", asegura.