Tripulación entró en pánico durante la evacuación del ferry de Corea del Sur

  • 20 abril 2014
Operativos de rescate del ferry
Las corrientes continúan fuertes, dificultando los operativos.

En una recién publicada transcripción de las últimas comunicaciones del Ferry de Corea del Sur que naufragó el miércoles con 476 personas a bordo, un miembro de la tripulación pregunta repetidamente si hay embarcaciones a disposición para rescatar a los pasajeros en caso de ordenar una evacuación.

El capitán declaró que había demorado la orden por temor de que a los pasajeros se los llevara la corriente.

Este lunes, la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, condenó la actuación del capitán y la tripulación del ferry naufragado que abandonaron el barco cuando se estaba hundiendo y comparó su comportamiento con "un asesinato".

Después de cuatro días, los buzos han logrado entrar en el ferry y recuperar más de una treintena de cuerpos, llevando el saldo de muertos a 64.

Lea también: Park condena la actuación de la tripulación del ferry

Sin embargo, todavía hay 240 personas desaparecidas. Un total de 174 fueron rescatadas.

El Sewol se hundió durante un viaje desde Incheon, en el noroeste de las isla de Jeju. Entre las personas a bordo había 339 estudiantes y profesores en un paseo escolar.

Los investigadores analizan si la embarcación hizo un giro muy cerrado antes de que se empezara inclinar y si una orden de evacuación más temprana hubiera salvado vidas.

Algunos expertos creen que el giro pudo haber soltado la pesada carga y desestabilizado la nave.

Indecisión

Los mensajes y las llamadas telefónicas de los que estaban dentro dibujan una imagen de gente atrapada en los corredores abarrotados, incapaces de escapar del ferry que se volcaba rápidamente.

Detalles del pánico en puente de mando surgieron el domingo, cuando la guarda costera publicó una transcripción de las últimas comunicaciones entre la tripulación y los controladores marítimos.

A las 09:24 -29 minutos después de que el Sewol lanzara su primer llamado de auxilio- un controlador dice: "Por favor, salga y haga que los pasajeros se coloquen salvavidas y se vistan con más ropa".

Un miembro de la tripulación no identificado dice: "Si este ferry evacúa a los pasajeros, ¿podrán rescatarlos?"

"Por lo menos oblíguelos a ponerse el flotador y que escapen", responde el controlador del Centro de Servicios de Tráfico de Embarcaciones de Jindo.

Mientras continúa instando a la tripulación a que se prepare para la evacuación, el tripulante pregunta dos veces si los pasajeros serían "rescatados inmediatamente".

N fue hasta las 09:37 -unos segundos después de la última comunicación- que quedó claro a los controladores que la evacuación se había iniciado.

El sábado, el capitán del ferry, Lee Joon-seok, apareció en televisión disculpándose "agachando la cabeza" ante las familias de las víctimas.

"La corriente era muy fuerte, la temperatura del agua del océano muy fría y pensé que si la gente abandonaba el ferry insensatamente, si no tenían puesto el salvavidas, y aún si lo tenían, se los llevaría la corriente y enfrentarían otras dificultades".

"Novato" al timón

Famliares de la víctimas del ferry
Famliares de la víctimas del ferry esperan en Jindo alguna noticia de sus seres queridos.

Lee no estaba en el puente de mando cuando el ferry empezó a inclinarse. Al mando estaba un inexperto oficial de tercer grado que nunca había navegado las aguas donde ocurrió el accidente, afirmaron los fiscales el sábado.

El capitán y otros dos tripulantes han sido acusados de negligencia del deber y violación de leyes marítimas.

Desde el naufragio, muchos familiares de aquellos pasajeros a bordo han estado en la isla de Jindo, cerca del sitio del accidente. Algunos han manifestado su descontento con el operativo de rescate.

Hubo un brote de escaramuzas cuando algunos familiares intentaron cruzar el puente hacia tierra firme, supuestamente para marchar hasta el edificio presidencial en Seúl, 420 kilómetros al norte.

"Tráiganme el cuerpo para que yo pueda ver la cara de mi hijo y abrazarlo", gritó una mujer.

Lee Woon-geun, el padre de Jee Jung-in, uno de los desaparecidos, de 17 años, expresó: "Queremos una respuesta de la persona que está a cargo de por qué no se cumplen las órdenes y no se hace nada. Claramente están mintiendo y pasando la responsabilidad a otros".

Problema político

Operativos de rescate
Los operativos de rescate continúan las 24 horas.

Los familiares están ansiosos de que los cuerpos puedan ser recuperados antes de que se descompongan.

El corresponsal de la BBC en Jindo, Jonathan Head, informa que inclusive el primer ministro llegó para disuadir a los manifestantes de marchar hacia Seúl, acompañado de funcionarios que están preocupados de que la controversia pueda convertirse en un problema de política nacional y repercutir en el gobierno.

Embarcaciones cargando 13 de los cuerpos recientemente recuperados atracaron en el puerto de Pengmok, en Jindo, el domingo.

Unas 200 embarcaciones, 34 aviones y 600 buzos participan en los operativos de búsqueda. Barcos pesqueros con reflectores poderosos han sido incorporados para ayudar a los submarinistas durante la noche.

Pero las corrientes continúan muy fuertes y la visibilidad sigue siendo un problema.