¿Por qué los bomberos en Chile no quieren que les paguen?

  • 15 abril 2014
Bomberos de Chile

Ser bombero en Chile parece una tarea demasiado agitada en estos tiempos.

Ahora la emergencia son las llamas en Valparaíso, que han causado 15 muertes y unos 15.000 damnificados en lo que algunos definen como el mayor incendio urbano de la historia del país.

Unos días antes fue el terremoto magnitud 8,2 que sacudió el norte de Chile el 1º de abril y que, además de daños en infraestructura, causó seis muertes.

Otro sismo en 2010 se cobró más de 500 vidas, la mayoría debido al tsunami que azotó varias localidades costeras.

Pero por más riesgoso que pueda parecer atender ese tipo de situaciones, los bomberos en Chile son voluntarios. Es decir, ninguno percibe un salario por su labor.

Y cuando la promotora de Naciones Unidas para el programa de ciudades resilientes Susana Fuentez sugirió esta semana que comiencen a ser remunerados, los primeros en descartarlo fueron los propios bomberos.

"No necesitamos un sueldo", dijo Sergio Albornoz, de la Junta Nacional de Bomberos, en la red Chilevisión este martes.

Pero, ¿por qué?

Lea también: La fragilidad de Valparaíso

"Romanticismo"

En Chile, hay unos 40.000 bomberos; 25.000 de ellos activos y los demás en funciones diferentes debido a su edad.

A menudo aluden a su labor como una misión voluntaria convocada por los fundadores de cuerpos de bomberos como el de Valparaíso, creado en 1851 y considerado el primero de Sudamérica.

En Chile, hay unos 40.000 bomberos; 25.000 de ellos activos y los demás en funciones diferentes.

"Existe una tradición que es una especie de romanticismo", sostiene Juan Enrique Julio, superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, en diálogo con BBC Mundo.

Julio tiene 65 años y lleva 47 en los bomberos. En ese tiempo se ganó la vida en el sistema financiero, trabajando en bancos y compañías de fondos mutuos.

Ahora está jubilado, pero mantiene asesorías personales.

Dice que su trabajo pago no siempre fue totalmente compatible con el de bombero y a veces debió realizar turnos nocturnos de 12 horas en los cuarteles para cumplir con ambos compromisos.

Pero pese a ser alguien con tanta experiencia en cuestiones de dinero, Julio tampoco ve con buenos ojos la idea de que los bomberos chilenos comiencen a cobrar un salario para tener dedicación plena.

"Si nosotros nos dedicáramos rentadamente a ser bomberos las 24 horas del día, le garantizo que no lo haríamos tan bien como ahora", señala.

"Cuando usted desarrolla cualquier actividad porque ama esa actividad y no porque tiene que ganarse la vida a través de ella, sin duda va a hacerlo mucho mejor", argumenta.

"Sacarse el sombrero"

Los bomberos sin salario están lejos de ser un fenómeno exclusivo de Chile.

Carlos Ferlise, presidente de la Organización de Bomberos Americanos, estima que los voluntarios en todo el continente llegan a cuatro millones, de los cuales 1,5 millones viven en Estados Unidos.

Agrega que en varios países de la región, incluida su propia Argentina, 85% del personal de bomberos es voluntario y en algunos más del 90%.

Bomberos
Los bomberos fueron los primeros en rechazar que necesiten cobrar.

Lo mismo ocurre en otras partes del mundo, de acuerdo a un informe de 2003 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los servicios públicos de urgencia.

Según el estudio, en Australia los voluntarios suponían el 95% de los bomberos y en Alemania había 1,3 millones de bomberos voluntarios en 1992 contra 34 mil profesionales.

Aunque en Chile el sistema funcione totalmente sobre la base del voluntariado, muchos destacan la capacidad de los bomberos de ese país para enfrentar urgencias como la de Valparaíso.

"Los bomberos de Chile tienen una preparación en este tipo de incendios, en tsunamis y terremotos, que es una de las mejores del continente", afirma Ferlise, que también preside el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de Argentina.

"Hay que sacarse el sombrero", añade.

"El tarrito"

De cualquier modo, los bomberos chilenos sí reclaman más apoyo estatal para mejorar sus equipos, por ejemplo renovando carros bomba que circulan hasta 15 años después de cumplir su vida útil.

Los aportes del Estado chileno alcanzan para cubrir cerca de 55% de los gastos operacionales de los 312 cuerpos de bomberos del país, indicó Miguel Reyes, presidente de Bomberos de Chile.

Bomberos
Los bomberos sí reclaman más apoyo estatal.

En declaraciones al diario La Tercera publicadas este martes, Reyes agregó que los recursos que faltan los obtienen con subvenciones municipales, la venta de rifas y bingos, u otras actividades.

Y sugirió que esto puede dar lugar a manejos oscuros.

"Las limosnas y el tarrio no me gusta como sistema, porque lo encuentro poco transparente, no llega toda la cantidad de recursos que se depositan en esos tarros", indicó.

Esta misma semana, en medio del incendio de Valparaíso, causó polémica en Chile un video que circuló en internet y muestra a un carro de bomberos pagando peaje en una ruta.

El gobierno aseguró que investigará el hecho y aplicará multas si comprueba que el paso debía haberse liberado sin pago. Pero Reyes dijo que, a diferencia de otros países, los bomberos a menudo sí pagan peaje en vías intercomunales de Chile.

Fuentez, la promotora de la ONU que aludió a la idea de remunerar a los bomberos chilenos, sostuvo que "tiene que haber una inversión mayor de parte del gobierno".

"Chile es un país que va hacia el desarrollo, por lo que podemos hacer que nuestros bomberos no sean voluntarios", indicó en Radio Cooperativa. Y dijo que la vocación es un "aspecto secundario para la profesión de base".

Sin embargo, Julio afirma que aún sin salario mediante los bomberos chilenos son profesionales por la capacitación que reciben, que incluye un curso básico y especializaciones en áreas como recates vehiculares o en estructuras colapsadas.

"Lo que a mí me van a pagar prefiero que lo destinemos a la capacitación de nuestra gente, a la compra de equipos, a la renovación de los carros bomba", señala. "Ese es el recurso que nosotros reclamamos, y a veces nos falta".