BBC navigation

¿Por qué la generación "selfie" no encuentra trabajo?

Última actualización: Sábado, 12 de abril de 2014
Jóvenes mujeres tomándose una foto

Las recientes cifras publicadas por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos fueron buenas noticias para muchos -el desempleo total se mantuvo en 6,7%- pero continuó pintando un panorama sombrío para la camada de veinteañeros que están entrando en el mercado laboral.

La tasa de desempleo para los que están entre los 20 y 24 años llegó a 12,2% mientras que para el sector entre 16 a 24 años la cifra fue 14,5%.

¿Será que se puede culpar a los jóvenes estadounidenses -la llamada "generación del milenio" o "generación Y"- de estar cesantes? ¿Tienen algo en particular que les hace más difícil encontrar trabajo? o ¿Estará la corriente económica en contra de ellos?

Mala reputación

Los de la generación del milenio tienen de por sí una mala reputación de "incapaces de desarrollar su potencial, maniáticos de los medios sociales y auto fotografías 'selfies'", escribe Seth J Carr en el diario Chicago Tribune. A pesar de la fijación con las "selfies", estos jóvenes tienen razones válidas para estar desempleados.

Si no eres parte de la generación Y, no te criaste en medio de la peor recesión desde la Gran Depresión ni con la deuda estudiantil más grande de la historia. Tal vez por eso que tanto "milenario" sigue viviendo en el sótano de la casa de sus padres, desempleado o subempleado.

"En el remolino de la nueva economía de información y servicio significa que la generación del milenio tendrán que ser los propios creadores de sus empleos, si es que quieren trabajar"

Walter Russell Mead, blog en American Interest

No es decisión de muchos de esta generación estar desempleados, escribe Tim Donovan para la publicación Salon. Hay un extenso grupo demográfico de "jóvenes, pobres, con poca educación y casi siempre de sectores minoritarios" que no pueden encontrar trabajo.

Rachel Lu, profesora de filosofía en la Universidad de St. Thomas, escribe en The Federalist que los padres de estos veinteañeros -que nacieron en el "boom" de la posguerra- aconsejan a sus hijos a perseguir sus sueños al tiempo que los crían para aprovechar las oportunidades de auto superación en lugar de "echar raíces".

"El énfasis de los nuevos adultos de hoy en día siempre ha sido en la auto perfección", dice la académica. "Se supone que las responsabilidades hacia los otros entrarían lentamente a ser parte del panorama más tarde".

Lu opina que no es acertado echarle la culpa de todo a la generación del milenio. La actual lentitud de la economía no se debe a ellos.

En su blog para American Interest, Walter Russell Mead comenta que estos jóvenes adultos tendrán que aprender a ajustarse. Ellos "piensan que se pueden quedar sentados sin hacer nada hasta que el gobierno o la economía le ofrezcan un puesto en una oficina de nueva a cinco", manifestó.

"Así no es como funciona el mundo de hoy. En el remolino de la nueva economía de información y servicio significa que la generación del milenio tendrán que ser los propios creadores de sus empleos, si es que quieren trabajar".

Empresa propia

Jóvenes empresarios

Muchos jóvenes adultos optan por crear sus propias empresas.

Es probable que eso sea una cosa positiva, en vista de que un gran número de ellos tendrán una batalla cuesta arriba para encontrar un trabajo de oficina estable. Un estudio realizado por la empresa de empleo y contratación Adecco encontró que los administradores de personal tienen tres veces menos probabilidades de contratar a un veinteañero que a un trabajador maduro porque estiman que el empleado más viejo será más "responsable" y "profesional".

Muchos jóvenes adultos están optando por aventurarse en la creación de empresa, como las de software para dispositivos móviles, porque encuentran que tener un trabajo que les significa algo es mejor que un puesto insatisfactorio. Esa no es una señal de pereza, escribe Zachary Karabell para la revista Atlantic, sino es "evidencia de una generación de graduados universitarios decididos a no aceptar lo que venga, lo que es un buen augurio para nuestro futuro".

Otros consideran poco realistas los deseos de los veinteañeros de tener sus propias empresas y esperar la llegada del trabajo perfecto. La generación Y tiene que acoger el lugar de trabajo tradicional, escribe Jewelyn Cosgrove de Policy Mic:

Muchos de nosotros no estamos acostumbrados al mismo tipo de trabajo que la (anterior) generación X ha estado haciendo durante años. La mitad de la generación del milenio quisieran empezar sus propias empresas, y muchos han dependido en gran parte del trabajo freelance para sobrevivir durante la crisis económica. Esa generación, en la que me incluyo, se olvidan pronto del valor de las habilidades más tradicionales en el lugar de trabajo, habilidades que son tan útiles como nuestros bien perfeccionados instintos de supervivencia.

Aunque Cosgrove piensa que los "milenarios" están mal preparados para enfrentar la economía de hoy, no ha perdido totalmente la fe: "Nos hemos visto frustrados, pisoteados y calumniados por los medios pero conservamos la esperanza".

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.