BBC navigation

Afganistán: una votación ante el desafío del Talibán

Última actualización: Sábado, 5 de abril de 2014
Uh hombre traslada una urna en Shutul, provincia de Panjshir

Una nueva cultura política está emergiendo lentamente.

No hay nada como una elección cuando no está claro quién va a ganar, cuando los candidatos hacen campaña como si cada voto contara y los votantes están comprometidos.

Eso es Afganistán en 2014.

La tercera elección presidencial desde la caída del Talibán también estará marcada por el fraude, recriminaciones y la violencia.

El período previo a la votación de este sábado ha sido el más sangriento.

Pero detrás de los oscuros titulares, una nueva cultura política está emergiendo lentamente con la gramática de las elecciones, no con las armas de guerra que alguna vez decidieron quién gobernaría.

Un caudillo militar islamista habla sobre los derechos de la mujer, un exministro de Finanzas insta a los votantes a que lo lleven al palacio presidencial, y una afgana puede hacer historia al convertirse en la primera mujer vicepresidente.

Los principales contendientes en una verdadera carrera para reemplazar a Hamid Karzai han recorrido el país.

En esta ocasión las fórmulas presidenciales, que incluyen también dos vicepresidentes, trascienden las líneas étnicas.

El presidente Karzai me confesó el año pasado que jugó un papel clave en sugerir compañeros de fórmula de los principales contendientes.

Algunos de ellos son extraños compañeros, pero tal es el tejido social del país.

Por primera vez desde la primera elección presidencial en 2004, no hay casi discusión -si es que hay alguna- sobre quién es el "candidato de Estados Unidos".

Pero hay mucho que hablar sobre quién es el hombre de Karzai.

Muchos asumen que es su excanciller y leal aliado Zalmai Rassoul.

Mis propias conversaciones con el presidente en los últimos meses sugieren que su pensamiento puede no ser tan claro.

Hamid Karzai

Hamid Karzai gobierna Afganistán desde diciembre de 2004.

Hay algo de cinismo en el hecho de que el único cambio real en el palacio será que Karzai operará pero en segundo plano.

Mucho dependerá de si emerge un claro favorito entre los ocho aspirantes a la presidencia.

Saad Mohseni, que dirige el Moby Group que incluye el popular Tolo TV, dijo que sus encuestas indican que el número de votantes indecisos puede ser del 30%-40%.

"Algunas personas reciben un almuerzo gratis, algunos se sienten intimidados", dijo sobre las tácticas de candidatos para persuadir a la gente a votar.

Pero también hay algo de campaña a la vieja usanza.

"Uno de los candidatos llegó a mi calle y dijo: 'Hola, estoy postulando para presidente y es por eso que usted debe votar por mí'", se maravilló un hombre en Kabul. "Así que me decidí a votar por él".

En la mejor de las tradiciones democráticas, su madre dijo que mantenía su elección en secreto.

Mesas de votación fantasma

Campaña electoral en Afganistán

Hay preocupación por el relleno de urnas y mesas de votación fantasma.

Pero todas las peores tradiciones de esta democracia embrionaria aún podrían arrollar el proceso y dañar su legitimidad en un contexto en que un mandato convincente claro es crucial para quien se haga cargo en un momento muy difícil.

Abdullá Abdullá, principal rival de Karzai la última ocasión, ya está advirtiendo de un fraude "a escala industrial masiva". Tales comentarios pueden poner en peligro todo el proceso.

Hay preocupación por el relleno de urnas y mesas de votación fantasma, los tipos de engaño que han marcado todas las elecciones desde 2004.

También hay preocupación de que el número de tarjetas electorales en circulación son muchas más que el número de votantes registrados.

Los observadores occidentales elogian lo que es ampliamente visto como un sistema electoral más robusto.

Pero hay diferentes evaluaciones de los individuos, escogidos a mano, que lo dirigen.

En la televisión afgana los anuncios instruyen a los votantes sobre cómo detectar un fraude. "Una observación a nivel nacional es igual a una elección justa" es su lema.

Pero, ¿será segura?

Una ola letal de ataques del Talibán en la capital afgana, Kabul, contra el Ministerio del Interior y la sede de la Comisión Electoral Independiente, aumentó los temores.

El ataque en la víspera del Año Nuevo afgano dentro del hotel Serena sacudió a muchos extranjeros, entre ellos varios de los observadores electorales, quienes salieron del país.

Respuesta desafiante

Pero para muchos afganos sólo reforzó su determinación de seguir adelante.

"No tenemos miedo", dijeron funcionarios electorales cuando fui a su reunión en un hotel mientras que el ataque a la sede electoral estaba en marcha. "Ese es nuestro mensaje al Talibán".

Las largas colas fuera de los centros de registro de votantes sólo parecían alargarse en una desafiante respuesta a las amenazas del Talibán.

Cada elección afgana ha estado ensombrecida por la especulación sobre un posible "ataque espectacular" y esta vez no es diferente. Funcionarios de inteligencia afganos advierten que podría haber más.

"¿Qué significaría espectacular?", se preguntó Andrew Wilder, del Instituto de Estados Unidos por la Paz (USIP, por sus siglas en inglés) que ha sido testigo de todas las recientes elecciones. "Con cerca de 6.500 centros de votación en todo el país, será difícil de detener la votación".

Afganistán

El Talibán amenazó con perturbar las elecciones.

También se ha especulado con que los funcionarios del palacio estaban tratando de encontrar una causa para detener los comicios, pero el presidente Karzai ha prometido varias veces supervisar una transición política pacífica.

Una encuesta realizada por la Fundación Elección Libre y Justa constató que más del 75% de los encuestados planea votar a pesar de que, según la organización, la fe en el proceso electoral está disminuyendo.

Los afganos emitirán su voto por diferentes razones: en las aldeas, las lealtades tribales y locales todavía son profundas; en las zonas urbanas en rápida evolución, los afganos pueden tener diferentes motivaciones para tratar de hacer una diferencia.

He oído mencionar muchas veces durante la semana pasada que "la mayoría silenciosa" está encontrando una voz después de tantos años de guerra. Pero si esa mayoría habla el 5 de abril, ¿será escuchada?, ¿qué dirá?

Este es otro momento decisivo en Afganistán.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.