Minería, el nuevo negocio de los carteles mexicanos

  • 1 mayo 2014
Mina confiscada
La venta ilegal de mineral de hierro y carbón les dejó a los carteles ganancias de <br> al menos US$100 millones, según las autoridades.

El nuevo negocio, y uno de los más productivos para los carteles mexicanos de narcotráfico, está bajo tierra.

Desde hace algunos años organizaciones delictivas como Los Caballeros Templarios y Los Zetas se han dedicado a la venta clandestina de mineral de hierro y carbón, que según autoridades y grupos empresariales sólo en 2013 les dejó ganancias de al menos US$100 millones.

Los casos más recientes ocurrieron en Colima, donde 36 mineras fueron clausuradas por fuerzas del orden ante la sospecha de que fueran operadas por los carteles y donde, este miércoles, se interceptó a un barco en el puerto de Manzanillo que transportaba de manera iglegal más de 80.000 toneladas de mineral de hierro.

El barco fue detenido gracias a una llamada anónima que recibió la policía, poco después de que la embarcación abandonara el puerto de Lázaro Cárdenas en el estado de Michoacán.

Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Foto: AFP/Getty
A través del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, Los Caballeros Templarios exportaban minerales. Foto: AFP/Getty

Este lugar, el tercer puerto más importante de México, fue durante años el principal sitio de exportación de minerales extraídos ilegalmente por Los Templarios, quienes habían enviado millones de toneladas hacia China, según las autoridades.

El comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, dijo que el mineral fue extraído de manera ilegal y que formaba parte de las actividades ilícitas del cartel de los Caballeros Templarios.

Según la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) desde 2008 se había detectado la extracción ilegal de minerales.

Y en 2010 la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) reconoció que el cartel de La Familia Michoacana –antecesor de Los Caballeros Templarios- había exportado ese año mineral de hierro a China. Sus ganancias, entonces, fueron de US$42 millones.

Ganancias

¿Por qué un cartel de narcotráfico se dedica a la minería? Una de las respuestas es la ganancia que genera, especialmente ante la demanda internacional –y mexicana- de algunos minerales.

Los Templarios, por ejemplo, obtienen en promedio unos US$15 por cada tonelada de mineral de hierro exportado a China desde Michoacán, según el comisionado Castillo.

Pero no es el único estado donde esto ocurre, ni tampoco los caballeros son el único cartel que ha incursionado en el negocio.

Heriberto Lazcano, El Lazca, fallecido líder de Los Zetas explotaba minas de carbón en Coahuila, en el noreste del país, donde se encuentran algunos de los mayores yacimientos del mineral en América Latina.

Algunas minas controladas por El Lazca vendían carbón a intermediarios, quienes a su vez lo ofrecían a instituciones oficiales como la Comisión Federal de Electricidad, según afirmó el exgobernador del estado, Humberto Moreira.

Pero Coahuila y Michoacán no son los únicos con ese problema, pues autoridades y empresarios mineros han denunciado que también ocurre en Guerrero, Chihuahua, Oaxaca, Morelos y Tamaulipas.

Estrategia

Michoacán, México
Michoacán es uno de los estados con más problemas de violencia en México

Los carteles se dedican a la minería de diversas formas: en algunos casos cobran a las empresas una cuota por cada tonelada de minerales que extraen; en otros les obligan a utilizar sus camiones para transportarlos y en algunos más obligaban a los propietarios de yacimientos a prestar sus permisos de explotación para exportar de forma legal el producto.

Y es que en México los minerales, hidrocarburos y otros recursos naturales son propiedad del Estado, y su explotación se realiza mediante concesiones otorgadas por el gobierno federal.

En el caso de la minería sólo quienes cuentan con este permiso pueden comercializar legalmente los productos.

Los Caballeros Templarios, por ejemplo, amenazaron a algunos concesionarios para exportar desde el puerto de Lázaro Cárdenas el mineral de hierro que robaron o que explotaban por fuera de las cuotas establecidas para cada mina.

Pero también hay otros métodos. "Tiene usted un lote minero que está aislado, no tiene forma de llegar y ellos controlan esas áreas. Entonces le dicen sálgase, saque su maquinaria porque aquí trabajamos nosotros", explica Alonso Ancira Elizondo, presidente de Canacero.

Los carteles también aprovechan que en muchos casos el terreno concesionado no se explota por completo y entonces se apoderan de algunas zonas para hacerlo ellos. Si alguien intenta detenerlos es amenazado de muerte.

"Nosotros quisiéramos estar desarrollando pero si se acercan mis ingenieros les dicen: sálganse porque si no van a visitar a la Virgen de Guadalupe y no precisamente en su basílica", reconoce Ancira Elizondo.

Hasta ahora no se conoce el impacto de este problema en la minería mexicana, pero algunas empresas multinacionales han reconocido que la inseguridad asociada con carteles de narcotráfico puede afectar sus operaciones en el país.