Chile: los estudiantes que llevan sus reclamos al Congreso

  • 11 marzo 2014
Camila Vallejo

Este martes no sólo se inaugura el segundo mandato presidencial para Michelle Bachelet, sino también un nuevo periodo de sesiones del Congreso de Chile, del que por primera vez formará parte un grupo de líderes hasta ahora acostumbrados a movilizar las calles, pero no el parlamento.

Se trata de Giorgio Jackson, Camila Vallejo, Karol Cariola y Gabriel Boric, exrepresentantes del movimiento estudiantil, quienes en las elecciones de noviembre lograron la primera mayoría en sus distritos para conseguir asientos como diputados.

En las manos de la bancada estudiantil podría estar el futuro de proyectos de ley tan decisivos como el de la reforma del sistema educativo, uno de los pilares del nuevo gobierno de Bachelet.

Por eso se presta tanta atención a este grupo de legisladores, que no llega a los 30 años, y que prometen llevar al Congreso la lucha que comenzó en 2011, cuando miles de jóvenes chilenos salieron a las calles para demandar un sistema educativo de calidad y gratuito.

"Bachelet y el establishment político tienen que entender que no es posible llevar adelante una política a puerta cerrada", le dice a BBC Mundo el diputado Gabriel Boric, quien fue candidato independiente por la región de Magallanes.

"No le debemos nada a nadie, hoy en día nuestro rol será crítico del gobierno, pero también constructivo", asegura.

Pero advierte: "El que se lleven a cabo o no las reformas en ningún caso depende de la voluntad de una persona en particular. Yo creo que quienes van a estar en tela de juicio van a ser el parlamento completo y en particular quienes hoy en día tienen mayoría en él".

Presión sobre el gobierno

Los estudiantes cantaron su primera victoria antes incluso de comenzar el nuevo periodo legislativo.

Líderes del movimiento estudiantil chileno.
Los líderes estudiantiles chilenos Giorgio Jackson, Camila Vallejo, Karol Cariola y Gabriel Boric

La elegida por la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, para asumir como nueva subsecretaria de Educación de su gobierno, Claudia Peirano, renunció a tomar posesión de su cargo luego de las críticas del movimiento estudiantil.

Aunque se había anunciado como una de las mujeres clave para sacar adelante la prometida reforma educativa de Bachelet, líderes estudiantiles habían criticado la designación de Peirano al considerar que las empresas educativas privadas de su esposo podrían suponer un conflicto de interés para su labor, algo que ella negó.

Pero es que los líderes estudiantiles no sólo estarán en el Poder Legislativo.

Al equipo de asesores del nuevo ministro de Educación de Bachelet, Nicolás Eyzaguirre, se sumarán dos destacados miembros de la dirigencia estudiantil.

Se trata del expresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Rodrigo Roco, y del expresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc), Miguel Crispi.

Críticas y escepticismo

El enorme interés que despiertan estos nuevos líderes también les está colocando en la mira de las críticas, como a cualquier otro representante político.

Sus palabras, decisiones y movimientos se observan con lupa dentro y fuera de su país.

Recientemente la diputada del Partido Comunista Camila Vallejo, uno de los rostros más conocidos del movimiento estudiantil, fue objeto de críticas por parte de la derecha por su apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ante la ola de manifestaciones en el país, algunas de ellas protagonizadas por estudiantes universitarios.

Mientras, una encuesta de la Universidad de Chile sugiere que la credibilidad de los nuevos diputados del movimiento estudiantil está cayendo entre los jóvenes de entre 18 y 34 años (29% dijo confiar en ellos en febrero, frente a un 31% en el mes anterior).

Movilizaciones

"Ha habido muchos que han intentado cambiar la institucionalidad por dentro, pero han quedado en el camino", le dice a BBC Mundo Melissa Sepúlveda, actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech).

"La representatividad es algo que está siendo desechado por los estudiantes. El movimiento estudiantil ha aprendido que delegar la capacidad de proponer y transformar es un error. Nos ocurrió en 2006, cuando delegamos la responsabilidad a los parlamentarios y no cambió nada", sostiene.

Revolución de los Pingüinos
La llamada Revolución de los Pingüinos fue una serie de movilizaciones de estudiantes secundarios chilenos.

Sepúlveda se refiere a la llamada Revolución de los Pingüinos, una serie de movilizaciones de estudiantes secundarios chilenos que sorprendió al gobierno de Bachelet, cuya popularidad cayó a sus niveles más bajos tras la elección.

Las protestas culminaron con un cambio de gabinete y una nueva ley de educación, que sin embargo no satisfizo a los sectores más críticos del movimiento.

Ocho años después, Sepúlveda dice haber aprendido la lección: las marchas, advierte, seguirán aunque en el parlamento haya cuatro legisladores salidos del movimiento.

Como si en Chile, los estudiantes hubieran decidido luchar en dos frentes a la vez: el de la calle y el del parlamento.

"Ellos van a tener que responder a las propuestas que salgan de la Nueva Mayoría o sus conglomerados políticos", dice.

"La única garantía que tenemos para avanzar en esta pelea es la propia fuerza de la movilización y la presión".

Contenido relacionado