Implantes de barba para ser un buen 'hipster'

  • 4 marzo 2014
hipster con barba
El implante de barba cuesta en las clínicas de Nueva York entre 7.000 y 8.000 dólares.

Los implantes de barba se multiplican desde que la moda hipster se ha impuesto en el planeta.

Este grupo de hombres que dicen representar una subcultura alternativa se dejan crecer el vello facial como símbolo de modernidad y virilidad.

Sin embargo, la madre naturaleza no regaló una barba tupida a todos y muchos barbilampiños prefieren pasar por el quirófano a seguir luciendo el rostro desnudo.

Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos distintas clínicas de estética aseguran que, en los últimos años, se multiplicó el número de hombres que solicitan este servicio.

El doctor Bassam Farjo, cuya clínica está en Reino Unido, fue el primero que efectuó un trasplante de barba en el mundo en 1996.

En aquella pionera operación el paciente era un hombre que había sido víctima de quemaduras severas.

"Al principio empezó como un servicio para aquellos que querían ocultar cicatrices. Pero últimamente cada vez más hombres llegan por una mera cuestión de moda", comenta en conversación telefónica con BBC Mundo .

Efecto Paxman

La barba del periodista de la BBC Jeremy Paxman es una de las favoritas entre los hombres de Reino Unido.

Él lo llama el 'efecto Paxman', por el periodista británico Jeremy Paxman, cuya barba ha empujado a muchos británicos a pasar por su consulta.

El doctor realiza "uno o dos" implantes de barba al mes, aunque los trasplantes de pelo en la cabeza siguen siendo los más populares. Su clínica lleva a cabo entre 25 y 30 de este tipo por mes.

"La de Brad Pitt es la que más buscan los de 40, mientras que los de 20 y 30 prefieren la de David Beckham. Quizá veamos a Paxman convertirse en el próximo ejemplo de hombre atractivo para los caballeros de 50 y 60", asegura Farjo.

Un implante completo de barba cuesta entre US$7.000 y US$8.000 y la intervención dura unas siete horas. "Depende del tipo de pelo del paciente y de la densidad que desee", dice Farjo.

Si lo que se necesita es un relleno o disimular zonas en que el pelo no crece tanto, el precio ronda está entre los US$2.000 o US$3.000.

Lo normal es que el resultado dure para toda la vida. "El pelo trasplantado se comporta igual que el de la zona donde se extrajo el vello. Si se agarró de la nuca y la nuca comienza a perder pelo, el de la barba también se caerá", explica.

Una vez extraído el pelo, se puede implantar en la cabeza, en los brazos, en las piernas o en la cara.

"El pelo de la cabeza es más suave que el de la barba pero sólo se nota con un examen muy exhaustivo, a simple vista el resultado es perfecto", añade Farjo.

Los imberbes añoran, sobre todo, la masculinidad que añade una mandíbula tupida.

Kevin Ende empezó a ofrecer este servicio en 2007 en EE.UU.. En el último año ha visto cómo se convertía en uno de sus servicios estrella en su clínica en Madison Avenue, con una media de entre dos y tres visitas semanales. "El trasplante de pelo facial se ha hecho popular en gran parte porque la gente se ha dado cuenta del resultado tan natural que se puede obtener", indicó a la agencia de noticias Efe.

A la consulta de la doctora Yael Halaas, también en Manhattan, llegaban muchas mujeres que se estaban cambiando de sexo y también judíos ultraortodoxos, una comunidad en la que la barba juega un papel importante.

"Pero desde hace tres años llegan cada mes al menos 4 o 5 hipsters de entre 20 y 30 años que quieren la barba solo por una cuestión de moda", asegura esta médico de origen cubano-argentino.