El puertorriqueño que mide el deshielo del Ártico

  • 10 marzo 2014
Pablo Clemente Colón

Pocas personas pueden decir, como reconoce emocionado el científico Pablo Clemente Colón, que han estado seis veces en el Ártico.

Entre 2007 y 2012, este puertorriqueño de 57 años viajó cada año a la región polar en el norte de la Tierra, a bordo del rompehielos estadounidense Healy, con el objetivo de medir las capas de hielo marino y comparar sus observaciones con los datos que obtiene de varios satélites.

Esa labor, que realiza como jefe científico del Centro Nacional del Hielo (NIC, por sus siglas en inglés), una entidad gubernamental estadounidense, le ha permitido descubrir de primera mano por qué los polos son cruciales para regular la temperatura global y por qué son zonas particularmente vulnerables al cambio climático.

Menos hielo marino

Sentado en su oficina, ubicada en el centro histórico de Alexandria, una pequeña ciudad cercana a Washington, Clemente Colón recuerda cómo en cada uno de sus viajes al Ártico se dio cuenta de que se estaba perdiendo más y más hielo marino, particularmente en los meses de verano.

Explica que este cambio es fundamental, pues cuando hay una cobertura considerable de hielo en ambos polos, gran parte de la energía solar que cae a la Tierra se refleja al espacio, por lo que la temperatura se mantiene más estable.

"Pero si tienes poco hielo, como ocurre en el verano, tienes la energía solar que entra al sistema, no se refleja y lo sigue calentando aún más", dice a BBC Mundo.

Esto puede tener efectos considerables: menos hielo equivale a más agua que puede ser calentada por el sol y que tiene el potencial de afectar no solo el hábitat de muchos animales, sino también el clima con marejadas, nubes y niebla.

El llamado vórtice polar, que afectó una porción considerable de Estados Unidos y Canadá en el invierno de 2014, es un ejemplo de ello, según este oceanógrafo que estudió en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez.

Clemente Colón explica que cuando el Ártico se empieza a calentar, el sistema del vórtice polar se vuelve más inestable, lo que se refleja en sus desplazamientos.

"Básicamente está moviendo temperaturas frías del Ártico al sur mientras el Ártico se va calentando".

Lea también: ¿Qué es el vórtice polar que azotó a EE.UU. y Canadá?

Oportunidades de negocios

Otro cambio notorio a medida que se reducen las capas de hielo marino en los polos es un incremento en la actividad humana, especialmente en busca de recursos naturales o para recortar los tiempos de transporte.

La semana pasada se realizó en Londres una cumbre en la que los países y compañías con intereses en el Ártico debatieron el futuro comercial y geopolítico de esta región que, según las cifras del Servicio Geológico de Estados Unidos, tiene el 13% de las reservas de petróleo mundial, el 20% de los líquidos de gas natural y el 30% del gas natural no descubiertos.

El Ártico es la última frontera en la búsqueda global de nuevos recursos marítimos y económicos, pero la idea de explotarlo aterra a los ambientalistas.

Pablo Clemente Colón
Pablo Clemente Colón recibió a BBC Mundo en su oficina en Alexandria.

De ahí que una de las funciones principales que tienen Pablo Clemente Colón y su equipo sea proporcionarles a las autoridades de Estados Unidos -uno de los países con mayores intereses en el Ártico- más información para que esas actividades no corran riesgos.

Si se incrementa el transporte en la zona también se incrementa el potencial de derrames y accidentes.

Clemente Colón lo explica con una ecuación: "Mientras menos hielo haya, más barcos habrá; y mientras más barcos haya mejor información se necesita para que sea más seguro".

Según se reveló en la cumbre de Londres, en el último año 55 barcos tomaron la nueva ruta por el Ártico desde Asia a Europa, que reduce en al menos diez días el trayecto tradicional a través del Canal del Suez.

Esta cifra revela cómo la inestable realidad del Ártico se está volviendo clave para los negocios, pues hay miles de millones de dólares en juego. Eso sin contar que ya es fundamental para el clima.

Pablo Clemente Colón no piensa dejar de analizar los procesos que ocurren en el extremo norte de la Tierra.

"Me interesa seguir observando estos cambios", dice al final de la conversación con BBC Mundo. "El planeta ha estado más caliente que esto en el pasado, pero el punto es que (ahora) ha ocurrido bien rápido".

"En lo que dura una vida humana, el cambio en el Ártico no se puede igualar a casi nada en términos de cambio climático".

hielo marino (foto Pablo Clemente Colón)
Esta es una de las fotografías que guardó Clemente Colón de sus viajes al Ártico.

Contenido relacionado