¿Quién le teme a la fiscal guatemalteca Claudia Paz y Paz?

  • 13 febrero 2014
Claudia Paz y Paz
La fiscal goza de muy buena imagen a nivel internacional.

La tormenta llevaba algún tiempo cuajándose y cuando estalló, sus efectos se sintieron dentro y fuera de Guatemala.

El jueves pasado, la Corte de Constitucionalidad de ese país dictaminó que la Fiscal General, Claudia Paz y Paz, debe abandonar su cargo el próximo 17 de mayo, siete meses antes de lo esperado.

De esta manera, la Corte fallaba un amparo interpuesto por un abogado unas semanas antes.

Sin embargo, la noticia tomó por sorpresa a muchos en el país.

Ese mismo día, el embajador de Estados Unidos en Guatemala, Arnold Chacón, manifestó su apoyo a la funcionaria diciendo en un comunicado que "el pueblo guatemalteco merece a una Fiscal General con las cualidades indispensables de honestidad, valor, independencia y compromiso para terminar con la impunidad".

La oficina de las Naciones Unidas en ese país (Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala) reconoció la labor de la fiscal y expresó:

"Sería deseable que –para provecho del adecuado funcionamiento del sistema de justicia en su conjunto– tal situación de interinidad fuese prontamente definida, máxime cuando el tema de la Fiscal General ha sido jurídicamente polémico y, por tanto, no exento de diversas interpretaciones plausibles”.

Piedra en el zapato

"Diversas interpretaciones plausibles". En especial una: que detrás de la demanda hay un interés político por sacar del camino a una funcionaria incómoda.

Y eso -dicen quienes la apoyan- es lo que Claudia Paz y Paz ha sido en los últimos años para algunos sectores poderosos en Guatemala: una piedra en el zapato.

Efraín Ríos Montt
El juicio contra Ríos Montt por genocidio provocó a gran debate dentro de Guatemala.

En 2010, Paz y Paz se convirtió en la primera mujer Fiscal General de Guatemala, durante el gobierno de Alvaro Colom y en reemplazo del fiscal Conrado Reyes. A su llegada al poder, Otto Pérez Molina la confirmó en el cargo.

En estos tres años, la fiscal se ha destacado por su lucha contra la impunidad. Su caso más conocido es del ex gobernante militar Efraín Ríos Montt, hallado culpable por genocidio. Quienes la apoyan dicen que también ha mostrado grandes resultados contra la corrupción y los homicidios.

En 2012, la revista Forbes la nombró como una de las cinco mujeres "más poderosas cambiando el mundo". En 2013 fue nominada al Nobel de la Paz.

Hasta Ricardo Sagastume, el abogado guatemalteco que pidió el recurso de amparo que culminó en la decisión de la Corte de Constitucionalidad, reconoce que Paz y Paz "le ha elevado el nivel al ministerio público".

Entonces, ¿por qué presentó el recurso de amparo?

En derecho

Sagastume, quien se define como un "abogado corporativo" que se dedica "al derecho mercantil y de empresas" asegura a BBC Mundo que presentó la demanda como un ciudadano guatemalteco cualquiera y que sus argumentos e intenciones son jurídicos, no políticos. Sus contradictores dicen algo distinto.

El punto álgido es uno: Sagastume -y otras personas- argumentan que Claudia Paz y Paz sólo debía culminar el período del fiscal al que reemplazó. De ser así, su gestión termina el próximo 17 de mayo.

Claudia Paz y Paz presenta a un detenido. Foto Getty Images
Los defensores de la fiscal dicen que también ha mostrado resultados contra la corrupción y el crimen organizado.

"Los ciclos que corresponden a determinados funcionarios públicos la Constitución los establece. De acuerdo a nuestra presentación, lo que sucedió es que ya ella fue nombrada en el momento en que ya había iniciado un ciclo. De acuerdo con la Constitución, y con nuestro criterio, a ella le corresponde concluirlo" dijo Sagastume a BBC Mundo

Sin embargo, la propia fiscal -y quienes la apoyan- dicen que en realidad empezó un período nuevo, el cual finaliza en diciembre.

"Yo fui electa luego de la anulación del nombramiento del fiscal general anterior. Es decir, yo no estoy sustituyendo un período anterior, él no renunció ni fue removido, sino que la Corte de Constitucionalidad anuló todo este proceso", dice la propia Claudia Paz y Paz a BBC Mundo.

Antonio Ixtot, periodista del diario Prensa Libre, señala que algunos expertos han dicho que "hubo ambigüedad en la creación del cargo de la Fiscal. Ella tomó posesión cuando ya estaba un fiscal que había trabajado cinco meses. Sin embargo, en el acuerdo jamás se establece si termina el período del anterior jefe del ministerio público o si lo hace por un período completo".

Con su fallo -cinco a favor, ninguno en contra- la Corte de Constitucionalidad le dio la razón a Sagastume. La misma Corte denegó este martes un recurso de amparo provisional interpuesto por la propia fiscal pidiendo que aclarara su dictamen y lo ampliara.

Martín Guzmán, secretario de la Corte, dijo que el pronunciamiento "no es ambiguo, porque está resuelto en una misma línea interpretativa, de conformidad con lo reclamado y su aplicación jurídica". Agregó que tampoco era oscuro "porque sus términos son claramente comprensibles", ni contradictorio "en tanto que los puntos de la decisión son coherentes entre sí".

Pero muchos albergan dudas.

¿Por qué ahora?

Entre quienes dudan se encuentra José Rodríguez, del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos, una de las organizaciones no gubernamentales que trabajó por llevar a Ríos Montt ante la justicia.

Rodríguez dijo a BBC Mundo que la Corte de Constitucionalidad ha tenido en lo últimos meses una "serie de decisiones dudosas", empezando por la anulación del proceso -no de la sentencia, aclara- por genocidio contra Ríos Montt. "Desde entonces se han dado una serie de fallos que favorecen a sectores que tienen el poder económico, militar, político".

Agrega que el trabajo adelantado por la fiscal ha hecho que esos "sectores se cohesionen y trabajen para que sea destituida lo más pronto posible".

Cuando BBC Mundo le pregunta a la fiscal si la quieren sacar de su puesto, al otro lado del teléfono se produce una larga pausa. Luego llega la respuesta: "Existe cierta prisa porque yo abandone el cargo. Por eso acortan un período constitucional de cuatro años".

Algo de lo que no duda José Rodríguez es que el abogado Ricardo Sagastume representa a los sectores que quieren ver a la fiscal fuera de su cargo. Específicamente, dice que es respaldado por la Fundación Contra el Terrorismo, una controvertida organización de derecha radical.

Es un vínculo que Sagastume niega con indignación: "Lo rechazo absolutamente, ni pertenezco ni tengo nada que ver con esa fundación".

"Yo simplemente ejercí un derecho ciudadano. La verdad es que frente a mi planteamiento lo único que recibí fueron ataques directos personales, lo cual sólo demuestra que no hubo la posibilidad de que discutiéramos a fondo el tema. Pero ese no es mi problema".

Aunque considera respetable el fallo de la Corte de Constitucionalidad, el periodista Antonio Ixtot cree que el trasfondo es inevitablemente político: "A ella algunos la involucran con sectores de izquierda y por eso se afirma que quienes la quieren sacar pertenecen a la derecha. Incluso quienes forman parte de la justicia guatemalteca, aunque no lo digan públicamente, saben que también es un debate político".

Un año clave

Pero hay más. Quienes apoyan a la Fiscal leen lo que está ocurriendo dentro de un contexto más amplio: un crucial año de elecciones en la justicia guatemalteca.

Así lo explica Nik Steinberg, experto en Guatemala de la organización Human Rights Watch: "Guatemala está empezando un año clave para los cargos más importantes en la rama judicial: Fiscal General, jueces de la Suprema Corte y de la Corte Constitucional. Si hay la sensación de que estas elecciones son sujetas a manipulación política, será un paso atrás para la construcción de un estado de derecho en Guatemala".

Indígenas pidiendo justicia. Foto Getty Images.
En Guatemala, muchos piden justicia por los crímenes cometidos durante la Guerra Civil.

En este punto, José Rodríguez no tiene dudas: en este año de elecciones, quienes no quieren que se investiguen los crímenes cometidos durante la guerra civil van a tratar de poner sus fichas en el sistema de justicia. "Sabemos que hacia eso están apuntando todos los sectores oscuros: poner candados a cualquier tipo de persecución judicial".

El método para elegir a los nuevos funcionarios judiciales es el mismo en todos los casos: una comisión -integrada por decanos de las facultades de Derecho, representantes del colegio de abogados y otras personalidades del ramo- presenta al Presidente de la República un abanico de candidatos para que él tome la decisión final

"Y el lobby para los puestos importantes ya empezó. Un esfuerzo para presionar para que haya gente que no es aliada de la transparencia e independencia de la rama judicial", asegura Nik Steinberg.

De mantenerse en firme el fallo de la Corte de Constitucionalidad, la primera de esa comisiones debería presentar al presidente Otto Pérez Molina seis candidatos a Fiscal General antes del próximo 17 de mayo.

Los simpatizantes de Claudia Paz y Paz creen que, llegados a ese punto, debería postular de nuevo su nombre. El propio Ricardo Sagastume considera que puede hacerlo:

"Absolutamente. Tiene todo el derecho y diría yo, una opinión muy particular, que tiene las condiciones para ser nuevamente reelecta".

¿Lo hará?

Con voz suave, casi un susurro, Claudia Paz y Paz responde a BBC Mundo: "Es una decisión que aún no he tomado".

Siga al corresponsal de la BBC en México y Centroamérica a través de Twitter en @JCPerezSalazar