¿Por qué España quiere volver a restringir el aborto?

  • 4 febrero 2014
Protesta en Madrid contra ley de aborto
España ha atravesado grandes cambios sociales en cuatro décadas.

Miles de manifestantes marcharon frente al parlamento español el sábado para protestar por un proyecto de ley que prohibirá el aborto excepto en casos de violación o cuando la salud de la madre está en riesgo grave.

La propuesta ha provocado cierta disensión dentro del dirigente Partido Popular y los sondeos más recientes muestran que es probable que la medida conduzca a que el partido pierda votos.

Pero, ¿por qué el aborto ha vuelto a ubicarse en el centro de la política en España?

Para muchas personas que viven o vacacionan en alguna de las principales ciudades españolas, el país podría parecer tan liberal como cualquier otra nación europea.

Sin embargo, si se busca un poco bajo la superficie se puede encontrar otra España más conservadora, inmersa en la tradición y, a menudo, en la Iglesia católica.

Es por eso que el asunto del aborto ha resurgido en la agenda política y el gobierno está proponiendo las restricciones más estrictas desde que fue legalizado en 1985.

Algunos españoles no se sienten cómodos con el cambio social que ha emergido desde la muerte de Francisco Franco hace cuatro décadas.

"País cambiado"

Fernando Gotazar, de la organización provida Foro Español de la Familia, cree que la opinión pública se está oponiendo a la actual legislación sobre el aborto aprobada por el anterior gobierno socialista en 2010, la cual permite que cualquier mujer se someta a un aborto dentro de las primeras 14 semanas de embarazo.

Miles de personas marcharon frente al parlamento
El gobierno quiere imponer restricciones como prohibir el aborto en caso de anormalidades serias.

"El punto principal no es castigar a los que causen un aborto sino crear un clima social a favor de la vida", dice.

Gotazar acepta que una alta proporción de personas en España que están en contra del aborto son religiosas, pero dice que muchas otras no lo son.

"El debate no está centrado en la religión", insiste.

El proyecto de ley del gobierno también prohibiría que las mujeres aborten en casos de anormalidades fetales serias.

La profesora Inés Alberdi, socióloga de la Universidad Complutense de Madrid cree que la mayoría se opone a las restricciones propuestas. Y señala: "Poco a poco, hemos logrado aceptar el cambio social en áreas como el divorcio, el matrimonio gay y el derecho de las mujeres de terminar un embarazo no deseado".

Alberdi describe a España como católica pero sólo "culturalmente hablando".

"A la gente le gustan los rituales y la tradición pero al mismo tiempo no se molesta siguiendo una doctrina", señala.

Y sobre los que desean regresar a una prohibición, opina que estos "son una minoría, que no pueden aceptar que la Iglesia ya no es la autoridad moral en España".

Juan Pablo, hijo de Inés Cuartero
Juan Pablo murió a los 15 meses de nacido. Tenía un problema cardíaco.

"Presión para abortar"

Inés Cuartero tiene dos niños sanos.

Pero cuando estaba embarazada por primera vez, se le dijo que el bebé tenía un problema cardíaco y que nacería discapacitado.

"Es duro porque, como padre, sientes que hay gente que de alguna forma piensa que el bebé que tu amas vale menos", afirma.

Juan Pablo murió a los 15 meses de nacido, pero Inés nunca consideró someterse a un aborto.

Cree que las leyes de aborto en España necesitan cambiar para que las personas que están en su posición no se sientan bajo presión de abortar.

"Cuando te encuentras en esa situación te sientes indefensa" dice Inés. "Los médicos te dan la opción de abortar pero también deberían decirte que, si no quieres tener un aborto, te apoyarán".

"Lloramos mucho"

"Laura", a quien conocí recientemente en Barcelona pero no quiso dar su verdadero nombre, se enfrentó a su propio dilema moral cuando, para su sorpresa, se dio cuenta de que estaba embarazada.

Tanto ella como su pareja habían tomado precauciones porque ya tenían dos niños y no planeaban tener otro.

"Fue una de las cosas más duras que he tenido que hacer", dice. "Tienes que decidir poner fin a una vida".

La pareja deseaba dedicar más tiempo a sus dos niños pequeños así que decidieron que un aborto era la mejor alternativa.

"Lloramos mucho", afirma Laura. "No es una decisión fácil. Un médico o un político no deben decidir si yo debo tener un niño o no".

El grupo que está a favor del aborto, que ha estado haciendo campaña desde diciembre cuando el borrador de ley fue publicado, cree que el debate trata del derecho de una mujer a decidir.

"Yo nací con derechos, por los cuales hubo gente que luchó y ganó, así que es difícil pensar que estamos retrocediendo", afirma Natalie Manero, de 25 años, miembro del grupo de acción Decidir Nos Hace Libres.

Las cifras del gobierno muestran que el número de abortos se ha reducido en España desde 2010, cuando la ley entró en vigor.

Mujer protesta contra ley de aborto
El aborto en España se ha reducido desde 2010.

"Se reduce el número de abortos con una buena educación sexual y buenos métodos anticonceptivos, no con una ley más estricta", dice Manero.

A diferencia de Reino Unido, España no está acostumbrada a que los políticos hablen en público contra una política de su propio partido.

Sin embargo, altos miembros del Partido Popular han criticado abiertamente la nueva ley propuesta.

El jefe del partido en la región de Extremadura, José Antonio Monago, indicó que "nadie puede negar el derecho de una mujer a ser madre, ni pueden abligarla a que se convierta en una".

El Partido Popular se comprometió a cambiar la ley sobre aborto en su manifiesto de 2011 pero el gobierno ha tardado dos años en publicar el borrador de la ley.

Y probablemente pasarán meses antes de que se sepa si ley será modificada y, si es así, por cuánto.

En muchos aspectos, la evolución de ley sobre el aborto en España y el consecuente debate sobre el asunto refleja la persistente batalla en una era democrática post Franco entre quienes acogen el cambio social y aquellos que sienten que el cambio ha ido demasiado lejos o demasiado rápido.