EE.UU.: republicanos discuten su propuesta de reforma migratoria

  • 31 enero 2014
John Boehner, presidente de Cámara de Representantes
El Partido Republicano celebra esta semana su cónclave anual en Maryland.

El Partido Republicano dio a conocer a la prensa este jueves una “lista de principios” para llevar a cabo una reforma migratoria en Estados Unidos que no contempla otorgar la ciudadanía a la mayor parte de los 11 millones de indocumentados que viven en el país, sino ofrecerles un camino para que -tras cumplir ciertos requisitos- legalicen su estatus.

"Uno de los grandes principios fundadores de nuestro país es que los niños no serán castigados por los errores de sus padres", dicen los republicanos en un documento que le fue entregado a la BBC.

En la lista de principios se indica que los inmigrantes que viven en el país de forma ilegal podrían regularizar su estatus si pasan una revisión de antecedentes, pagan multas e impuestos atrasados y demuestran que saben inglés y conocen las normas de civismo.

Todo estaría supeditado a que se concrete un plan para reforzar la frontera con México.

La propuesta también contempla establecer un nuevo sistema de entradas y salidas del país y exigir a los empleadores que verifiquen el estatus migratorio de sus empleados en una base de datos federal.

Año electoral

Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Thomas Sparrow, el documento confirma los indicios que en las últimas semanas habían dado algunos políticos del Partido Republicano, especialmente en la Cámara de Representantes, de una mayor disposición a debatir el proyecto de reforma migratoria.

El documento también ofrece motivos para pensar que, tras meses de estar estancado en el Congreso, próximamente puede empezar a haber movimiento en relación con la reforma, en especial a través de múltiples proyectos de ley individuales.

La reforma migratoria es particularmente importante en un año en que se celebrarán las elecciones de mitad de período y en las que muchos republicanos quieren ganar terreno atrayendo el voto latino. Pero hay otros miembros de ese partido que consideran que pueden terminar lastimados electoralmente si demuestran su apoyo.

En una primera reacción, el senador republicano John McCain recibió con satisfacción el trabajo realizado por el presidente de la Cámara de Representantes y por los líderes republicanos.

El corresponsal de BBC Mundo para Asuntos Hispanos, Jaime González, señala que el asunto de la reforma ha causado una gran división en el seno del Partido Republicano. Frente a los que se oponen a ella están los que creen que si no se hace algo para arreglar el sistema migratorio del país será imposible que la formación cuente con el apoyo de los votantes hispanos.

González considera que es poco probable que los planes de reforma de los republicanos sean tratados formalmente en el Congreso de EE.UU. antes del mes de junio.

"La formación querrá esperar a que acaben las elecciones primarias de cara a los comicios legislativos de noviembre, para evitar que el asunto de la reforma sea utilizado como arma arrojadiza entre republicanos", señala el periodista.

Lea también: Los cinco retos de Obama para rescatar su presidencia

Contenido relacionado