Egipto: el censurado juicio a Mohamed Morsi

  • 28 enero 2014

"Soy el presidente de la República, cómo me pueden mantener retenido en un basurero por semanas", se escuchó decir al expresidente egipcio Mohamed Morsi y el sonido fue cortado abruptamente.

Fue sólo un momento, pero un momento que ejemplifica la estricta censura que caracterizó el inicio, este martes, del juicio en contra del despuesto presidente egipcio.

Morsi, quien fue depuesto por el ejército en julio pasado, presenció la audiencia de este martes desde una jaula de vidrio a prueba de sonidos.

"Es la primera vez que se conduce un proceso judicial en Egipto en estas condiciones", según explicó Mohamed Yehia, editor del servicio árabe de la BBC.

"Lo de la jaula es normal, pero lo que si es sin precedentes es que se lo colocara en una jaula a prueba de sonidos y separado de los otros acusados".

"La jaula tiene un micrófono que es controlado por el juez", dijo Yehia. "Él puede hablar todo lo que quiera, pero nadie lo escucha".

El exmandatario es juzgado, junto a otras 130 personas, acusado de organizar un motín de priosioneros, durante la revuelta popular que llevó a la salida del ex presidente Hosni Mubarak en 2011. Morsi estaba en ese entonces en la cárcel.

Lea también: grandes historias de 2013, el golpe de Estado que todavía divide a Egipto

Durante el proceso

Seguidores de la Hermandad Musulmana
Tras el derrocamiento de Mohammed Morsi, sus seguidores han reclamado en las calles su restitución.

Cuando Morsi entró a la corte este martes se mostró desafiante. "Estaba furioso y gesticulando con sus brazos", dijo Yehia.

Se le escuchó discutir brevemente con el juez cuando éste abrió el micrófono para tomar la asistencia, durante la apertura del juicio.

Morsi denunció el proceso judicial en su contra calificándolo de ilegítimo.

En otra ocasión, el juez dió a los periodistas la oportunidad de escuchar qué estaba pasando en la jaula.

"Abajo el régimen militar", se le escuchó decir."Soy el presidente de la República. ¿Quiénes son ustedes? ¿Quiénes son ustedes? Yo soy el presidente de la República". Pero el sonido fue nuevamente cortado.

Razones de la censura

Según Mohamed Yahia, el juez tomó la decisión de colocarlo en una jaula a prueba de sonidos porque durante el inicio de otro juicio en su contra en noviembre pasado, Morsi no paró de hablar y el juez no pudo controlarlo.

"El juez quería controlar la situación y, además, se quería mostrar el proceso en la televisión, lo que fue imposible en noviembre pasado, ya que Morsi no paraba de pronunciar discursos", dijo Yehia.

Éste es uno de cuatro procesos judiciales que enfrenta el derrocado mandatario acusado de varios cargos, entre ellos por incitar a la violencia e insultar a la justicia.

Otras 130 personas son acusadas junto a él, entre ellos líderes de los Hermanos Musulmanes, la organización que lidera Morsi.

Sin embargo, la mayoría de los acusados son prisioneros que escaparon durante el motín de 2011 y aún están fugitivos. Entre ellos figuran miembros de la organización palestina Hamás y del grupo libanés Hezbollah.

Lea también: "La accidentada vida de los hermanos musulmanes de Egipto"

Acusaciones en contra de Morsi

Mohammed Mursi
El depuesto presidente egipcio declaró que el juicio en su contra es ilegítimo

Morsi, el primer miembro del movimiento que fue elegido presidente en Egipto, fue derrocado por el ejército a inicios de julio pasado, tras protestas masivas en su contra.

Desde su derrocamiento, ha sido visto en público en contadas ocasiones.

La última vez que se le vió fue en noviembre pasado, durante el inicio del primer juicio en su contra.

Los cargos en su contra incluyen ser responsable por la muerte de manifestantes en las afueras del palacio presidencial en 2012, por lo cual podría ser condenado a pena de muerte.

También se le acusa de conspirar junto a grupos extranjeros, especificamente la organización islámica Hamas y Hezbollah.

Organizaciones de derechos humanos han criticado la forma cómo se conduce el proceso, alegando que Morsi no tiene acceso apropiado a abogados y que no se está siguiendo el debido proceso.

Contenido relacionado