BBC navigation

Venezuela: una ley limita las ganancias al 30%

Última actualización: Viernes, 24 de enero de 2014
Supermercado en Caracas, Venezuela

El gobierno venezolano podrá fijar los precios y márgenes de ganancia de los negocios.

En el país con la inflación más alta del continente, el gobierno de Venezuela tendrá ahora la potestad de fijar los precios y márgenes de ganancia anuales de los negocios.

Y ese margen estará limitado al 30% de los costos del bien o servicio, según dice el texto de la Ley Orgánica de Precios Justos publicada este viernes en Gaceta Oficial.

"En ningún caso, el margen de ganancia de cada actor de la cadena de comercialización excederá de treinta puntos porcentuales de la estructura de costos del bien o servicio", dice la nueva ley.

Se trata de la segunda etapa de la ofensiva contra la llamada "guerra económica" que emprende el presidente Nicolás Maduro, quien decretó la nueva ley con los poderes lesgilativos especiales -la llamada Ley Habilitante- que le otorgó la Asamblea Nacional a fines de 2013.

La primera etapa se vivió en noviembre del año pasado, y consistió en llevar a militares y fiscales a los comercios del país en busca de aquellos comerciantes que, según el gobierno, estaban inflando los precios de los productos para aumentar sus márgenes de ganancia.

La ofensiva busca desacelerar -y, en el mejor de los casos, detener- la desbordada inflación que el gobierno califica de ser inducida por factores supuestamente hostiles al país y genera entre la ciudadanía un alto nivel de incertidumbre.

clic Lea también: 10 claves para entender la economía venezolana

Coletazos del control de cambio

El gobierno venezolano quiere evitar que "usureros" y "especuladores" inflen los precios de manera indiscriminada y aceleren la de por sí alta inflación, que cerró en 56%, según cifras del Banco Central de Venezuela.

Otros creen que el origen de la situación tiene que ver con el rígido control de cambio de divisas impuesto hace más de una década por el gobierno del fallecido Hugo Chávez.

Para poder importar, los comerciantes venezolanos deben comprar sus dólares al gobierno mediante un burocratizado proceso de registro que no ha podido suplir la demanda.

La situación ha fomentado un mercado negro donde la moneda estadounidense se cotiza hasta 12 veces más caro que la tasa oficial de 6,3 bolívares por dólar.

Muchos comerciantes dicen haber tenido que importar con dólares del mercado negro, por lo que deben cobrar mucho más caro para mantener sus negocios rentables.

clic Lea también: Qué pasará con los pequeños comerciantes tras los "precios justos" de Maduro

En qué consiste

A diferencia con las intervenciones comerciales de noviembre, que arrancó cuando Maduro ordenó la ocupación de las tiendas de electrométricos Daka, esta nueva etapa de la "ofensiva" está respaldada por una ley y habrá una entidad del Estado encargada en que se cumpla.

Las funciones de la naciente Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieoeconómicos (Sundde) serán regir, supervisar y fiscalizar los precios y márgenes de ganancias de los comercios.

"Mientras el BCV siga financiando a PDVSA con dinero inorgánico, la inflación seguirá"

Jesús Cacique, economista

Cada negocio tendrá que estar inscrito ante un nuevo registro del gobierno (Registro Único de Personas que Desarrollan Actividades Económicas) y deberá someterse a las inspecciones y criterios del Sundde, que fijará las condiciones de oferta, promoción y publicidad de los productos.

Cualquier venezolano o venezolana podrá vincularse a las labores del Sundde; solo tendrá que ser mayor de 25 años y "estar en pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos".

El plan también contempla un proceso de marcaje de los productos que fueron revisados por el Sundde. Los bienes importados llevarán una etiqueta verde que dice el precio y que fueron importados con dólares de la República.

Estructura de costos

Un comerciante en el estado de Carabobo que habló con BBC Mundo en condición de anonimato, aseguró que la mayor preocupación de él y sus colegas es que no se tenga en cuenta la estructura de costos de la empresas para fijar los precios.

Trabajador en fábrica de Caracas

Algunos comerciantes están preocupados por cuál será el criterio del gobierno para fijar los precios.

"Los que tenemos que pagar el arriendo y los empleados por un negocio grande no podemos cobrar lo mismo que una tienda pequeña que vende el mismo producto", expresó.

Los defensores de los comerciantes sostienen que es imposible mantener un negocio rentable si la ganancia no está garantizada, algo que dicen es difícil en medio de una inflación tan alta como la venezolana.

En efecto, muchos negocios han tenido que cerrar temporalmente mientras ven que su estabilidad esté garantizada. Y otros, como las tiendas de ropa y electrodomésticos, tienen sus anaqueles completamente vacíos.

No obstante, la Ley de Precios Justos dice que el Sundde tendrá en cuenta la estructura de costos cuando asigne los precios de cada producto en cada negocio.

"Culpa" de PDVSA

Después de la primera etapa de la ofensiva económica, los índices de inflación de noviembre y diciembre mostraron una leve desaceleración, según el reporte del Banco Central.

Sin embargo, economistas de tendencia crítica coinciden en que estas medias no solucionan de raíz el problema, que es para ellos la enorme cantidad de liquidez monetaria que hay en el país debido al dinero que el BCV imprime para costear los gastos de la Petróleos de Venezuela (PDVSA), no solo los relativos a su actividad original sino a las asignaciones que se le han dado en el financiamiento de los programas sociales.

Actualmente, la petrolera del Estado le debe al Banco US$64.734 millones, según cifras del propio BCV.

El equivalente a ese dinero está dentro del circulante, contribuyendo a la expansión de la liquidez monetaria, que en 2013 creció un 70%.

"Mientras el BCV siga financiando a PDVSA con dinero inorgánico la inflación seguirá", le dice el economista Jesús Casique a BBC Mundo.

Casique, quien es director de la consultora Capital Market, estima que "esto de establecer precios justos es una cuestión subjetiva que debe tomar en cuenta la estructura de costos".

El gobierno podrá controlar los precios, pero la pregunta es si eso es suficiente para controlar la inflación. Y de paso la economía.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.