¿Cómo volvió el aborto a la agenda política de EE.UU.?

  • 31 enero 2014
Activistas en defensa del derecho al aborto
Los defensores del derecho al aborto y los opositores alzan la voz de cara a las elecciones de mitad de periodo.

Como cada enero, el aborto ocupa espacios en medios estadounidenses coincidiendo con la conmemoración del aniversario del fallo de la Corte Suprema de Justicia de EE.UU en el emblemático caso Roe vs Wade, la sentencia que en 1973 despenalizó la práctica.

Y como cada enero, los miembros de la antiabortista Marcha por la Vida salieron con sus pancartas a las calles de Washington DC, esta vez desafiando un frío más intenso que de costumbre, para pedir que se restrinja el acceso al aborto.

Pero el tema se ha reactivado en el debate político estadounidense más allá del aniversario, al punto que promete ser uno de los puntos de discusión entre demócratas y republicanos en el camino hacia las elecciones de mitad de período de este año.

El 4 de noviembre los estadounidenses están convocados a votar para renovar la Cámara de Representantes, parte del Senado y elegir a 36 gobernadores del total de 50 estados que conforman el país.

Contrario a a la usanza, y hasta a los consejos de sus asesores, muchos aspirantes parecen dispuestos a meter el aborto como tema de campaña,a favor o en contra.

Cita electoral en el horizonte

La teoría política indica que en años electorales los candidatos se centran más en asuntos relacionados con la economía o el empleo y son más reacios a expresar opiniones sobre cuestiones sociales que, por lo potencialmente polémicas, pueden volverse contra ellos en las urnas.

Sin embargo, el tono que han adquirido las declaraciones de algunos representantes del partido Republicano indica que no están dispuestos a ocultar sus ideas sobre el aborto, uno de esos temas conflictivos para la sociedad estadounidense.

Ken Cuccinelli
Cuccinelli perdió las elecciones a gobernador de Virginia tras mostrarse abiertamente contrario al aborto.

Este fue el caso del republicano Eric Cantor, líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, que en un discurso pronunciado con motivo de la Marcha por la Vida dijo creer que: "un día no muy lejano, nuestro movimiento será victorioso y prevaleceremos en la defensa de una cultura de la vida en Estados Unidos".

Esa misma semana, Mike Huckabee, exgobernador republicano de Arkansas, criticó que el gobierno financie, por medio del seguro médico, los gastos de salud sexual y reproductiva.

El partido Demócrata busca sacar provecho de este tipo de manifestaciones públicas y, en su búsqueda por el voto femenino, denuncia que los republicanos han emprendido una "guerra contra las mujeres".

Más restricciones

Los expertos en el tema recuerdan que, desde 2011, se han aprobado 205 leyes estatales que restringen el acceso al aborto en diferentes niveles. Más que en toda la década de 2000 a 2010.

Se trata de normas que regulan el funcionamiento de las clínicas donde se practican abortos, imponen "períodos de reflexión" antes de poder proceder a la intervención o que prohíben el aborto a partir de un determinado número de semanas de gestación.

En 2010, el estado de Nebraska adoptó la que entonces era la ley más restrictiva de todo el país, prohibiendo los abortos después de las 20 semanas de embarazo.

Para marzo de 2013, 12 estados habían hecho lo mismo o incluso habían adoptado textos más restrictivos, como Dakota del Norte, donde el aborto es ilegal tras las primeras seis semanas de gestación.

Tema no resuelto

Todo este tira y afloja contrasta con la creencia generalmente extendida en el exterior de que Estados Unidos ya resolvió el dilema del aborto.

Wendy Davis
Davis, senadora estatal demócrata, intentó frenar una ley restricitva en Texas con un "filibuster" de 11 horas.

"El tema no está resuelto en absoluto", le aclara a BBC Mundo Jeanne Monahan, presidenta del fondo de educación y defensa de la Marcha por la Vida.

"Lo que hemos visto en los últimos años es que se ha aprobado mucha legislación en el ámbito estatal. Las leyes se están haciendo más estrictas y creo que es muy positivo"

"Aún así, no esperamos que la decisión del caso Roe (vs Wade) sea revocada a corto o mediano plazo", prosigue Monahan.

"Nuestro objetivo más importante es construir una cultura de la vida en la que ninguna mujer considere la idea de abortar. Es más un trabajo por cambiar los corazones y mentes, y la modificación legal llegará después".

Desde el otro lado, en la organización de planificación familiar Planned Parenthood (Paternidad Planificada), no esconden su preocupación por esta tendencia más restrictiva.

"Durante cuatro décadas, dos tercios de la opinión pública han apoyado el acceso al aborto legal y seguro, es algo que permanece constante. Mientras tanto, algunos líderes republicanos continúan del lado de un grupo minoritario pero muy ruidoso que desea dar marcha atrás al reloj de la historia", sostiene Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood, en un comunicado enviado a BBC Mundo.

Influencia en las urnas

Así las cosas, el peso que puede tener el posicionamiento de los políticos sobre su destino en las urnas no está claramente establecido.

Los dos casos recientes más sonados apuntan a que las posturas más radicales no son bienvenidas entre el electorado.

Los republicanos Ken Cuccinelli, de Virginia, y Todd Akin, de Misuri, perdieron de forma rotunda sendos procesos electorales tras haber expresado sus ideas sobre el acceso al aborto.

"Si repasamos lo sucedido en recientes elecciones, como la reelección de Obama en 2012 o la derrota de Cuccinelli en la carrera por ser gobernador de Virginia, sabemos que las mujeres rechazan a los políticos y las políticas que atacan su derecho a los servicios de salud, que incluyen control de natalidad y un aborto legal y seguro”, subraya Cecile Richards, de Planned Parenthood.

Pero a los activistas contrarios al aborto, la confrontación partidista no les preocupa sobremanera.

"Al final del día", señala Jeanne Monahan, de la Marcha por la Vida, a BBC Mundo, "el hecho de ser utilizados políticamente no es mi preocupación, vamos a abrir las puertas a cualquiera que sea pro-vida, les vamos a dar la bienvenida y vamos a hacer lo necesario para que esto siga siendo una cuestión no partidaria".

Contenido relacionado