¿Valen la pena los propósitos de enmienda en el año nuevo?

  • 6 enero 2014
Vasos, platos y tazas vacías
Vasos, platos y tazas vacías es lo que viene en enero, tras el festín de Navidad y Año Nuevo. Pero, ¿resultan los sacrificios?

La temporada festiva ha terminado. Y comienza el tiempo de la culpa.

No falta el artículo en los diarios que dice que normalmente comemos 7.000 calorías durante el día de Navidad y que quedan estampados en nuestra memoria.

Y claro, la evidencia de la felicidad festiva ahora cuelga de la cintura o sobra en la cadera.

Como resultado, muchos deciden que enero es el momento para mantenerse "saludables" en base al sacrificio de renunciar a algunas cosas "por un mes". Pero, ¿funciona?

"Siempre es un error pensar que es posible redimir los pecados de 11 meses en un mes de buen comportamiento", dice Ian Gilmore, asesor especial del Colegio Real de Médicos del Reino Unido, sobre el alcohol.

La BBC le muestra las cinco privaciones típicas de enero y cuán efectivas son a la hora de recuperar un estilo de vida más saludable.

1. Alcohol

¿Es mejor dejar las botellas de vino olvidadas en la cava durante enero?

Se puede argumentar que el alcohol es lo mejor a lo que se puede renunciar. El hígado, responsable de la desintoxicación de alcohol, es el único órgano capaz de regenerarse en semanas.

"El hígado es un órgano asombroso, ya que tiene una enorme capacidad de regeneración", dice Gary Murray, un experto en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo de Estados Unidos.

Sin embargo, para un gran bebedor con daño más grave de hígado, un mes de abstinencia no se lo volverá a la normalidad.

Un experimento realizado entre el personal de la revista New Scientist reveló que la grasa hepática, la glucosa en sangre y los niveles de colesterol se redujeron notablemente en aquellos que se abstuvieron de beber alcohol durante cinco semanas.

Gilmore está de acuerdo con que el hígado puede regenerarse después de un par de semanas, pero, ¿qué pasa después?

Si el bebedor vuelve a su rutina anterior, ¿sirvió de algo el mes sin alcohol? Nadie lo sabe a ciencia cierta, dice.

No es sólo el hígado. El páncreas, el cerebro y el corazón se ven afectados negativamente por el consumo excesivo de alcohol. Pero ninguno tiene los poderes de regeneración del hígado.

Para complicar las cosas, hay evidencia que sugiere que el bajo consumo de alcohol es mejor que suprimirlo por completo para evitar enfermedades del corazón. Sin embargo, las cantidades recomendadas son muy bajas. El máximo beneficio deriva de una copa de vino dos veces a la semana, dice Gilmore. Y el beneficio no se activa hasta que las mujeres llegan a los 60 y los hombres a los 45.

Gilmore dice que un mes de descanso es útil, pero más por lo mental que por los beneficios físicos: "Creo que los principales beneficios son intangibles".

De vuelta a las viejas costumbres, el mes de sacrificio habrá valido casi de nada, cree Gilmore.

Pero el abstemio inteligente aprenderá de la experiencia. Se sentirá mejor, dormirá mejor, estará menos estresado y encontrará que tiene más tiempo para otras cosas.

Como resultado, verá los beneficios de cambiar su comportamiento.

No hay necesidad de ser abstemio, sólo adoptar un enfoque más moderado.

Para que la vida –más que sólo por enero- es importante tener dos o tres días libres de alcohol a la semana para que el hígado se recupere, así como beber dentro de los límites recomendados, dice.

2. Tabaco

Silueta fumando
En lo que hay consenso es en que dejar de fumar por poco o mucho siempre es bueno.

¿Qué pasa con dejar de fumar?

Tan pronto como se detiene esta conducta, el riesgo de un ataque al corazón disminuye en una cuarta parte, dice Robert West, profesor de psicología de la salud en el University College de Londres, y autor de SmokeFree Formula.

La vida media de la nicotina es de dos horas y en 24 horas ya no se puede detectar en el cuerpo. En pocos días, las manos y los pies se calientan porque la nicotina constriñe los vasos capilares de las extremidades.

En el mismo período de tiempo, los temblores del fumador se van y sentido del olfato vuelve.

En el primer par de semanas la respiración mejora pero puede desarrollarse una tos y comenzar a sentirse mal, sin embargo estos "síntomas" duran días, no semanas. A fin del mes de privación usted estará menos estresado y más estable, ya que en ese tiempo desaparecen los altibajos típicos de la abstinencia de nicotina. Y su piel se verá cinco a diez años más joven.

Pero, ¿tiene sentido renunciar sólo por un mes? La respuesta es: no.

A diferencia del hígado, los pulmones no se limpian a sí mismos. Igual el objetivo de no fumar en un mes es una buena idea, dice el profesor West.

"Con dejar de fumar, lo que más cuesta es el principio. Entonces, se puede decir: ‘Voy a dejarlo por un mes y ahí veo´". Hacia el final del mes se está listo para volver la medida permanente. E incluso si se vuelve a fumar, hay evidencia que sugiera que dejar el cigarrillo durante un mes ayuda a los fumadores a abandonarlo en el largo plazo".

3. Carbohidratos

Torta
Es bueno sacar tortas y dulces de la dieta, pero hay otros carbohidratos que son necesarios.

Muchos habrán comido en exceso en Navidad, pero pocos están convencidos de dejar los alimentos poco saludables, aunque sea por un mes.

"Una de dos: o se hace algo a largo plazo o no se hace nada", dice Lucy Jones, portavoz de la Asociación Dietética Británica.

Una dieta equilibrada es mejor que el "todo o nada" de un mes de sacrificios, argumenta. Entre 7% y 9 % de la mortalidad en general tiene que ver con no comer suficientes frutas y verduras, asegura Jones

Es una opinión consensuada entre médicos y nutricionistas que usted va a perder peso si renuncia a los carbohidratos durante un mes.

Pero hay diferentes puntos de vista sobre cuán saludable es prescindir completamente de los carbohidratos.

Todo el mundo está de acuerdo en que los dulces, galletas y postres se deben ir. Pero, ¿qué pasa con los carbohidratos blancos, como el pan o el arroz? ¿O hay que tratar de cortar todos los carbohidratos, incluso las variedades integrales?

Amanda Ursell, nutricionista del Times llama al primer grupo las "calorías vacías".

"Están bien si vas al Polo Sur. Y la mayoría de nosotros no necesitamos más calorías. Así que definitivamente sí hay que cortar las tortas, galletas y dulces durante el mes de enero".

El almidón es algo más controvertido. En general la salud pública recomienda que un tercio de la dieta sea rica en almidón.

Sin embargo, algunos médicos creen que las pastas, el arroz y el pan son demasiado prominentes y que terminan causando altos de azúcar que disparan la insulina que se libera en el torrente sanguíneo.

"Los altos niveles de insulina llevan a almacenar grasa y pueden volver difícil el mantenimiento de un peso saludable", dice el doctor John Briffa, autor de "Un gran día en la oficina".

Sin embargo, es importante no exagerar, comenta la doctora Sarah Jarvis. "Tenemos que diferenciar entre los carbohidratos refinados y no refinados". Dejar de pan blanco, el arroz blanco y la pasta no integral, así como las galletas y pasteles, tiene sentido, según la doctora.

Ursell está de acuerdo en que lo integral es mejor, pero dice que una rebanada de pan blanco no hace daño.

"Es muy probable que usted pierda peso si corta todos los carbohidratos". Pero es mejor mantener la avena, los cereales y el pan integral en la dieta, de lo contrario puede perder vitamina B , zinc y hierro.

4. Cafeína

Café
No hay pruebas que demuestren que la cafeína es mala para la salud.

Mucha gente necesita cafeína para poder mantenerse en pie durante todo el día.

¿Es un buen experimento tratar de abandonar el té y el café por un mes?

Probablemente, lo es, dice Peter Rogers, profesor de psicología biológica en la Universidad de Bristol, quien piensa que lograr un mes libre de café le mostrará a quien lo intente cuán dependiente es de esa sustancia.

Los bebedores de té o café se vuelven dependientes sin ningún beneficio neto, argumenta. La mayoría de la cafeína en el cuerpo se elimina durante la noche. Así, la sensación de necesitar un café en la mañana es sólo la necesidad de eliminar los síntomas de abstinencia.

Y después de un mes de descanso, se puede utilizar la cafeína estratégicamente sólo cuando realmente se necesita, como para un viaje largo, dice Rogers.

La mayoría de los expertos coinciden en que un mes es suficiente para superar el síndrome de abstinencia de cafeína. Pero en los primeros días, es posible que quien lo intente sufra de dolor de cabeza, advierte Jarvis.

Además podría sentirse somnoliento, por lo que no es una buena idea hacerlo justo antes de un viaje largo o una entrega importante en el trabajo, asegura Rogers. A final del mes probablemente se sienta más equilibrado, duerma mejor y esté menos nervioso.

Pero esta es una opción de vida, no una decisión de la salud. No hay pruebas que demuestren que la cafeína es mala. Incluso hay investigaciones que sugieren que puede proteger contra el Alzheimer.

"Renunciar a la cafeína no sería lo primero en mi lista para mejorar mi salud", dice Rogers. Jarvis dice que excepto un grupo reducido de personas, para la mayoría, renunciar a la cafeína un mes o para siempre no trae mayores beneficios.

5. Chocolate

Barras de chocolate
Lo importante no es dejar el chocolate, sino qué tipo de chocolate.

Para los cristianos religiosos, es común renunciar al chocolate durante la Cuaresma. Pero, ¿y qué tal un mes, para efectos de "desintoxicación" post navideña?

Depende del tipo al que se está renunciando. El chocolate de leche es alto en azúcar y bajo en el cacao. Pero el chocolate con 70 % de cacao o más debe ser visto de otra manera, asegura Ursell.

"Personalmente, si tuviera que renunciar a chocolate, sería al chocolate con leche, porque hay cada vez más evidencia de que el relativamente alto contenido de antioxidantes en el chocolate negro con 70% de cacao puede tener algún beneficio para el corazón y que puede incluso ayudar a frenar nuestro apetito", explica Ursell.