BBC navigation

¿Quién compra una canción?

Última actualización: Sábado, 18 de enero de 2014
Discos de vinilo

En los últimos 20 años, la industria de la música ha tenido que hacer frente a la caída en picada de las ventas de CD, la piratería en línea y las nuevas formas de escuchar música a través de internet.

Y las cenizas aún no se han asentado: la industria sigue polarizada por los servicios de música en streaming (descarga continua).

Empresas como Spotify y Deezer ofrecen vastos catálogos de canciones que los usuarios pueden escuchar de forma gratuita, intercalados con publicidad.

Para deshacerse de los anuncios basta pagar una suscripción de unos US$16 al mes.

Entre tanto, varios músicos se quejan por el monto de los pagos que los artistas reciben por la transmisión de sus canciones en estos servicios.

El cantante de Radiohead, Thom Yorke, retiró su música de Spotify en octubre de 2013. En entrevista con Sopitas.com en México criticó el servicio diciendo que "tratan de ser como porteros de todo ese proceso, cuando nosotros no necesitamos que hagan eso. Ningún artista necesita eso, podemos hacerlo nosotros mismos".

clic Lea también: ¿Puede el streaming en la web salvar a la música?

¿Es Spotify el camino?

Pero otros, como el cantante y compositor británico Billy Bragg, ven a Spotify como el futuro de la industria de la música.

Billy Bragg

El británico Billy Bragg cree que Spotify es el futuro de la industria de la música.

"Creo que despotricar contra Spotify sería como despotricar contra los cassettes".

"Es otra manera de que las personas tengan acceso a la música. Es el comienzo de una nueva industria de la música".

Spotify dice que tiene 24 millones de usuarios activos, de los cuales seis millones son suscriptores de pago.

Marcos Williamson, director de los servicios de artistas en Spotify, dice que la empresa ha pagado US$1.000 millones a los titulares de los derechos de las canciones en los últimos cinco años.

"Lo que es aún más increíble es que entre 2009 y 2012 le pagamos US$500 millones a la industria y tan sólo en 2013 pagamos otros US$500 millones".

"La cantidad de dinero que estamos pagando a la industria no es de ninguna manera baja", opina.

Pero Billy Bragg asegura que los servicios como Spotify no son la razón por la que los músicos están recibiendo cheques poco satisfactorios a cambio de transmitir sus canciones.

"Si hay un problema en toda el asunto de Spotify son las tasas de regalías analógicas para el sector digital que los grandes sellos insisten en retener por sonar y descargar en digital".

"Toma de conciencia"

"Las ventas digitales no se basan en la producción física, pero por desgracia las regalías analógicas que las discográficas ofrecen a las bandas aún reflejan el viejo modelo de producción física en lugar del modelo digital"

Billy Bragg

En este momento, existen tres grandes casas discográficas: Sony Music, Universal y Warner.

Billy Bragg cree que la razón por la que los músicos no están viendo una buena rentabilidad en Spotify y otros servicios de streaming se debe a que estos sellos discográficos están firmando acuerdos con los músicos que están atascados en el pasado.

"La industria discográfica todavía está atrapada en lo que llamamos un modelo analógico, que es una referencia a la forma en que solíamos grabar".

Está de acuerdo en que para producir físicamente un disco los sellos discográficos tenían que hacer mucho trabajo y a cambio obtuvieron entre 85 a 92% de las regalías.

Los artistas obtenían entre el 8-15% del precio al por mayor.

"Las ventas digitales no se basan en la producción física, pero por desgracia las regalías analógicas que las discográficas le ofrecen a las bandas aún reflejan el viejo modelo de producción física en lugar del modelo digital", explica.

Fred Bolsa, director de innovación y estrategia de Sony, le dijo a la BBC que la imagen de las compañías de discos es obsoleta.

"Hay una desconexión entre la percepción externa que sigue habiendo (de nosotros) como 'los malos de la película', frente a lo que hemos hecho en los últimos 10 años. Realmente hemos madurado, crecido como industria, hemos agregado habilidades que llegan de fuera. Toda esta toma de conciencia, toda esta interrupción ha tenido un lado positivo".

Admite que las tasas de regalías en la era digital son "difíciles".

"Es algo que estamos trabajando y de lo que estamos conscientes. Toma un poco de tiempo para que estas cosas fluyan".

Spotify

Spotify ofrece un enorme catálogo de canciones de forma gratuita.

"Por supuesto, las cosas nunca son un problema hasta que llegan a una cierta escala. Ahora eso es lo que está sucediendo, estamos llegando al punto en el que tenemos que abordarlo y buscar la manera en que todo esto funcione".

Cuando se le preguntó si Sony estaba firmando contratos con nuevos artistas que les dieran más dinero por diferentes cosas como streaming, Bolsa dijo: "La naturaleza de determinados acuerdos está empezando a cambiar".

"Aunque acepto que aún queda camino por recorrer, creo que las cosas están cambiando", añadió.

"Hágalo usted mismo"

El músico estadounidense Moby está de acuerdo en que las discográficas tienen que cambiar.

"Si nos remontamos 50 años, los contratos de grabación que los músicos firmaban eran horripilantes. Muchos músicos estaban recibiendo 2% en concepto de regalías. En los años 1980 y 1990 las tasas de regalías se volvieron fantásticas, llegando hasta el 15-20%".

"Ahora las grandes compañías discográficas... están tratando de justificar su supervivencia y mantener sus luces encendidas. Están tratando de ordeñar hasta el último dólar de los músicos en su sello discográfico".

Pero añade que en última instancia, los músicos pueden elegir.

"Si no le gustan las grandes compañías discográficas, ve y hazlo tú mismo. Hay muchos precedentes de músicos que lo han hecho con éxito".

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.