El polémico rey de "La dinastía del pato" causa furor en EE.UU.

  • 7 enero 2014
Phil Robertson
Robertson ha construido un imperio junto a su familia vendiendo objetos relacionados con la caza.

En ocasiones ser políticamente incorrecto sale a cuenta. Si no que se lo pregunten a Phil Robertson, el patriarca del exitoso reality show estadounidense "Duck Dinasty" ("La dinastía del pato") quien ha visto cómo su popularidad y sus ingresos se multiplicaban tras realizar unas polémicas declaraciones sobre los homosexuales y los negros.

La controversia se inició a finales de diciembre después de que la revista GQ publicara una entrevista en la que Robertson -un millonario hecho a sí mismo que ha construido un imperio junto a su familia vendiendo objetos relacionados con la caza- comparaba la homosexualidad con la zoofilia y dudaba de que en el sur de Estados Unidos hubiera habido racismo.

En un principio la cadena A&E condenó las palabras de Robertson y decidió suspender indefinidamente su participación en el programa.

Pero una semana más tarde -después de que Robertson recibiera el apoyo de destacados políticos y medios conservadores, y más de un millón de personas firmaran una petición en Facebook para que regresara- la cadena decidió readmitirlo.

Al fin y al cabo "Duck Dynasty" -con cerca de 12 millones de telespectadores- ostenta el récord de audiencia de un programa de no ficción de la televisión por cable en EE.UU., además de ser una auténtica máquina de hacer dinero de la que se han beneficiado tanto A&E como la peculiar familia protagonista de la serie.

Desde que estalló la polémica en muchas tiendas se han agotado los productos que llevan la marca del programa -con los que, según la revista Forbes, hasta el momento se han facturado la friolera de US$400 millones- y el disco especial de Navidad de la familia se convirtió en uno de los más vendidos en EE.UU.

Además, hace unos días se anunció que a los tradicionales artículos de caza que los Robertson venden a través de su compañía Duck Commander se ha sumado una línea de escopetas, rifles y pistolas que la familia ha lanzado en colaboración con el fabricante de armas Mossberg.

El origen de la dinastía

Los protagonistas de "Duck Dynasty"
Los Robertson representan la esencia de los Estados Unidos más rurales y conservadores.

Phil Robertson empezó a construir su fortuna en su Luisiana natal en la década de los años 70 gracias a un silbato para atraer patos que él mismo diseñó y que se volvió muy popular entre los cazadores.

Con el tiempo, la pequeña empresa familiar que fundó en West Monroe -en la que también trabajan sus hijos Willie y Jase; su hermano Si, y la esposa de Willie, Korie- amplió su gama de productos relacionados con la caza, convirtiendo a sus dueños en millonarios.

Los Robertson representan la esencia de los Estados Unidos más rurales y conservadores y con su peculiar aspecto, su naturalidad y su pasión por las cosas simples de la vida se han metido al público en el bolsillo.

Más que un reality show, "Duck Dynasty" es una comedia de situación en la que sus protagonistas ríen, lloran, pelean y cazan, para acabar siempre sentados alrededor de una mesa dando gracias a Dios por los alimentos que las mujeres del clan cocinan.

El pasado diciembre todo parecía ir viento en popa para los Robertson -quienes se preparan para el estreno de la quinta temporada de su programa- cuando la revista GQ publicó la entrevista con Phil.

Campaña de apoyo

Preguntado sobre lo que en su opinión es pecado, Robertson -quien es conocido por sus fuertes creencias religiosas- no dudó en comparar la homosexualidad con la zoofilia.

Producto de "Duck Dynasty"
Desde que estalló la polémica en muchas tiendas se han agotado los productos que llevan la marca del programa.

"Todo está borroso entre lo que está bien y lo que está mal. El pecado se vuelve correcto (...) Se empieza con el comportamiento homosexual y de ahí a lo demás, la zoofilia, acostarse con esta mujer y esta mujer y esa mujer y estos hombres", aseguró, equiparando también a los gays con los adúlteros, los paganos, los avaros o los borrachos.

Además, en otro pasaje de la entrevista Robertson afirmaba que "nunca había visto que se tratara mal a ninguna persona negra en su Luisiana natal, algo que no sentó bien a las organizaciones que trabajan por los derechos de los afroestadounidenses.

"Donde vivíamos eran todos granjeros. Los negros trabajaban para los granjeros. Yo recogía algodón con ellos. Yo estoy con los negros porque nosotros somos basura blanca (white trash). Vamos por los campos y ellos van cantando felices. Nunca escuché a ninguno de ellos, a ningún negro decir, 'Oye, estos malditos blancos' ¡Ni una palabra! (…) Eran felices", aseguró.

Tras la encendida polémica que desataron estas declaraciones el canal A&E se apresuró a distanciarse de la opinión de Robertson y decidió suspenderle del programa.

Con lo que no contaba la cadena era con la masiva campaña de apoyo que se organizó y que llevo a políticos conservadores como Mike Huckabee o Sarah Palin a defender el derecho de Robertson de expresar libremente sus opiniones.

Ello, sumado a que el resto de los miembros de la familia insinuaron que si Phil no seguía en el programa, ellos tampoco lo harían, hizo que A&E, ante la posibilidad de perder la serie estrella de su programación con la que obtiene decenas de millones de dólares en ingresos publicitarios, decidiera dar marcha atrás.

¿Y ahora qué?

Cuando la controversia parecía haber quedado resuelta, Phil Robertson volvió a ocupar los titulares de prensa después de que se difundiera un video en el que recomendaba a los hombres de una iglesia cristiana que se casaran con chicas "de 15 o 16 años".

Al final, tampoco esos comentarios hicieron que Robertson perdiera el favor del público o de la cadena A&E, al tiempo que la demanda de productos de "Duck Dynasty" no ha dejado de crecer.

Jep Robertson y su esposa
Los hijos del clan Robertson y sus esposas se han hecho muy populares en EE.UU.

"Los responsables del canal se quedaron sorprendidos con la enorme cantidad de apoyo que Phil Robertson recibió. Hay que tener en cuenta que no es un actor, es una persona real y creo que al publicó no le gustó que un tipo normal, que estaba dando su opinión personal, por muy equivocado que esté, fuera despedido del programa", le explicó a BBC Mundo Stephen Battaglio, editor de la revista TV Guide Magazine.

Battaglio considera que ese apoyo junto a los intereses económicos en juego forzaron a las partes a llegar a un acuerdo para que el programa continuara.

"Cuando tus niveles de audiencia no son buenos y no haces mucho dinero con la publicidad, los canales aprovechan controversias de este tipo para deshacerse de ti. Pero este no es el caso de 'Duck Dynasty', que es un programa muy exitoso con grandes ingresos. Por eso A&E encontró la manera de readmitir a Robertson", señaló Battaglio.

Michael O’Connell, de la revista The Hollywood Reporter, comparte la misma opinión y asegura que el éxito de audiencia de "Duck Dynasty" ha hecho que fuera inevitable que readmitieran a Robertson.

"Otros personajes famosos que han hecho comentarios controvertidos no han logrado recuperarse, pero esta gente está en la cima del éxito. Tienen unas cifras de audiencia increíbles y están generando muchísimo dinero en publicidad para el canal", aseguró O'Connell en declaraciones a BBC Mundo.

"Además, la homosexualidad es un tema que causa una gran división en EE.UU. y es innegable que hay mucha gente que piensa como Phil", apuntó el periodista.

No sería de extrañar según los entendidos que el próximo 15 de enero, cuando la quinta temporada de "Duck Dynasty" regrese a la pequeña pantalla, los defensores y detractores de los Robertson se sienten frente al televisor y hagan que el programa bata un nuevo récord de audiencia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.