La nueva consigna esta navidad: no venderle alcohol a Santa

  • 26 noviembre 2013
Personas disfrazadas de Nueva York
Cada año se realiza en 303 ciudades del mundo la SantaCon, celebrando <br> con creatividad y alegría el espíritu de la Navidad.

Así como suena: la Policía de Nueva York le ha pedido de forma escrita a los bares y locales que no le vendan licor a Santa Claus esta Navidad.

¿La razón? Todo parece indicar que la culpa de semejante petición es la convención anual de personas vestidas de Santa Claus, llamado también Papá Noel, que sucede en 41 países del mundo y es conocida como la "SantaCon".

Cada año, en diciembre, miles de personas disfrazadas del bonachón abuelo nórdico salen a las calles a beber y a disfrutar de una divertida noche.

Sin embargo, parece que en los últimos años, Papá Noel no viene de visita a la ciudad, sino que la invade. Y no de la mejor manera.

"Nos oponemos a tener la ciudad repleta de personas vestidas como un símbolo de paz y alegría deambulando intoxicados por las calles, orinando, ensuciando, vomitando y causando actos vandálicos", explicó el teniente de la policía de Nueva York, John Cocchi.

Lea: Una escuela para aprender a ser Papá Noel en tiempos de crisis

SantaCon

La primera vez que los Santas se tomaron las calles fue en 1974, cuando el grupo teatral sueco Solvognen se disfrazó del famoso personaje como parte de una expresión artística, denunciando el espíritu comercial de la Navidad.

Poco a poco la idea se extendió por el mundo. En 1996, en Portland, se comenzó llamar a SantaCon a la muchedumbre de gorros y barbas postizas que ahora se iban de fiesta por los bares de la ciudad.

La idea actual, según los organizadores del evento en Nueva York, es la de promover la reunión y la amistad de personas de una forma creativa y festiva, mientras se reparten buenos deseos.

En este momento se están preparando eventos similares en 303 ciudades de 41 países del mundo, incluyendo en Latinoamérica a Bogotá, Chía, San José de Costa Rica y Salta.

Ofensas y normas

Sin embargo, esas buenas intenciones se han desbordado a niveles que van en contra del espíritu navideño. Durante la reunión de 2012, uno de los Papa Noel fue acusado de insultar a un niño de 7 años con un gesto de la mano.

"La cantidad de personas que participan en el evento aumentaron tanto que invade las aceras y los espacios públicos. Ya hemos recibido muchas quejas de los vecinos de las zonas que visitan", anotó Cocchi.

Por esa razón, los organizadores publicaron en su página online una especie de manual de comportamiento de Santa, en el que se pide que sobre todo que la reunión planeada para el 14 de diciembre, sea un evento de diversión.

"Santa siembra la alegría, no el terror, ni vómitos, ni basura. Santa es bueno con los niños, les hace reír, no llorar. Santa respeta la ciudad, no orina en las calles, no se pelea, no bloquea las calles, no se sube a los coches o hace grafitis en propiedad ajena", dice el primer punto del código.

También pide dinero para obras de caridad. El año pasado SantaCon de Nueva York logró recaudar US$10.000 para los bancos de comidas para los habitantes de la calle.

Algunos propietarios de bares decidieron acatar la recomendación policial, pero otros anotaron que los beneficios económicos por las ventas de ese día superan los perjuicios por los actos de vandalismo.