BBC navigation

Peligrosa y en peligro: una de las víboras más venenosas y su héroe

Última actualización: Domingo, 3 de noviembre de 2013
Surucucu

Es fácil hacer campañas para salvar especies en peligro de extinción como los pandas y los monos araña lanudos porque son suaves y lindos. Pero, ¿qué pasa con las serpientes venenosas? Son depredadores cruciales en el ecosistema de selva atlántica de Brasil, y un médico local está dedicando su vida a salvar a una de las más peligrosas.

El carnaval estaba en pleno apogeo en la pequeña ciudad costera brasileña de Itacaré cuando una serpiente gigante de unos 6 metros de largo se deslizó por las calles. Los que celebraban salieron despavoridos a buscar refugio en los bares aledaños. La policía estaba cerca, armada con escopetas.

Los nombres de la lachesis muta

Serpiente cascabel muda

Serpiente casacabel muda

Bushmaster costera del Atlántico

Surucucu, en Brasil

Shushupe, en Perú

Mapepire zanana, Mapepire grande o Ma-pay, en Trinidad y Tobago

Verrugoso/a, en Colombia y Panamá

Cuaima, en Venezuela

Pucarara o Cascabel puga, en Bolivia

Se trataba de una boa constrictora y hasta hace poco la habrían matado. Pero esta vez llamaron al médico local.

El doctor Rodrigo Souza llegó al estado nororiental de Bahía hace 12 años y quedó fascinado con la selva y su fauna. Ahora cada vez que una extraña criatura se aventura en una zona edificada, lo llaman.

Incluso se le pidió que rescatara a un grupo de pingüinos confundidos, que habían sido arrastrados por una poderosa corriente desde las Islas Falklands/Malvinas en el Atlántico Sur.

Souza identifica el incidente del carnaval como un punto de inflexión en su batalla para salvar especies en peligro de extinción en este parche menguante de selva atlántica en el que ha hecho su hogar.

Cuando llegó a Bahía era común ver gente vendiendo ilegalmente aves, serpientes y monos al lado de la carretera. Rara vez sucede ahora. Las autoridades tomaron medidas en contra de ese comercio y los locales tomaron conciencia de la importancia de cuidar su ecosistema único.

 Surucucu

La pasión del doctor Souza: la serpiente surucucu.

El día que fui a visitarlo, alguien detuvo el tráfico a mitad del camino para permitirle a una serpiente cruzar.

La principal pasión de Souza es una serpiente que en la región tiene muchos nombres (ver recuadro): la lachesis muta o surucucu, una de las más venenosas en el hemisferio occidental.

En su grueso cuerpo, estas majestuosas criaturas tienen marcas distintivas de color naranja y negro y sensores de calor debajo de los ojos que les permiten ubicar a los mamíferos de sangre caliente.

Un ser humano puede morir en cuestión de una hora si es mordido a menos que reciba el antídoto indicado.

Aterrador

Hay 35 surucucus en el santuario de serpientes privado de Souza y un letrero en el que se lee "Prohibida la entrada" con una calavera y huesos cruzados.

La prensa brasileña lo ha comparado con el "Grizzly Man", el ecologista estadounidense que vivió entre los osos de Alaska hasta que uno de ellos lo mató. Pero Souza resiente las comparaciones: "Yo no tengo ilusiones respecto a las serpientes", dice. "Ellas no tienen ni idea de quién soy y sé que no dudarían en matarme".

Surucucu y Rodrigo Souza

Souza tiene 35 surucucus que ha criado en cautiverio.

Confieso que me siento absolutamente aterrorizada cuando me invita al santuario para verlo levantar casualmente a una serpiente de dos metros de largo con un instrumento que se asemeja a un diapasón metálico gigante.

Antes de manipularlas, Souza se pone un overol aislante que impide que salga mucho calor de su cuerpo. Entre tanto, yo me quedo a una distancia prudente, temblando del miedo, en pantalones cortos y camiseta.

En busca de calor

La surucucu tiene un estatus casi mitológico entre los indígenas de la selva.

"Después ibamos a bañarnos al río. Con las primeras estrellas, quienes vivían lejos partían con un farol y el oído atento por miedo al surucucu que apagaba el fuego"

"Cacao: Gabriela, clavo y canela" de Jorge Amado

Debido a su atracción al calor la llaman "el extinguidor" y le advirtieron a Souza que nunca se siente cerca del fuego en el territorio de esta serpiente, pues puede saltar una distancia de varios metros hacia la fuente de calor y a muy alta velocidad. Una vez lo llamaron a un accidente de tránsito donde una surucucu había atacado el faro de una moto a su paso.

Rodrigo Souza es la primera y probablemente la única persona que ha criado estas víboras en cautiverio. Extrae el veneno que luego utiliza para hacer un antídoto para las víctimas de mordedura.

El veneno de la surucucu contiene además propiedades médicas únicas de interés para los investigadores del cáncer.

Sin embargo, esta majestuosa serpiente está ahora en peligro de extinción a medida que su hábitat desaparece.

El hierro que mata

Surucucu

Una imagen poco vista: dos serpientes de variedades roja y amarilla de surucucu apareándose.

Así como el mono tití león, los pumas y los monos araña lanudos, las serpientes surucucu son una de muchas especies en peligro de extinción únicas de selva atlántica de Brasil.

No estamos hablando de la magnífica Amazonía sino de la selva atlántica, que en el pasado cubría toda la región costera desde el noreste brasileño hasta la frontera con Argentina en el sur.

Pero ahora queda sólo el 6% de ella, unas diminutas islas de verde, la mayoría en el estado de Bahía, e incluso esos parches están en riesgo.

ERNC, una empresa minera británica-kazaja, tiene planes para construir un ferrocarril a través de una de las pocas áreas restantes de selva atlántica virgen.

La firma pretende transportar mineral de hierro de una mina en el interior al puerto de Iheus, a pesar de que la Unesco declaró a la región como prioritaria para la conservación.

Por supuesto que traería puestos de trabajo. Pero para Souza, quien ha estado luchando durante años para preservar este ecosistema único, es una bofetada en la cara. Para él, el ferrocarril representa un desastre ecológico para la selva y sus amadas sucururus.

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.