Conozca el hexacóptero, el camarógrafo volador de la BBC

  • 30 octubre 2013

No soy viejo, pero acepto que lo que voy a decir suena a algo que diría una persona mayor: no puedo creer lo mucho que han cambiado las cosas desde que empecé a trabajar.

Cuando entré por las puertas de la BBC como un joven reportero a mediados de los años 90, lo primero que me dieron fue una gran caja con equipo que apenas podía levantar.

Dentro había una grabadora de casete llamada Uher y tenía que arrastrarla por todas partes. Así fue en mi primer trabajo, que consistió en entrevistar a un granjero en el campo.

Unos 16 años después, el granjero no ha cambiado mucho, pero el equipamiento... Dios mío. Baste decir que me he convertido en el primer reportero de la BBC que usa un "hexacóptero".

Catapultándose al cielo

Digo que "yo" me he convertido en el primero, pero en realidad detrás del hexacóptero hay un gran equipo involucrado.

Todo lo que hice fue quedarme ahí tratando de no equivocarme en mi presentación mientras el hexacóptero, un aparato de alas múltiples de carbono y titanio, sonaba como un enjambre de avispas, volando hacia mí antes de catapultarse al cielo.

No puedes conseguir tomas semejantes con un helicóptero, una cámara o un dolly (o grúa), ni aparato de otro tipo.

El hexacóptero es capaz de tomar imágenes de video remontándose en el aire y deslizándose a ras del suelo.

Esta máquina es única, en que puede acercarse a algo y luego ascender en el aire en un movimiento suave. Puede rodear un árbol y subir hasta una altura de 120 metros, ofreciendo al espectador un panorama espectacular.

Como periodistas de internet y televisión, estamos muy entusiasmados sobre este cambio y las posibilidades futuras que da a nuestros videos.

Trabajo en equipo

Hexacoptero
La cámara va acoplada al hexacóptero con un sistema que le da gran estabilidad cuando filma.

El hexacóptero es operado por un equipo de la Unidad de Video Global, parte del servicio de idiomas de la BBC. Era la primera vez que alguno de nosotros la usaba, así que los nervios flotaban en el aire.

Nuestro piloto, Owain, entrenó durante seis meses para obtener una licencia especial. Otro piloto, Tom Hanne, ayudó a Owain a construir el aparato antes de hacerlo volar.

Owain se concentra completamente en la labor de manejar el hexacóptero, así que Rhian, un operador de cámara, tiene que ayudarlo y sincronizarse con él para mover la cámara de forma independiente.

El primer problema que tenemos es el clima. No hay forma de volar si el viento supera los 32 km/h y estábamos justo en el límite.

La cámara está montada en un cardán, un soporte que pivota y permite que ésta rote, que la mantiene estable cuando el aparato vuela.

Así se obtienen tomas suaves, a pesar de que el hexacóptero este flotando como una pluma al viento.

Toma sorpresa

Al final, descubrimos que la mejor manera de sacar partido a la máquina era usarla para sorprender al público.

Cuando la cámara surge de detrás de unos barriles y me enfoca, esperamos que la audiencia piense que es tan sólo una persona caminando con una cámara en el hombro.

De repente llega la revelación: la cámara despega, vuela sobre mi cabeza y se coloca sobre las vías, justo cuando arranca el tren.

Es momento de confesar: llevó mucho tiempo hacer esta pieza de 20 segundos de televisión. De hecho, tres o cuatro horas, de las cuales sólo 40 minutos fueron de vuelo, diez minutos por batería.

Esto es mucho tiempo para un programa de noticias, pero estábamos aprendiendo.

No es una cámara espía

Hexacóptero
El piloto del hexacóptero necesita un entrenamiento especial.

Hay otro problema también: el ruido de los rotores; el zumbido. Tuvimos que alterar el sonido para reducirlo un poco.

Seguramente usted está pensando que este aparato es potencialmente siniestro. Que el hexacóptero podría estar pronto volando sobre su cabeza, espiándolo.

Lo cierto es que no estamos autorizados a usarlo así. Para empezar, la BBC tiene unas estrictas normas de filmación, y en segundo lugar, el hexacóptero está regulado por la Autoridad de Aviación Civil.

Esto significa que no podemos volar a 50 metros de una carretera o edificio, a no ser que esté bajo nuestro control. Ni tampoco volar sobre multitudes, volar 500 metros horizontalmente o 120 metros en una línea vertical sobre el piloto.

También significa que tenemos que presentar un plan de vuelo antes de despegar. Como medida de seguridad, el aparato también tiene un sistema GPS a bordo, que asegura que si éste pierde comunicación con el piloto, la máquina vuele automáticamente al lugar desde donde despegó y efectúe un aterrizaje.

Al ser nuestro primer intento, nos llevó como cuatro horas hacer la toma que ven en el video, pero debo admitir que me encantó este aparato. Créanme, transformará la televisión y las noticias en internet.

El hexacóptero es capaz de llevar la cámara a lugares donde nunca ha estado antes, dando a la gente una visión general del mundo.