BBC navigation

Cómo afectan a EE.UU. las acusaciones de espionaje en Europa

Última actualización: Jueves, 31 de octubre de 2013
Obama con un teléfono (archivo)

El espionaje telefónico metió en problemas al gobierno de Barack Obama, y ahora es a través de la "diplomacia telefónica" que intenta salir de una de las peores crisis de confianza que ha sufrido Estados Unidos con sus socios europeos.

Por teléfono, Obama habló con sus homólogos de Francia y Alemania para apaciguar sus ánimos tras las acusaciones reflejadas en medios europeos sobre supuestas actividades de espionaje hechas por Estados Unidos al otro lado del Océano Atlántico.

Y fue precisamente un teléfono el que ayudó a desatar la tormenta internacional que envuelve al mandatario estadounidense: el celular de la canciller alemana Angela Merkel, que según los reportes fue objeto del espionaje estadounidense.

Con informaciones adicionales de espionaje en España y en Francia, y con el rechazo patente de la Unión Europea (UE), la pregunta que ha empezado a surgir es cómo se verá afectada de manera concreta la relación entre Estados Unidos y esos aliados en el Viejo Continente.

Todos los perjudicados, con diferentes grados de vehemencia, han expresado su oposición verbal.

Los tres países directamente involucrados citaron a los respectivos embajadores de Washington en sus países. La UE y Alemania fueron más allá, al enviar delegaciones a la capital estadounidense para pedir respuestas.

El tema puede complicarse aun más para Washington si, como sugieren algunos políticos, la controversia obliga a reconsiderar algunos tratados bilaterales importantes.

Repase con BBC Mundo tres maneras en que Estados Unidos se está viendo afectado por las acusaciones de espionaje en Europa.

clic Lea también: Los amigos que espían a Estados Unidos

Problemas de confianza

Merkel con un teléfono (archivo)

Las acusaciones de que el teléfono de Merkel fue vigilado no han sentado bien en Alemania.

En un mundo en el que el poder relativo de Estados Unidos se ha visto disminuido, la cooperación entre aliados resulta cada vez más importante. Esto lo sabe Washington muy bien: basta recordar cómo hace pocos meses buscó, en vano y casi con desespero, una serie de aliados para atacar a Siria.

También sabe que en un mundo ampliamente interconectado y donde las amenazas provienen de actores cada vez más dispersos geográficamente, necesita de otros países para mantener su propia seguridad. Eso se hace, entre otras maneras, compartiendo información de inteligencia. Y lo hace especialmente con Europa, con el que comparte intereses en temas como el antiterrorismo.

Uno de los pilares para mantener esos dos argumentos mencionados es la confianza. Y es precisamente esa confianza en Washington la que se ha visto afectada por las acusaciones de espionaje.

Merkel, por ejemplo, dijo que la relación entre Europa y Estados Unidos debe estar basada en el respeto y la confianza mutuos y agregó que "esa confianza debe ser renovada ahora".

En defensa de la NSA

Alexander y Clapper

En medio de todas las críticas que ha recibido Estados Unidos, los principales líderes de las operaciones de inteligencia presentaron su testimonio en defensa de la vigilancia ante un panel de la Cámara de Representantes.

El director de inteligencia nacional, James Clapper (derecha en la foto), dijo que discernir las intenciones de los líderes extranjeros es un "principio básico" de las operaciones de espionaje.

Clapper también agregó, sin embargo, que su país no espía "de manera indiscriminada" a otras naciones.

Por su parte, el director de la NSA, el general Keith Alexander, dijo que son "completamente falsos" los informes en medios europeos sobre la recolección de datos de millones de llamadas por parte de su agencia.

El general Alexander dijo que una parte de los datos que citaron medios de comunicación no estadounidenses fueron recolectados por servicios de inteligencia europeos y compartidos luego con la NSA.

Y Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea, viajó a Washington explícitamente con la labor de renovarla: "Es urgente y esencial que nuestros socios tomen acciones claras para reconstruir la confianza", dijo.

"El control de cada movimiento, de cada palabra o de cada e-mail producido con fines privados no es compatible con los valores fundamentales de Europa", añadió.

¿Acuerdo en duda?

Pero quienes se interesan por la política saben también que la confianza es un concepto maleable y cambiante.

Es cierto que el escándalo parece haber erosionado la credibilidad de Estados Unidos en el extranjero, pero cabe la pregunta si esa falta de confianza puede llevar a efectos más concretos.

Steven Aftergood, director del programa de secretos gubernamentales de la Federación de Científicos Estadounidenses, lo duda.

En diálogo con BBC Mundo, dice que las alianzas internacionales de Estados Unidos siguen vigentes y siguen siendo necesarias, por lo que él cree que continuarán.

Pero en Europa, algunos piensan distinto. Y esto se debe a que allá, las revelaciones de Edward Snowden han cambiado el clima político sobre la privacidad, en especial al generar mayores discusiones sobre la necesidad de nuevos marcos regionales.

Así, los parlamentarios europeos apoyaron hace poco unas reglas preliminares sobre protección de la información, que entre otras cosas buscan regular la transferencia de datos a Estados Unidos. Esta fue considerada la primera respuesta concreta de la UE desde las revelaciones de Snowden.

Otro efecto posible puede verse en las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos.

Francois Hollande

El líder francés, Francois Hollande, habló con Obama sobre los reportes de espionaje estadounidense en ese país europeo.

Aunque nada asegura que eso ocurra, hay voces importantes en la política europea que están pidiendo reconsiderar temporalmente las negociaciones.

Por ejemplo, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, puso en duda la necesidad de "ir a las negociaciones y tener la sensación de que esas personas con las que estamos negociando lo saben todo".

Quizá por eso, Reding fue tan clara en Washington cuando dijo que para que negociaciones "complejas y ambiciosas" sean exitosas debe haber confianza entre las partes.

Revisión de la inteligencia

Sin embargo, las acusaciones de espionaje no sólo han generado dudas del otro lado del Atlántico. Una de las principales preguntas que han surgido es cómo debe regularse esa vigilancia y dónde están los límites.

Por ello, la palabra "revisión" ha sido una de las más repetidas en los últimos días en Estados Unidos para referirse a lo que debe pasar con las instituciones encargadas de recolectar inteligencia.

El mismo Obama lo dijo en una entrevista televisiva y su vocero, Jay Carney, agregó que eran necesarias más restricciones.

Y en lo que algunos consideran es ya una promesa inicial de cambio, la Casa Blanca -que tiene en marcha una revisión que será completada a final de año- aseguró que no volvería a espiar el teléfono de Merkel.

Obama y Merkel

Ahora, parece, no hay tantos motivos para hacer un brindis.

En ese sentido, Steven Aftergood cree, en el diálogo que sostuvo con BBC Mundo, que los cambios concretos en la vigilancia pueden implicar la terminación de prácticas polémicas o una mayor intención de compartir esa información con Europa para que se reduzca la impresión de que se están "transgrediendo sus intereses".

Y agrega que un posible "punto de inflexión" puede ser el rechazo de la senadora Dianne Feinstein, directora del comité de inteligencia del Senado, que había mostrado su apoyo a las actividades de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), pero esta semana dijo que se oponía "totalmente" a la recolección de información de líderes aliados y ordenó una propia revisión del comité.

Aftergood dice que su anterior apoyo a la NSA le da a Feinstein una "una influencia extra en las decisiones sobre cómo responder a las preocupaciones europeas".

"Que ella haya expresado su oposición a la vigilancia de líderes aliados probablemente significa que esas operaciones no pueden sostenerse en el futuro", concluye.

Contexto

Temas relacionados

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.