¿Quién responde por las deudas de Puerto Rico?

  • 23 octubre 2013
  • comentarios
San Juan, Puerto Rico
El desempleo en Puerto Rico alcanzó en octubre 13.9%.

El particular estatus político de Puerto Rico frente a Estados Unidos le puede salir caro a este territorio caribeño de 3,7 millones de habitantes.

Puerto Rico se ha endeudado más de la cuenta, en parte por las facilidades tributarias que le daba ser un territorio estadounidense a mitad de camino entre la independencia y la integración a la Unión.

Ahora que está peligrosamente endeudado, por no ser independiente no cuenta con muchas de las herramientas legales que tendría una nación soberana para resolver el problema.

Pero al no ser un estado de la Unión, Puerto Rico tampoco tiene acceso a las opciones de protección ante los acreedores que la ley estadounidense ofrece a los gobiernos locales de ese país.

Es claro que hay un problema. Aunque sus gobernantes intentan disimular la posibilidad de la crisis, y sus centros comerciales, restaurantes y sitios nocturnos están atiborrados de puertorriqueños y turistas circulando dinero, los economistas insisten en que desde hace varios años Puerto Rico se gasta más de lo que tiene.

Según cifras del Centro para una Nueva Economía (CNE) -organización independiente dedicada a la investigación y el diseño de políticas públicas en Puerto Rico- la deuda del país es de US$70.000 millones, aproximadamente US$19.000 por cada habitante de la isla.

De acuerdo con los economistas del CNE, en la isla la situación se agrava como resultado de que la deuda -de 102% del PIB- "no cuadra" con la producción del país.

"Es como si tu salario anual fuera US$100.000 pero debes US$102.000", le dice a BBC Mundo Sergio Marxhuach, director de Políticas Públicas del CNE.

Lea también: El largo camino para que Puerto Rico sea estado de EE.UU.

Según alega el CNE, la isla es estructuralmente insolvente y no alcanza a generar suficientes ingresos para cumplir con sus obligaciones. Al ser un estado libre asociado a EE.UU., tampoco cuenta con la automonía necesaria para tomar decisiones sin el gobierno federal en Washington.

Todo lo que tiene que ver con moneda, políticas monetarias y tasas de interés de Puerto Rico está a cargo de EE.UU..

"Puerto Rico cuenta con la mitad de las herramientas económicas que tiene un país soberano. En los países existe un Banco Central, un ministro de Finanzas, una moneda. En la isla hay un secretario de Hacienda pero el resto lo maneja la Reserva Federal de EE.UU.", agrega el especialista.

Bonos adictivos

¿Por qué creció tanto la deuda de Puerto Rico? Nuevamente, parte de la explicación radica en su peculiar estatus político.

Por su condición de jurisdicción fiscal independiente, los intereses de los bonos que emite el gobierno de Puerto Rico están exentos de impuestos, lo que ha resultado muy atractivo para los inversionistas.

Los rendimientos que ofrecen estos bonos tienden, además, a ser más altos que los de otras jurisdicciones de EE.UU.

Incluso el New York Times se refirió recientemente a Puerto Rico como "la reina de los mercados de bonos".

"Distintas compañías de inversión organizan una especie de pote de dinero de muchas personas en EE.UU. para adquirir bonos empaquetados poniendo un poco de bonos de Puerto Rico", asegura Marxuach.

"Algo así como si tú estás haciendo un guiso y le pones un poquitico de jalapeño, un poquitico de picante para que quede más sabroso, eso han sido los bonos de Puerto Rico".

Según la revista Forbes, durante los últimos 10 años la casa de valores UBS vendió más de US$10.000 millones en bonos de Puerto Rico empaquetados en fondos.

Pero según Miguel Soto-Class, presidente del CNE y exasesor jurídico y de políticas públicas del Senado de Puerto Rico, la adicción a los bonos puertorriqueños no era sólo de los inversionistas estadounidenses.

"Había una relación de codependencia, Puerto Rico también era adicto a la venta de esos bonos", aseguró.

"El gobierno de Puerto Rico lleva al menos 20 años sin poder generar los suficientes ingresos para pagar sus gastos operacionales y entonces lo que hacía era tomar prestado en el mercado de bonos y el mercado lo encontraba muy atractivo precisamente por los rendimientos que pagaba", le dice a BBC Mundo Soto-Class.

Obama
Puerto Rico se encuentra en un limbo legal por no ser un país soberano pero por tampoco ser un estado de EE.UU..

BBC Mundo trató de contactar con el gobernador Alejandro García Padilla o a algún funcionario de la Secretaría de Hacienda en San Juan para conocer su versión sobre la crisis económica pero no consiguió respuesta.

Según informó en días pasados el diario digital Huffington Post, García Padilla negó que Puerto Rico esté ad portas de la quiebra o que necesite la intervención federal de EE.UU.

"Haremos lo que es necesario para que Puerto Rico honre todos sus compromisos", dijo el gobernador y agregó que "no es sólo una solución constitucional, sino también una obligación moral. "

Lea: El futuro de Puerto Rico y su deteriorada economía

Sin poder declarar bancarrota

Puerto Rico, a diferencia de Detroit y otras localidades estadounidenses que declararon la quiebra recientemente como la ciudad de Stockton, en California o el condado de Jefferson en Alabama, no puede acudir a todos los mecanismos de protección ante los acreedores que ofrece la ley de bancarrotas estadounidense como recurso de refinaciación, una vez más, por su situación política frente a EE.UU.

Según una sentencia de la Corte Suprema de EE.UU. de 1901, Puerto Rico "hace parte de pero no pertenece a" Estados Unidos.

"Somos propiedad de EE.UU. pero no somos parte. Es como si tú eres dueña de esa cartera, es tu cartera, pero no es parte de ti, no hace parte de tu cuerpo. Si en algún momento la pierdes, no es como perder una mano", dice al respecto Marxuach.

Emigración de Puerto Rico.
Se calcula que 65.000 puertorriqueños emigran de la isla casa año.

"Al no ser Puerto Rico un país soberano, no tiene préstamos con el Banco Mundial ni el Fondo Monetario International, ni ninguna de esas agencias multilaterales, ni siquiera con bancos internacionales".

Ante el Congreso de EE.UU. Puerto Rico tiene un representante que no puede votar, tan sólo abogar por los intereses de la isla.

Sin embargo, muchos puertorriqueños han obtenido grandes beneficios materiales provenientes de Estados Unidos. Gran parte de los programas sociales y de asistencia de la isla son financiados por el gobierno federal.

Puerto Rico recibe más de US$6.000 millones anuales en asistencia de nutrición, vivienda, salud y educación de EE.UU.

Según cifras del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), en 2012 el 37% de los puertorriqueños recibió asistencia alimentaria por un valor de US$2.000 millones a través del programa de Nutrición y Asistencia para Puerto Rico, NAP.

Y, por supuesto, al contar con la ciudadanía estadounidense automáticamente al nacer en Puerto Rico, todos los habitantes de la isla pueden mudarse sin limitación alguna a Estados Unidos.

En las calles de San Juan

"Hoy mismo llevé a unos vecinos al aeropuerto" señala a BBC Mundo Erik Cortés, conductor de una furgoneta turística y padre de dos hijos que empiezan universidad.

"Yo tengo mi vida aquí pero no está fácil, todo ha subido: el pan, el café, el agua, la luz. El trabajo es en el mismo pero las cosas están más caras", asegura.

Según el experto en migraciones Deepak Lamba Nieves, durante los últimos cinco años, se han ido en promedio 65.000 personas por año y han regresado alrededor de 24.000, es decir, el balance de los que parten es de más de 30.000 cada año.

"La intensidad puede ser que se haya incrementado pero no tenemos un mecanismo para medir exactamente la gente que se ha ido. Pero hay una cifra clara: en Puerto Rico viven 3,7 millones de puertorriqueños y en Estados Unidos alrededor de 4,7 millones".

Marxhuach, Soto-Class, Lamba Nieves
Sergio Marxhuach, Miguel Soto-Class y Deepak Lamba Nieves del CNE, en Puerto Rico

Más parecido a Grecia que a Detroit

Los expertos coinciden en que el peor escenario para Puerto Rico no es declararse insolvente y verse obligado a renegociar su relación con las deudas, sino que las agencias evaluadoras de riesgo crediticio declaren sus bonos como "junk bonds" o bonos chatarra.

"Esto significa que los intereses en los bancos de Puerto Rico subirían sustancialmente. Muchas personas del territorio que han invertido en esos bonos verían el valor de los mismos bajar significativamente. Habría una pérdida repentina de riqueza en la isla", dice Sergio Marxhuach.

"Exactamente como pasó con Grecia, con Chipre o Islandia. Ese es el modelo. Una vez los bancos te ponen la cruz es bien difícil recuperar la confianza", agrega.

En el caso hipotético de que el gobierno puertorriqueño peridera su liquidez, tendría dificultades en los mercados y tendría que tomar medidas como despedir empleados, cortar gastos y otras medidas de austeridad.

Al no recibir respuesta del gobierno, BBC Mundo le pidió al CNE su opinión sobre los esfuerzos oficiales ante la crisis económica.

"Yo creo que el equipo financiero del gobierno está haciendo un buen trabajo, pero el de desarrollo económico lo veo muy débil. Porque se tendría que ocupar de ambas cosas a la vez", opina Sergio Marxuach.

"El equipo financiero está haciendo lo que tiene que hacer, que es cuadrar tu cuenta bancaria, que tus ingresos y tus gastos se mantengan a la par. Pero lo que tiene que ver con el desarrollo económico, que significa hacer crecer la economía de Puerto Rico, no he visto ningún plan, no hay ninguna estrategia bien diseñada", dice.

"Es el caso de los bomberos, son buenos apagando incendios pero no construyendo casas", concluye por su parte su colega Miguel Soto-Class.