Calor o cambio de calendario: ¿cómo afecta a América Latina jugar en Qatar?

  • 4 octubre 2013
  • comentarios
Qatar, mundial de fútbol 2022, FIFA
El 2 de diciembre de 2010 fue elegida Qatar como sede del Mundial de Fútbol de 2022. La decisión no ha estado exenta de polémica.

El Mundial de fútbol Qatar 2022 se volvió, literalmente, un tema caliente para la FIFA, que discute si cambia la fecha del torneo debido a las altísimas temperaturas de ese país, lo que según expertos podría perturbar el balompié latinoamericano.

El Comité Ejecutivo de la FIFA decidió este viernes en Zurich abrir un período de consultas para estudiar la viabilidad de jugar el torneo en una fecha diferente a la tradicional de junio-julio, opción que apoya el presidente del organismo Sepp Blatter.

Tal posibilidad cobró fuerza ante temores de que la salud de jugadores e hinchas en 2022 esté en riesgo en el verano catarí, que entre junio y julio puede rondar los 50 grados centígrados.

Pero esa estaría lejos de ser una solución salomónica y hay advertencias sobre las posibles consecuencias que provocaría alterar el calendario del fútbol mundial.

"Esto hay que prepararlo porque va a haber seis meses que van a quedar de alguna manera colgados, así que es un tema a definir lo antes posible", dijo el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Sebastián Bauzá, a BBC Mundo.

"Caos"

Qatar se volvió un tema delicado para la FIFA ante sospechas de que los intereses económicos se impusieron a las advertencias de inspectores del propio organismo sobre los potenciales peligros del calor en ese país.

A eso se han sumado informes sobre la explotación de trabajadores inmigrantes para las obras del Mundial en Qatar.

Una opción que está sobre la mesa para evitar el calor agobiante es pasar el torneo a enero o a noviembre-diciembre, cuando las temperaturas cataríes son menos agobiantes que las de mitad de año.

Pero también han surgido opositores a esa alternativa, como el jefe ejecutivo de la Premier League del fútbol inglés, Richard Scudamore, quien advritió que habría un "caos" si se opta por el cambio.

El francés Michel Platini, presidente de la UEFA, organismo que gobierna el fútbol europeo, se ha mostrado partidario de mantener consultas con diferentes actores involucrados antes de adoptar una medida.

Mundial de fútbol, Brasil 2014
El próximo año se jugará el Mundial en Brasil con la participación de al menos cinco equipos sudamericanos.

Bauzá dijo que un cambio en las fechas del Mundial afecta "a todos por igual" porque Uruguay, al igual que varios países más de la región, tiene un calendario de fútbol similar al europeo, de agosto a julio.

"Enero es un período de pases y el receso es muy corto. Si ahí se juega el Mundial, habría que cambiar la forma del diseño del campeonato", explicó.

Sin embargo, dijo que después de visitar ese emirato del Golfo Pérsico, es partidario de alterar el calendario. "Jugar en pleno verano (boreal) en Qatar va a ser imposible", afirmó.

"Va a estorbar"

Un cambio en las fechas del Mundial no sólo puede afectar el desarrollo de torneos domésticos del fútbol latinoamericano sino también la disputa de copas continentales como la Libertadores o Sudamericana, según el calendario que se elija.

Y como la FIFA acostumbra a organizar la Copa de Confederaciones un año antes de cada Mundial, para examinar la preparación del país sede, la alteración de fechas podría tener efectos aún mayores.

Pese a todo esto, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) aún carece de una opinión sobre lo que sería mejor para sus intereses.

"Hasta el momento no existe una postura oficial", indicó el portavoz de la Conmebol, Néstor Benítez, ante una consulta de BBC Mundo.

Juca Kfouri, un destacado periodista deportivo brasileño, aseguró que un eventual cambio de calendario "va a estorbar a la mayor parte de los países" de la región. "No se está preparado para eso", explicó.

Y aunque recordó que las fechas del fútbol brasileño son diferentes, sostuvo que en los próximos años se adaptarán al resto.

De todas formas, Kfouri advirtió a BBC Mundo que quizá toda esta discusión sea en vano.

"En adelante habrá más escándalos acerca de cómo Qatar ganó el derecho de hacer el Mundial", auguró. "Si tuviera que apostar hoy, y sé que es una apuesta arriesgada, creo que la Copa del Mundo 2022 no será en Qatar".

Vea también: ¿Cómo jugar fútbol en condiciones extremas?