Una misión de la NASA explora el misterioso polvo lunar

  • 6 septiembre 2013
Ingenieros de la Nasa trabajan con astronaves.
La sonda que lanzará la Nasa investigará la atmósfera y el polvo lunar.

La agencia espacial estadounidense lanzó este sábado su más reciente misión a la Luna.

La sonda no tripulada LADEE despegó de la base de Wallops, en la costa este de Estados Unidosl.

La misión, con un costo de US$280 millones, busca investigar la tenue atmósfera que rodea al cuerpo lunar.

También intentará averiguar más acerca del extraño comportamiento del polvo lunar, que en ocasiones parece estar levitando sobre la superficie.

Los motores del Minotauru.
Los motores del Minotauro lanzarán la sonda a la Luna.

LADEE probará además un nuevo sistema de comunicación laser que la NASA espera poder usar en misiones futuras.

La científica del programa, Sarah Noble, asegura que la misión puede sorprender a mucha gente que ha sido educada para creer que la Luna no tiene atmósfera.

"Tiene; pero es muy, muy delgada", dijo a los periodistas.

"Es tan delgada que las moléculas individuales son tan pocas y están tan separadas que no interactúan entre ellas; nunca chocan".

"Es algo que llamamos exosfera. La Tierra tiene una exosfera también, pero es necesario pasar la zona donde la Estación Espacial Internacional orbita para obtener esa condición que podemos considerar una exosfera. En la Luna ocurre justo en la superficie".

Los investigadores quieren entender ese halo disperso porque de hecho es el tipo más común de atmósfera en el Sistema Solar.

Mercurio tiene una, al igual que muchas de las lunas de los planetas gigantes. Incluso es probable que algunos grandes asteroides tengan una también.

Los astronautas del Apolo dijeron haber visto un resplandor difuso sobre el horizonte lunar justo antes del amanecer.

Se especula que ese brillo que reportaron los astronautas se debe a las partículas de polvo, cargadas eléctricamente, que se levantan de la superficie de la Luna por la luz ultravioleta del sol. La teledetección y muestreo de la sonda no tripulada LADEE pondrá a prueba esta idea.

Lo que se aprenda de este polvo podría dar información a los ingenieros que están desarrollando sistemas para volver a enviar humanos a la Luna y a otros destinos, donde el polvo podría ser un problema, como en los asteroides.

Un polvo áspero

Este material, compuesto por roca desmenuzada a través de eones de impactos de meteoritos, es considerado de alto riesgo.

"No es como el polvo terrestre", explicó Butler Hine, supervisor del proyecto LADEE de la Nasa.

"El polvo terrestre es como polvo de talco. En la luna es muy áspero. Es un poco diabólico. Sigue las líneas de campo eléctrico; se mete en los equipos. Una de las cuestiones sobre el polvo lunar es una pregunta de ingeniería: ¿cómo diseñar cosas que puedan sobrevivir al ambiente con polvo?"

La  Luna.

Los astronautas del Apolo vieron que el polvo de la Luna se pegaba a todo. Existe la preocupación de que si dicho material se aspirara, podría conllevar problemas respiratorios.

Tras el lanzamiento por el Cohete Minotaur V, la sonda LADEE será enviada a la Luna en una larga espiral. Esto durará sobre un mes. Será necesrio un mes más para poner en marcha la astronave antes de que tome una altitud de unos 20 kilómetros por encima de la superficie para dar paso a 100 días de observaciones científicas.

LADEE terminará su cometido estrellándose contra la Luna.

Antes, pondrá a prueba un nuevo sistema de comunicaciones por láser.

Los láser tienen la capacidad de transmitir datos a velocidades mucho mayores que las conexiones de radio convencionales.

Descargas a 600 megabits por segundo

Los ingenieros esperan que el terminal de prueba de LADEE logre tasas de descarga de 600 megabits por segundo.

Se utilizará una serie de estaciones de recepción en la Tierra, incluida la Estación Óptica Terrestre de la Agencia Europea del Espacio (ESA, por sus siglas en inglés) en Tenerife.

ESA está muy interesada en participaren el proyecto de comunicaciones de LADEE porque tiene ambiciones en este ámbito. Hoy en día, Europa y Estados Unidos descargarán a menudo datos de las sondas de cada uno, y será necesaria cierta cooperación si se quiere usar la nueva tecnología del mismo modo en un futuro.

Un astronauta en la Luna.
El polvo fue un gran inconveniente para los astronautas del Apolo.

"Necesitamos algunos estándares, especialmente en óptica", dijo Zoran Sodnik, el supervisor del proyecto de enlace de la comunicación óptica lunar de la ESA.

"Hay un montón de estaciones terrestres que operan en frecuencias de radio, y la ESA y la NASA tienen un acuerdo de apoyo mútuo a largo plazo.

Pero en comunicaciones ópticas, hay muy pocas estaciones en Tierra. Si no hay acuerdo en ciertos estándares, no será posible apoyar las actividades de otra agencia y no se podrá descargar la cantidad de datos que sí podrían obtenerse de lo contrario", dijo a la BBC.

John Grunsfeld, el jefe científico de la NASA, dijo qye no tienen dudas de que las comunicaciones ópticas son el futuro.

"Para nuestra misión Marte 2020 ya hemos tenido discusiones acerca de si se pueden llevar a cabo comunicaciones láser con un aparato sobre la superficie de Marte. Creo que no hay duda de que a medida que enviamos seres humanos más lejos en el Sistema Solar, desde luego a Marte, si queremos tener video 3D, de alta definición, vamos a tener que enviar esa información a través de comunicaciones láser".

La Agencia Europea Espacial.
La Agencia Europea Espacial participa en el proyecto de comunicaciones láser.

Contenido relacionado